Pekinés - Razas perros | Mascotas

Publicado por tiadoc | 23 septiembre 2011

- China Inglaterra FCI 207

Pekinés

El Pekinés ama ser el centro de atención y pedirá ser integrado en todas las actividades familiares.

HistoriaCaracterísticas físicasCarácter y aptitudesImágenesVideos
Historia

El Pekinés o Pequinés es una raza de perro de compañía, desarrollada en China. Esta pequeña raza de perro es natural de la Zona Este Asiática, y es considerada una desviación de los míticos perros lanudos del Tíbet. Derivación tras derivación, se conocen las primeras documentaciones oficiales en grabados coreanos de hace 4.000 años, y otros del siglo VIII inmersos en la Corte Imperial de China, en plena Dinastía H´ang.

Para el imperio, este animal surgía en una época mitológica, y aquí hay un pequeño párrafo sobre este origen: “-Perdidamente enamorado de una pequeña mona, el Rey León pidió permiso al dios Mago Hai Ho para desposarla. -Si estás dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu tamaño, te doy mi consentimiento, fue la respuesta del dios”.

Así, según la leyenda china, nació el Pekinés. Valiente y orgulloso como su padre y pequeño, amoroso e inteligente como su madre.
Adorado por el budismo, fue convertido en símbolo mismo de esta religión. Capricho y pasión de la familia imperial, vivió durante siglos en la Ciudad Prohibida en Pekín (de ahí el patronímico de la raza), sin ningún contacto con el mundo exterior.

En esa época, el valor de joya de la familia imperial de esta raza de perritos, invocaba leyes especiales en las cuales una falta de protocolo frente a ellos se castigaba con cárcel; el robo, el secuestro o el asesinato de un Pekinés se pagaban directamente con la vida del infractor.

Durante mucho tiempo fueron un privilegio para los Nobles chinos, estando prohibida su exportación. Los primeros ejemplares ingresaron a Europa recién en el año 1860 llevados ante la Reina Victoria de Inglaterra (tras las incursiones del Ejército Británico en Pekín, donde el aspecto exótico de estos perritos los salvaron del ajusticiamiento general llevado a cabo por los soldados) y treinta años más tarde se presentaron por primera vez en la exposición de Chester. Y de ahí a su moderna distribución, que los hace una raza muy conocida de perros de compañía, pero no tan masiva como parece.

    Otros nombres: Pekingese, Pékinois.
Características físicas

El Pekinés es un perro rectangular, más largo que alto, de pecho profundo y patas cortas. La cabeza es masiva para el tamaño del perro. En la parte superior del cráneo es ancha y relativamente plana. En la cara la piel tiene pliegues. Los ojos son grandes, oscuros y con brillo. Posicionados en la cara bien separados. Prominentes y saltones, pero muy vivaces.

El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, es bien pronunciado. El hocico y la boca son anchos y cortos, chatos. Visto de perfil, el frente de la cara es casi vertical. Los dientes usualmente tienden a exhibirse.

La nariz es negra, ancha y corta. Los orificios nasales grandes y abiertos. La parte superior de la nariz debe de estar a la altura del centro de los ojos. Las orejas tienen mucho pelo largo. Colocadas altas en la cabeza en la parte delantera del cráneo. El largo de las orejas no ha de exceder las mandíbulas, el pelo es mucho más largo. Las mantiene caídas próximas a la cara.

Su cuello es Corto y ancho, masivo. De cuerpo también, masivo para el tamaño. El pecho es ancho, disminuyendo el ancho del cuerpo hacia la parte de atrás. La espalda la mantiene horizontal. Las patas traseras son de constitución más ligera que las patas delanteras. Los pies traseros son planos y apuntan hacia adelante.

El pelaje es de dos mantos. El pelo externo es largo, abundante, liso. En el cuello y parte delantera del cuerpo tiene una melena. El manto interior es fino y denso; lanudo. El pelo es más largo, creando lo que le llaman plumas, en las orejas, cola, detrás de las patas y los pies.

En la mañana del 15 de abril de 1912, un Pekinés llamado “Sun Yat Sen”, propiedad del millonario británico Henry Harper fue uno de los 3 perros que lograron sobrevivir el naufragio del Titanic.

Los color del pelo pueden ser varios, todos los colores están admitidos, incluyendo dos colores. Extremidades delanteras: Las patas delanteras son cortas y de huesos anchos. Las patas son arqueadas hacia afuera. Los pies delanteros son grandes, planos y ligeramente hacia afuera. La cola tiene mucho pelo. Colocada alta. La mantiene sobre la espalda; puede posicionarla sobre la espalda doblándola hacia cualquiera de los dos lados.

El peso es de 2 a 8 Kg. Usualmente la camada es de tres a cuatro perritos. Se registran camadas de hasta 9 ejemplares. La esperanza de vida de un Pekinés va de 13 a 14 años, aunque algunos superan esta edad.

Carácter y aptitudes

Este perro es muy peculiar por su temperamento. Es independiente, testarudo, de muy mal genio y dado a las rutinas. Tiene gustos muy claros y definidos que, si el amo no los cumple, no duda en hacer saber su descontento.

Cuando dijimos que es independiente, nos referimos a que no es una raza amiga de los halagos vacíos.

No le gusta ser excesivamente manoseada y los tratos con niños son muy complejos. Otra clave de esta raza es que, si no los acostumbran desde una muy temprana edad (cachorro de 2 a 4 meses), jamás dejarán que les pongan collares ni cadenas, no los soportan porque no aceptan sentir limitados su movimientos ni su libertad.

Al decir que es de mal genio, les avisamos que en plenas demostraciones afectuosas de ellos hacia sus amos más próximos, son capaces de tener ataques de furia, donde morderán y gruñirán. Aman ser el centro de atención, pidiendo ser integrados en todas las actividades familiares, desde un paseo hasta en las comidas, siendo muy común entre los propietarios de estos perritos, que estos hagan que se sienten a la mesa.

Su temeridad, arrojo y valentía, como ya supimos por sus ancestros leoninos, es proverbial. No dudan en imponerse – si ven invadido su territorio (aunque no lo sea en realidad)- ante un Pastor Alemán, un Rottweiler, un San Bernardo o un Gran Danés. No dudan en atacar de inmediato a un perro de varias veces su tamaño, y no con gritos y ladridos, sino corriendo derechos contra el enemigo, y atacando con sus garras y colmillos.

Aman la comodidad del hogar, evitarán como a una maldición que los confundan con perros “de clase baja”. Ellos tienen el derecho de compartir cama y comida directamente con los amos. Lechos de plumas y comida preparada para ellos. Esa es su forma de vivir acostumbrada.

En las ocasiones en que caen en la desgracia del abandono, son tremendamente vulnerables. Nunca verán un Pekinés vagabundo porque una de dos, o lo adoptan de inmediato, o no sobrevive.
Imágenes del Pekinés

Grupo 9 / Sección 8 – Spaniel japoneses y pequineses.

Razas perros: Pekinés


Archivado en: P, Pekinés, Perros | 1 comentario »
Un comentario en “Pekinés
  1. maria rosario dice:

    esta raza es fabulosa tube un par por 12 años. y me gustaria obtener uno vivo en mendoza argentina

Deja un comentario

Miembros

raton

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies