Los perro-bomba soviéticos durante la segunda guerra mundial | Mascotas

    Publicado por Mascotas | 28 marzo 2012

    Los perro-bomba soviéticos durante la segunda guerra mundial

    perro bomba soviético

    Los perros han sido empleados en la guerra desde la antigüedad, y la Unión Soviética había aprobado su uso para el ejército durante una serie de tareas menos destructivas desde 1924. No fue hasta 1930, sin embargo, que la idea de utilizar a los perros como minas móviles cobró interés, y con ella los artefactos explosivos adaptados a nuestros amigos de cuatro patas. En 1935, el Ejército Rojo dio a conocer su primera división anti-tanque formada por perros.

    Los perros fueron entrenados para llevar cajas o bolsas llenas de explosivos sujetas mediante un arnés a su espalda. Se les instruyó inicialmente para buscar un objetivo estático, la idea consistía en tirar de una cuerda, con la ayuda de sus dientes, con el fin de desprenderse de la letal carga. La carga explosiva se activaba mediante un temporizador, con lo que la vida del perro dependía de la habilidad y rapidez que este tuviera para tirar a tiempo del cordón.

    Los perros, en su mayoría callejeros, no pudieron dominar la tarea, y lo que es más, a menudo corrían de regreso hacia sus entrenadores con la bomba sin entregar. Estos errores en la batalla hubieran sido catastróficos provocando un efecto boomerang y colocando a su división en una cuenta regresiva.

    Como resultado de este revés, la idea se simplificó. Los perros fueron entrenados para encontrar cualquier tanque enemigo, detonando las bombas en contacto con su objetivo. A cada perro se le enseñó a bucear bajo el tanque de manera que una palanca de madera que sobresalía de sus paquetes se rompía al chocar con los bajos de los carros, produciendo la detonación de los explosivos. Tanto el desafortunado perro como el enemigo saltaban en mil pedazos.

    El adiestramiento consistía en mantener a los perros en ayunas durante varios días para luego darles de comer debajo de los tanques con el motor encendido. De esta forma relacionaban los blindados con el alimento. Los bajos de los carros de combate son la parte con menos blindaje, con lo que la explosión de una carga explosiva en esa zona era letal para sus tripulantes.

    Cuando el conflicto se intensificó en el Frente Oriental, también lo hizo el uso de perros, y en el verano de 1941, 30 integrantes del depósito canino anti-tanques habían llegado a la primera línea del frente. Pero, ¿Qué efectividad tenían estos obligados Kamikazes, en su mayoría pastores alsacianos, en la batalla? No mucha.

    Los perros de inmediato buscaron el conocido olor que desprendían los motores diésel de los tanques soviéticos en lugar de el olor de la gasolina de sus homólogos alemanes, además se negaron a bucear en los tanques que estaban en movimiento y se asustaron por el ruido desconocido de las armas de fuego. Los perros que corrían, de manera persistente, al lado de los tanques alemanes fueron fusilados, mientras que los que se retiraban a las trincheras a menudo detonaban la carga, matando e hiriendo a los soldados soviéticos.

    Los pocos perros que no morían en acto de servicio tuvieron que ser sacrificados, por lo que los desesperanzados entrenadores se negaron a adiestrar a otros nuevos.

    Del primer grupo de 30 perros, sólo cuatro lograron detonar sus bombas cerca de los tanques alemanes, mientras que seis explotaron a su regreso a las trincheras soviéticas y tres fueron fusilados. Algunos afortunados fueron llevados por el ejercito alemán, una vez liberados de su carga.

    En parte, gracias a la captura de estos perros, el ejército alemán pronto se enteró de esta práctica Soviética y tomó medidas contra lo que, sin embargo vio como un programa desesperadamente ineficaz, dando órdenes de disparar a los perros que se encontraran a la vista.

    Los perros-mina tenía éxitos ocasionales – en la batalla de Kursk, por ejemplo, cuando 16 perros explotaron 12 tanques alemanes que se habían roto cerca de las líneas soviéticas, y cerca de el aeropuerto de Stalingrado , donde 13 tanques fueron destruidos -, pero estos éxitos fueron pocos y distantes entre sí. En definitiva – y a pesar de la propaganda mentirosa de Rusia – los peligrosos inconvenientes del uso de la Panzerabwehrhundefueron más que las ventajas, y el uso de esta cruel práctica disminuyó rápidamente después de 1942.

    Fue, sin embargo, más tarde, a resurgir en otros conflictos, incluyendo la lucha entre los [fancy_link color=”red” link=”http://es.wikipedia.org/wiki/Viet_Minh”]Viet Minh[/fancy_link] en Indochina en los años 1940 y sin éxito entre los insurgentes iraquíes en 2005.

    Imágenes y vídeo
    • Soviet military Perros militares soviéticos en la escuela de formación Óblast de Moscú en 1931 – Foto: wikipedia
    • Desfile en la Plaza Roja Desfile en la Plaza Roja, Moscú, 1938 – wilkipedia
    • Soldado ruso con el perro Soldado ruso con perro-bomba – logovo
    • Soldados rusos con pastores alsacianos Soldados rusos con pastores alsacianos – logovo
    • Los soldados de la División de las SS Panzergrenadier Los soldados de la División de las SS Panzergrenadier avanzan en la batalla de Kursk – wikipedia

    Fuentes: 1, 2, 3

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *

    Miembros

    raton

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies