Persa

Los gatos de pelo largo de Oriente Medio llevan siendo un símbolo del estatus desde la primera vez que llegaron a Europa. Fueron llevados desde Persia hasta Italia por Pietro della Valle, y desde Turquía hasta Francia por Nicolas-Claude Fabri de Peiresc, ambos a principios del siglo XVII, y desde entonces han tenido varios nombres. A finales del siglo XIX, por la incipiente moda de los gatos en Gran Bretaña, se empezó a criar a estos gatos con el nombre de penas, según las primeras directrices creadas por Harrison Weir. El persa fue una de las primeras razas reconocidas en Gran Bretaña, y hacia 1900 se aceptó en todos los registros que existen hoy en día. Sin embargo, durante algún tiempo se llamó gato de pelo largo, lo que a veces provocaba confusiones. Esta raza tiene una alta incidencia de la enfermedad del riñon poliquístico y de tesLÍculos retenidos.

El persa fue una de las razas más populares de todo el mundo durante el siglo xx. Sigue siendo de lejos la más popular de Norteamérica, aunque su liderazgo ha disminuido en los últimos años, y en Gran Bretaña hace poco ha dejado de estar en lo más alto. Es un felino robusto, tiene el cuerpo achaparrado, las patas gruesas y el pecho ancho. La cabeza es redonda, y las orejas, pequeñas, con mucho pelo en la base. Los ojos, muy separados, son grandes y redondos. La nariz de los primeros persas era mucho menos comprimida que los actuales de concurso, y los europeos tienden a tenerla más larga que los de Norteamérica, donde la preocupación por sus problemas de salud ha llevado a algunos criadores a alejarse de la norma y a criar deliberadamente una raza de persas con cara de muñeca.

Persian Calico

En cambio, el pelaje se ha vuelto más largo con cada generación, y puede llegar a medir 12 cm de largo en los gatos de concurso.
Son bastantes vagos y prefieren quedarse dentro de casa. Su largo pelo necesita mucho mantenimiento, el acicalamiento diario exige una considerable inversión de tiempo. La creciente popularidad del exótico lo ha perjudicado.

Inteligente, dócil, afable, tranquilo. No es cazador.

Es el clásico gato de apartamento. Debe ser cepillado (con un cepillo de cerdas fuertes, el de púas metálicas podría romper el pelo) y peinado diariamente y a partir de las seis semanas de edad. Administrar quincenalmente un preparado de malta o parafina por vía oral para prevenir la formación de tricobezoares.

Guía visual de gatos, Dr Bruce Fogle

One Reply to “Persa”

  1. Arkaitz

    El gato persa es una raza maravillosa, en especial el persa chinchilla de línea original (con un poco de hocico). Son juguetones, cariñosos.. en fin, nosotros somos unos enamorados de esta raza. Un abrazo a todos los amantes de los gatos.

    Reply

Deja un comentario