Abandonan y matan a perros de caza para ahorrar dinero - Cataluña (España) - Mascotas | Mascotas

    Publicado por Mascotas | 12 diciembre 2011

    Abandonan y matan a perros de caza para ahorrar dinero – Cataluña (España)

    Perros de caza hacinados en un zulo en Tarragona. (F. Altarriba.)


    Atados en medio del bosque o hacinados en naves industriales, heridos gravemente por jabalíes y sufriendo malos tratos continuamente. Así viven centenares de perros de caza en Cataluña. Según denuncian las protectoras, sus propietarios les pegan un tiro antes que llevarlos al veterinario, así se ahorran unos 400 euros. No hace falta decir que esta forma de proceder es ilegal.

    No se trata de casos aislados, sino de un comportamiento que se repite en todo el territorio y desde hace años, según la Fundació Altarriba.

    Esta entidad denunció a un cazador de la Noguera que tenía unos 50 perros atados a tan sólo un metro del suelo, una práctica ilegal.

    Dos años después, a la protectora le consta que el propietario sigue haciendo lo mismo y que “las denuncias no han pasado de los agentes rurales”.

    En otros casos, los perros de caza pasan los días encerrados y atados en naves industriales, a oscuras. Una práctica prohibida porque supone un maltrato a los animales.

    • Siete de cada diez animales de la perrera han sido utilizados por cazadores.
    • Denuncian la infracción continua de la Ley.
    • 14 podencos, 14 de los olvidados.

    Hace tan sólo unos días, las protectoras denunciaron el caso de 20 perros de caza encerrados en malas condiciones, en Tarragona. Tras presentar la demanda, “hicieron desaparecer a los animales”, que siguen en paradero desconocido, según Yolanda Valbuena, vicepresidenta de la Comissió Interlocutora de Protectores d’Animals de Catalunya (CIPAC), que reúne a unas 60 entidades.
    “El tiro es gratis”

    Los perros usados para cazar a menudo sufren heridas. Curarles supone un gasto, entre 300 y 400 euros, y matarles de forma legal, unos 150 euros. Para ahorrarse este dinero, algunos cazadores optan por la vía rápida: “el tiro es gratis”, lamenta Valbuena.

    En muchos casos, los perros no llevan el chip que permite comprobar quién es su propietario, así que es muy difícil exigir responsabilidades. Las protectoras aseguran que los cazadores ponen a prueba a los animales; si no sirven, se deshacen de ellos. La CIPAC calcula que siete de cada diez animales que ingresan en las perreras provienen de la caza.

  • Fuente: 20minutos
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *

    Miembros

    raton

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies