Burmés americano - Razas gatos | Mascotas

Publicado por Mascotas | 20 Julio 2011

Burmés americano

Burmés americano

Los orígenes de todos los gatos burrneses se pueden remontar hasta una sola hembra. Aunque los gatos del patrón burmés se conocían mucho en su país, y quizá incluso se presentaron como un tipo de siamés en Gran Bretaña a finales del siglo XIX, el fundador de la raza reconocida fue la gata Wong Mau. La llevó de Birmania (ahora Myanmar) a América, en 1930, el psiquiatra de la Marina de Estados Unidos, Joseph Thompson. Irónicamente, Wong Mau no era burmesa.

Cuando se la aparcó con un siamés, la camada que produjo tenía gatitos con el patrón de puntas siamés típico y algunos con pelajes más oscuros, de puntas más sutiles, algunos tan suliles que apenas tenían puntas. Esto significa que llevaba los genes de dos patrones de puntas y era, de hecho, lo que se llama ahora un lonquinés.

Los gatitos de puntas sutiles eran los que dieron lugar al burmés tal como lo conocemos hoy. La raza se reconoció al cabo de pocos años, pero dio lugar a desacuerdos con la comunidad de cría de gatos y, como consecuencia, fue retirada de la CFA algunos años más tarde. El trabajo especializado de criadores condujo a la reinstauración del Burmés en la década de 1950, y hasta hace poco se encontraba entre las diez primeras razas registradas.

El burmés es definido principalmente por el patrón sutilmente sombreado de su pelaje fino, satinado, llamado sepia. Tiene un cuerpo musculoso que es sorprendentemente pesado para su tamaño, esto hace que el gato se describa cariñosamente como «ladrillos envueltos en seda». Sus característicos ojos enormes y redondos son enormemente expresivos.

Durante muchos años, el único color permitido en el burmés americano fue el marta (genéticamente negro). Los gatitos de otros colores —azul, chocolate (llamado champán) y lila (llamado platino)— nacían de vez en cuando, y la CFA los ponía en una categoría separada, llamada mandalays, hasta 1984. En el otro extremo, la TICA aceptó todos los colores.

Aunque los burmeses son más silenciosos . y relajados que la mayoría de los otros orientales, aún ansian compañía; algunos dueños los llaman «gatos velero» a causa de su propensión a pegarse.

Ver Birmano americano

Razas de gatos: Burmés americano


Deja un comentario

raton

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

WordPress Lightbox
A %d blogueros les gusta esto: