Silky terrier australiano
Australia FCI 236

Australian Silky Terrier

El Silky terrier australiano no es apropiado para vivir con otras mascotas más pequeñas.

Contenido

Historia

El Silky terrier australiano es un perro originario de Australia, aunque los tipos y razas ancestrales eran de Gran Bretaña. Los antepasados de los Australian Silky Terrier incluyen el Yorkshire Terrier (originario de Escocia antes de ser considerado como de Inglaterra) y el Terrier Australiano (que desciende de los Terrier de tipo pelo duro traídos de Gran Bretaña a Australia en el siglo 19), pero los registros no indican si los primeros perros eran simplemente Terrier Australiano nacido con el pelaje sedoso, o si hubo un intento de crear una raza aparte.

De acuerdo con el American Kennel Club, la raza comenzó a fines del siglo XIX, siendo fruto de la cruza entre un Yorkshire Terrier y un Terrier Australiano. Al principio, la raza se conoció como “la seda Sídney”, ya que se encontraba principalmente en la ciudad de Sídney, Australia. Aunque la mayoría de las razas australianas están catalogadas como perros de trabajo, el Australian Silky Terrier, se considera, fue criado –principalmente- para ser un animal doméstico urbano y compañero de la familia, aunque también es una raza conocida por matar serpientes en Australia.

Hasta 1929, el Terrier australiano, el Silky terrier australiano y el Yorkshire Terrier no estaban claramente definidos, en la misma camada, podían nacer tres perros de razas que con el tiempo se consideraron, distintas. Según la información existente, se fueron separando por la apariencia en los diferentes tipos una vez que se criaron de forma separada.

Después de 1932 en Australia, el mestizaje se fue afinando, y en 1955 el nombre de la raza se convirtió oficialmente en Silky terrier australiano. La raza fue reconocida por el Consejo Nacional Canino de Australia, en 1958 en el grupo del Toy.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial los soldados estadounidenses que habían sido enviados a Australia, al volver a Estados Unidos, llevaron consigo varios Silky terrier australiano. Fotografías en los periódicos de la época (1954), muestran a los soldados, vuelta a casa luciendo sus mascotas Silky terrier australiano, y eso provocó un aumento de popularidad a la raza, y cientos de Silky terrier australiano fueron importados de Australia a los Estados Unidos.

El American Kennel Club reconoció la raza como el Silky Terrier en 1959, al igual que el United Kennel Club (EE.UU.) en 1965, y el Kennel Club Canadiense. La raza es reconocida por todos los clubs caninos importantes del mundo de habla Inglesa, e internacionalmente por la Federación Cinológica Internacional como raza número 236.

Características físicas

El Silky terrier australiano es un Terrier, pero generalmente se coloca en el grupo de perros tipo Toy, en vez de la del Grupo Terrier, debido a su pequeño tamaño. La Federación Cinológica Internacional tiene una sección especial del Grupo Terrier que incluye sólo los perros más pequeños, mientras que otros clubes caninos, colocan la raza en el grupo Toy, pero universalmente todos coinciden en que el tipo de la raza es Terrier.

Su manto de pelo es gris, azulado y leonado de textura suave, liso y largo. Requiere cepillado y mantenimiento constante. Un Silky terrier australiano debe tener aproximadamente 23 a 25 cm a la cruz y pesa entre 3.6 y 8 kilos, aunque las medidas pueden variar entre las diferentes federaciones. Debe ser un poquito más largo que ancho (alrededor de una quinta más larga que la altura a la cruz).

El Silky terrier australiano, tiene los ojos pequeños y almendrados. De acuerdo con las normas, los ojos claros se consideran como falta. Las orejas son pequeñas y erguidas. Tiene una cola de ajuste alto y los pies pequeños, casi como un felino. El pelo debe ser largo. El pelo en la cara y las orejas se suele cortar.

Esta raza se debe contar con un peluquero cada tres semanas y sus dientes deben ser cepillados. Los Terrier son conocidos por tener problemas de dientes y encías.

La capa del Silky Terrier es muy susceptible a enredos y esteras y requiere un cepillado diario y el peinado. Esta raza requiere un profundo compromiso de los propietarios. Para mantener el pelaje brillante, el lavado regular es necesario. El uso de un champú de aguacate y avena ayudará a aliviar la picazón en la piel, sequedad característica de esta raza.

Carácter y aptitudes

El estándar de la raza describe el ideal temperamento del Australian Silky Terrier como agudamente alerta y activo. Les encanta tener posibilidades de correr y jugar, pero debe tener un jardín bien cercado. Ellos también disfrutan de caminatas enérgicas y jugar a la pelota. Todo lo que se pueda hacer para combatir el aburrimiento estará bien recibido por estos pequeños.

Aunque en su pasado fue utilizado como perro ratonero aunque actualmente su principal función es la de ser mascota ya que se adapta sin ningún problema a la vida en casas o apartamentos. Se lleva muy bien con las personas que lo respetan y cuidan. Puede causar problemas con otros perros porque a pesar de su diminuta talla suelen ser un poco cascarrabias. No es apropiado para vivir con otras mascotas más pequeñas. Agradece que se le lleve a caminar. Viven un promedio de 15 años.

Imágenes Australian Silky Terrier

Vídeos Australian Silky Terrier

Grupo 3 / Sección 4 – Terrier de compañía

Kelpie Australiano
Australian Kelpie

Kelpie Australiano

El Kelpie Australiano o Australian Kelpie es un perro de pastoreo originario de Australia. Pesa entre 12 y 22 kilos y llega a medir entre 43 y 50 cm a la cruz. Su color de pelo puede ser negro, rojo, azul o leonado. Se encuentra clasificado como perro pastor por la FCI.

El inhóspito y desconocido ambiente de Australia forzó a los colonos ingleses y escoceses a seleccionar unos perros de trabajo que se adaptaran a las condiciones del país -espacios mucho más grandes, rebaños muchos más grandes de rebeldes corderos de raza merina, y el tremendo calor-.

El Moh (como llaman en Australia al rebaño) había que recogerlo en corrales del rancho o la estación para pasar la noche protegiéndolo de los dingos aborígenes y para que no se perdieran. Para ello hacía falta un perro realmente trabajador que supiera reunir y dirigir el rebaño, más que el típico pastor de su país de origen.

Muchas zonas de Inglaterra habían elaborado su propia línea de pastor, casi siempre con el nombre de la región o del propietario. La mayoría de ellas se ha perdido hoy en día, pero en 1.800 todavía existían cuando tuvo su auge la emigración a Australia. Muchas razas fueron introducidas en Australia, y las que servían en el nuevo ambiente se usaban y fueron cruzadas con otras.

Uno de los primeros tipos que resultó ideal para las condiciones australianas fue la línea Rutherford de Collie de North County. Estos perros eran de pelo corto, de oreja erecta o semi, y de color negro o negro y fuego, y fueron descritos por G. S. Kempe como perros “de construcción robusta y temperamento valiente con una gran cabeza y fuertes mandíbulas”.

Varios miembros de la familia Rutherford emigraron de Escocia a Australia, y recibieron un buen lote de estos perros de sus familiares. Otras personas pronto vieron las habilidades de estos perros y quisieron cachorros de esta línea. Hay dudas sobre sí se mantuvieron puros al ciento por ciento, ya que los pragmáticos propietarios de rebaños cruzaban sus buenas hembras de trabajo con los mejores perros que podían encontrar, sin importar su genealogía. Pero la línea Rutherford formó la base para la raza que actualmente se conoce como Kelpie.

A finales del siglo XIX, un ranchero llamado Gleason cambió un caballo por un cachorro hembra negro y fuego criada en Victoria, de padres importados de la línea Rutherford. La llamó “Kelpie”, que en gaélico significa ondina, y resultó ser una espléndida trabajadora. La perra fue conocida como “Gleason´s Kelpie”, y fue su descendencia quién dio el nombre a la raza. Esta Kelpie original fue cruzada dos veces con “Moss”, un perro australiano negro, de la línea Rutherford, y luego con “Caesar”, un perro negro y fuego de padres puramente escoceses. Esta última camada con Caesar daría el más famoso Kelpie de la historia. Una hembra negra y fuego, también llamada “Kelpie“, que fue regalada a G. T. W. King. Su Kelpie (la segunda) ganaría la primera competición de perros de trabajo con rebaño celebrada en Australia. Esta victoria hizo aumentar el interés por esta línea.

La raza Kelpie se basa en estos comienzos, con cruces a lo largo de los años con otras líneas. La raza es en esencia inglesa, sin introducción del Dingo. Salieron muchos buenos perros de trabajo negros de la línea creada sobre “Moss”, sobre todo uno llamado “Barb”.

Durante muchos años se creyó que los ejemplares negros eran una raza aparte llamada Barb. Había otras líneas conocidas por los nombres de sus mejores perros o de su dueño, pero pronto se unificaron todas bajo la denominación de Kelpie.

Su cabeza tiene una semejanza con la de un zorro, pero se diferencia de estos por sus ojos almendrados. Su contextura general es musculosa y compacta, pero flexible, midiendo los machos entre 46 a 51 cm y las hembras entre 43 a 48 cm. Su pelaje es de doble capa, teniendo una capa interna densa, y una exterior de pelos duros, dispuestos de manera que es resistente a la lluvia. Es largo por el vientre, llegando a formar un fleco en las patas posteriores, mientras que el resto de las extremidades poseen un pelo corto. En el cuello posee un pelo largo y grueso formando una especie de collar.

El color del Kelpie es muy variable, pasando por una gama de colores oscuros a rojizos, estos pueden ser:  Negro, Negro y Fuego, Rojo, Rojo y Fuego, Leonado, Chocolate, Humo.

Aunque es amable y fácil de adiestrar, su gran energía y ganas de trabajar no lo hacen apto para vivir dentro de casa o en un apartamento. Se hacen mucho a un solo dueño, y aunque es leal e inteligente, es muy independiente, aspecto imprescindible para su trabajo.

El Kelpie es muy inteligente, laborioso y siempre está alerta. Posee además una disposición dócil y una energía casi inagotable. Por otro lado, muestra una gran lealtad y devoción al trabajo. Tiene un instinto natural para trabajar con las ovejas, tanto en el campo, como en el corral. Debido a su gran capacidad muscular en conjunto a su gran energía y elasticidad, se puede considerar uno de los perros de mejor disposición para el trabajo, en general.

El Kelpie también ha resultado eficaz con cerdos, caballos, cabras, aves e incluso renos. Son trabajadores natos, y abundan las historias de proezas de ejemplares de la raza, pese a estar malheridos.

Las estadísticas del trabajo que ahorra son asombrosas, y muchos granjeros americanos están conociendo el valor de estos perros. Aunque por naturaleza es un pastor de ovejas, el Kelpie puede ser enseñado también para trabajar con ganado vacuno. El Kelpie fue criado para trabajar el ganado es fuerte, y muchos pueden guiar tanto como empujar. Pueden ser muy útiles para reunir las ovejas, llevándolas dentro de los corrales, haciéndolas pasar por baños, haciéndolas subir a camiones y vagones, e incluso “montándolas” (pesando sobre su lomo) si se quedan atrapadas en el canal de carga. Un equipo de Kelpie puede ser enviado a reunir una manada de vacuno, mientras el propietario espera en la puerta del corral. Pueden hacerlos pasar por las vacunaciones veterinarias, ayudar a cargarlos, y llevarlos carretera abajo hacia otro pasto.

También, se los utiliza también para otros fines aparte del pastoreo, como búsqueda y rescate, perro guía y detección de drogas.

Se calcula que unos 70.000 a 80.000 Kelpie están trabajando en los ranchos australianos actualmente, es la raza de perro pastor más numerosa del país, y los propietarios dicen que un buen Kelpie equivale a dos hombres a caballo.

Kelpie Australiano

Boyero
Perros boyeros segun el FCI

Boyero

Contenido

Se conocen con el nombre de Perro Boyero a una serie de razas de perro que tradicionalmente se han usado para el manejo y conducción del ganado bovino.

La FCI clasifica las razas de perros boyeros en dos grupos distintos basándose en su fisonomía.
En el Grupo I, Sección 2, coloca a los perros boyeros de aspecto lupoide (parecido a un lobo) y en el Grupo II, Sección 3, a los molosoide de tipo montaña.

Read moreBoyero

Pastor australiano Stumpy Tail
Autralia FCI 287

Stumpy Tail

Como lo indica el nombre, la función primaria del perro, y en la que no tiene igual, es el control y pastoreo del ganado en áreas abiertas o confinadas, así como también en condiciones duras.
Siempre alerta, extremadamente inteligente, vigilante, de gran coraje y confiabilidad, con una implícita devoción por su tarea, haciéndolo un perro ideal de trabajo con Ganado.

Historia

El “Stumpy Tail” tiene una larga historia en Australia, fue criado cuidadosamente para el pastoreo de Ganado a comienzos del Siglo XIX.
Hay dos seculars de pensamiento hasta el actual fundador de la raza:

– La primer versión es que Thomas Simpson Hall cruzó los perros de pastoreo del Norte de Inglaterra Smithfields con los indígenas Dingos Australianos, creando los primeros pastores australianos llamados Hall’s Heeler (1830).

– La segunda versión es que un ganadero llamado Timmins de Bathurst New South Wales, que en 1830 cruzó Smithfields con el perro Nativo Australiano el Dingo, la progenie, roja, sin cola, fueron conocidos como “TIMMINS BITERS”.

Los perros eran excelentes en el trabajo, pero demasiado severos con el ganado. Otra cruza fue necesaria. Un Collie de pelo corto Blue Merle fue introducido, esto estableció un excelente perro versatil, el antecesor del actual perro pastor Stumpy Tail.

El Smithfield aportó al perro ser naturalmente rabón, el Dingo el color rojo así como una natural aceptación de condiciones duras.
El color azul vino del Collie Blue Merle que también eran conocidos como Coolies Alemanes.

Generalmente los “Stumpy Tail” eran criados en vastas áreas rurales de Australia y solo un pequeño número de ellos eran registrados en el libro de registros.

En el 2001, esta antigua raza fue renombrada como Perro Pastor Australiano Stumpy Tail.

CLASSIFICACIÓN FCI: Grupo 1 Perros de pastor y perros boyeros (excepto perros boyeros suizos).
Sección 2 Perros boyeros.
Sin prueba de trabajo.

Pastor Ganadero Australiano
Autralia FCI 287

Pastor Ganadero Australiano

El Pastor Ganadero Australiano es unperro rústico, robusto y sin problemas de salud.

Historia

El Pastor Ganadero Australiano es un perro Boyero originario de Australia. En comparación con otras razas su historia está muy bien documentada, pues es relativamente reciente.

A principios del siglo XIX la industria ganadera en Australia había crecido hasta las llanuras y sobre las enormes extensiones de tierra. El ganado se había convertido en bestias salvajes y rudas, los Smithfields, hasta entonces sus perros de pastoreo, ya perdían el control con frecuencia del ganado. A estos perros los vencía el calor y las distancias que recorrían para trasladar el ganado, además tendían a morder y ladrar mucho, pues sabían pastorear borregos y no ganado, y a veces con los cuernos, resultaban heridos. Este problema existía tanto en Australia como en los Estados Unidos y mientras los americanos inventaban a los vaqueros (cowboys) los australianos inventaban perros vaqueros.

En 1830 se realizó una cruza de Smithfields con Dingos, el perro primitivo que habita en Australia y que mataba a las reses. Este, de ser considerado como una plaga en ese tiempo, pasó a ser la mejor contribución a esta raza. Se creía que se obtendrían perros más acoplados al clima, al trabajo y más silenciosos. Se obtuvieron perros de pelo rojo, silenciosos pero que mordían todavía más. Esta raza no prosperó y murieron.

En 1840 otro ganadero con la misma inquietud pero diferente enfoque, importó una pareja de Highland Collie de pelo azul de Escocia, resultaron perros que ladraban mucho. La descendencia de esta pareja la cruzó con el Dingo y obtuvo un perro de trabajo silencioso ya fuera de pelaje azul o rojo.

Otras razas que introdujeron a esta cruza: los Dálmata con el fin de lograr que los perros trabajaran también con caballos y fueran más fieles y confiables para los amos. Los Kelpies negros o color paja, perros ovejeros australianos; para reafirmar sus habilidades en el trabajos que se habían perdido con la cruza de Dálmatas. La influencia de los Dálmatas creo cachorros de piel blanca al nacer y que cambia de color a la tres semanas de edad de un pelaje liso a otro entrecano. Del Kelpie vienen la marcas color paja en las patas, pecho y cabeza. El resultado final fue un perro activo, compacto, con la cautela de Dingo, la confiabilidad de un Dálmata, la habilidad de un Collie y un Kelpie, y una coloración de pelaje único en el mundo.

A principios de 1890’s el Sr. Robert Kaleski se interesó en estos perros; como amante de ellos y a la vez periodista decidió dar a conocer esta raza e impulsarla logrando en 1903 que el Kennel Club de Gales aceptara el primer estándar de la raza. El creía firmemente en la importante contribución de la sangre el Dingo para el pastoreo de ganado y eventualmente introducía Dingos a las cruzas para mantener el estilo de talonero eficiente.

En noviembre de 1988 se formó en Australian Cattle Dog Club of America en California. El 1 ° de mayo de 1980 solicitaron licencia al AKC (American Kennel Club) y el 1 ° de septiembre de ese año les fue otorgado.

En todos estos años los Pastores Ganaderos Australianos han venido ganando terreno tanto en el trabajo como en el corazón de los amos. Se les conoce con muchos nombres o sobrenombres: “Blueys” (azulitos), “Blue Dogs” (perros azules), “Heelers” (taloneros), “Queenlad heelers” (taloneros de Queens), “Blue heelers” (taloneros azules), “Red heelers” (taloneros rojos) y hasta erróneamente son llamados “Dingos”.

Características físicas

Los Pastores Ganaderos Australianos son una raza moderada en todos los aspectos. Deben ser balanceados, simétricos, robustos y compactos. Al juzgar esta raza debemos buscar un perro armonioso.

Con frecuencia escuchamos: “Debe ser de cabeza grande”; esto está bien siempre y cuando el cuerpo sea acorde con la cabeza. El estándar de la raza no exige una cabeza grande sino una cabeza de acuerdo al cuerpo, ni de una estructura ósea pesada, si no está de acuerdo con el resto del perro.

El Pastor Ganadero Australiano es un perro de trabajo, creado fuerte, compacto, simétrico, con la habilidad y disposición para llevar a cabo su tarea asignada sin importar cuán difícil sea. Su combinación de sustancia, poder, balance y fuerte condición muscular, conlleva a su gran agilidad, fuerza y resistencia. Tanto un perro demasiado grande y gordo, como uno demasiado pequeño y delgado tendrían graves faltas. Debemos ver al perro en conjunto. Una cabeza grande no hace un buen perro, tampoco una estructura ósea muy tosca.

Recuerde: BALANCE, SIMETRÍA Y MODERACIÓN.

Como su nombre lo dice, es primordial función y nadie los iguala, es el control y manejo del ganado en extensiones abiertas o cerradas. Siempre alerta, extremadamente inteligente, vigía, valiente y confiable, con una total devoción a su deber, haciéndolo el perro ideal.

Un perro que sea de carácter suave, fuera de condición a obeso, perderá puntos. Ellos son atletas y siempre deberían dar esa apariencia.

En lo que al aspecto físico refiere señalamos lo siguiente…

  • La cabeza es fuerte y debe ser proporcional al cuerpo del perro, para mantener su conformación general. El cráneo ancho es ligeramente curvo entre las orejas. Las mejilla5 son musculosas, ni toscas ni prominentes, de fuerte quijada. Los labios son apretados y limpios. !.a nariz siempre es negra. Una gula para medir la cabeza es desde la punta de la nariz, pasando entre los ojos, a la punta de la oreja parada; pasando el cráneo por atrás a través del ojo a la punta de la nariz; deberán medir un triangulo equilátero.
  • Los ojos: son ovalados, medianos, ni prominentes ni hundidos, deberán expresar estado de alerta e inteligencia, son de color café oscuro.
  • Las orejas: deben ser de tamaño moderado, preferible pequeñas que grandes, de base ancha y de la punta puntiagudas, ni redondas como cuchara, ni picudas como de murciélago. Colocadas separadas en la cabeza inclinadas hacia afuera. Deberán ser gruesas, carnosas y cubiertas de peso en el interior. Los dientes serían fuertes, con separaciones iguales, con agarre, con mordida como de tijera, los incisivos inferiores cierran justo antes y tocando a los incisivos superiores.
  • El cuello: es muy fuerte, musculoso, que le permita voltear la cabeza hacia el cuerpo, no debe ser flojo ni tener piel colgada.
  • Cuartos delanteros: el antebrazo debería unirse al hombro casi en 90%. Existe una tendencia en los antebrazos cortos que no le permiten la correcta extensión que necesitan. Deberán ser igual de la cruz al codo que del codo al piso. No debe exceder el ancho del pecho que los codos. La creación de exageraciones es un problema en la raza.
  • Proporciones: El perro deberá ser 10% más largo que alto, desgraciadamente muchos son muy cortos y esto les resta movimiento y flexibilidad.
  • Cuartos traseros: fuertes, anchos, musculosos. La grupa más bien larga a inclinada, muslos largos, anchos y bien desarrollados. Vistos desde atrás deberán ser derechos y paralelos, no muy cerca uno del otro, ni muy separados.
  • Las patas: redondas y con dedos largos y juntos. Los cojinetes duros, uñas cortas y fuertes.
  • La cola: colocada moderadamente hacia abajo, siguiendo el contorno del muslo y grupa de largo hasta alcanzar los corvejones. Cuando descansa con una ligera curva. En movimiento o agitación la cola debe estar levantada. En ningún momento la cola debería llevarse más allá de una línea vertical que parte de la raíz (o sea enroscada). La cola debería tener un abundante pelaje.
  • Cuando está en movimiento y caminando: la acción es real, libre, flexible a incansable, y el movimiento de hombros y cuartos delanteros es unísono con la fuerza de los traseros. La capacidad de movimientos rápidos e inesperados es elemental. Cuando trotan las patas tienden a juntarse al nivel del suelo conforme la velocidad va en aumento.
  • Peso y altura: El macho puede medir de 46 cm a 51 cm, y pesar entre 20 y 26 kg. La hembra puede medir de 43 cm a 48 cm, y pesar entre 18 y 23 kg. En este aspecto casi no hay problemas, pues los requisitos de estatura se han mantenido con facilidad.
  • Pelaje: El pelo es suave, con doble capa siendo más densa la más corta.; el pelo de la capa más larga es cerrado, cada pelo es, lacio y duro, razón por la que es impermeable. En las patas traseras el pelaje es largo donde se unen los muslos. En la cabeza (inclusive dentro de las orejas) hasta el frente de las patas el pelaje es corto. Alrededor del cuello, más largo y más grueso. Un pelo muy largo o muy corto será una falta. El pelo rizado a ondulado es evidente en hembras muy adultas.
  • Colores del manto:
  1. Azul: el color puede ser azul, azul entrecano, azul moteado con o sin otras marcas. Lo permitido en marcas son, negras, azules o paja en la cabeza, preferentemente simétricas. las patas delanteras color paja hasta la mitad y extendiéndose al frente al pecho y garganta, y en las quijadas. La capa inferior puede ser paja en el cuerpo siempre que no sobresalga a la capa superior azul. Las marcas negras en el cuerpo no son deseables.
  2. Rojo: el color debe ser muy parejo en todo el cuerpo, incluyendo la capa inferior (ni blanco ni crema), con o sin marcas rojas en la cabeza. Las marcas simétricas son deseadas. Las marcas rojas en el cuerpo son permitidas más no deseadas.

Existen dos problemas principales en el color. El los perros azules que tienden a negro y el segundo son los perros rojos que carecen de pecas. Este Último es más que un problema, y una de las razones por las que los rojos son menos predominantes que los azules.

Carácter y aptitudes

Los Pastores Ganaderos Australianos son muy versátiles e incansables trabajadores que se adaptan diversas actividades. Han sido utilizados como perros de rescate y búsqueda, detectores de bombas y drogas, perros de servicio y por supuesto, pastoreo de ganado.

Un Pastor Ganadero Australiano no es el perro ideal para encerrarlo en un patio. Estos perros requieren de trabajo y de convivencia con las personas o por lo menos de la presencia de alguien a su alrededor a falta de su trabajo cotidiano. Aislado en el patio de una casa dentro de la ciudad los orilla a crear problemas.

El Dr. Harvey, veterinario de Australia, tiene dos de estos perros y además atiende otros más como pacientes. El comenta: “El problema principal que veo y que supera en mucho a otros, es el comportamiento de estos animales, todo es debido al aburrimiento y falta de ejercicio. Puesto que resultan muy buenos guardianes, la gente los deja en su patio cuidando la casa, ignorando totalmente sus necesidades de ejercicio y estimulación mental”.

Un Pastor Ganadero Australiano puede vivir en un departamento o en un rancho de 20 hectáreas, el problema no es el espacio; es el ejercicio y el tiempo que el dueño le dedica a su perro. Si no se le proporciona un trabajo al perro, el mismo lo va a inventar:

  • Diseño de jardines: hoyos, plantas recortadas o fuera de su lugar.
  • Diseño de interiores: jalar el tapiz de los muebles, masticar sillas, cavar una salida a la calle, esparcir la basura por toda la casa, etc.
  • Otro problema muy común en las ciudades es la tendencia natural que tienen estos perros a proteger a su familia y su casa. Aun sin entrenamiento, defienden su territorio de los extraños, incluyendo al lechero, al cartero y todo aquel que no le resulte familiar

    En algunos sitios rurales de Estados Unidos se utilizan comúnmente avisos que advierten que ese lugar está vigilado por Pastor Ganadero Australiano, para evitar que se acerquen extraños. Si hay niños corriendo, gritando, cualquier perro de pastoreo por naturaleza querrá acorralarlos para ponerlos bajo control; con mordidas y ladridos. Si sus hijos tienen invitados es preferible guardar al perro, pues éste no va a permitir que sus amos sean tocados, aunque sea por juego.

    La convivencia social con niños debe ser a temprana edad, pues los perros son taloneros por naturaleza a instintivamente persiguen a otros animales, aun así estos perros son muy adaptables y pueden aprender a suprimir parte de sus inclinaciones naturales. Son una compañía perfecta para la familia y sus niños. Una vez que conozca al perro y lo controle, su obediencia sorprenderá a sus invitados.

    El Dr. Harvey opina también sobre el entrenamiento: “El Pastor Ganadero Australiano es muy manejable; como entrenador y estudioso del comportamiento, lo catalogó como el perro más adaptable con el que hubiera trabajado. No obstante estos perros no responden bien al método en que se les fuerza.

    Después de varios meses de intentar inútilmente de entrenar una hembra con correas de castigo, corregirla y demás, opte por métodos más motivacionales y los resultados fueron excelentes. La confianza y el entusiasmo se pueden observar en la posición de la cola. Un perro con la cola caída, probablemente este reprimido o aburrido, una cola levantada denota un perro activo y atento.

    Por lo tanto los entrenadores que sin el conocimiento de la raza, utilizan los métodos tradicionales como el jaloneo con el collar de castigo; invariablemente los consideran necios, irritables y difíciles. Los entrenadores que utilizan métodos positivos, opinan que son muy atentos y dispuestos a aprender. Kalesky alguna vez dijo: “Un Pastor Ganadero Australiano debe recordamos un típico Dingo, y esto es muy importante si queremos describir la raza.

    Antes de escoger el cachorro debemos detenernos a pensar para qué queremos este perro, como mascota, como perro de guardia, perro de pastoreo, perro para exhibición de belleza, etc. Ahora veamos cómo se comportan todos los cachorros de la camada. El que vemos muy mordelón que pelea a todos sus hermanos, serviría para guardia; el más grande y que duerme siempre porque es el que más comió, estaría muy bien como mascota o para belleza, los más chiquitos que parecen torbellinos han aprendido a hacer un esfuerzo extra por obtener su alimento luchado contra los mayores, ellos serían ideales para el trabajo. Pero no hay ninguna regla escrita el carácter de los perros lo moldean en un gran porcentaje los dueños, de esta manera uno muy agresivo puede ser muy manso y viceversa. Siempre tomemos muy en cuenta la opinión del criador.

    Las faltas se dan en todas las razas, sin ellas no habría retos para los criadores. Es importante estar atento a las faltas para superarlas. Las faltas son sólo un obstáculo en nuestro intento por criar al perro perfecto. Mire a su perro con ojos de crítico, vea las faltas y esfuércese por rectificarlas. No quiera pretender que no existen porque no existe un perro perfecto.

    La lealtad del Pastor Ganadero Australiano lo mantendrá al lado de su amo, más que nada en el mundo, ellos deben estar con el amo, acompañarlo y ayudarlo en todo. La manera más fácil de hacerlos felices es tenerlos a su lado. Si se sale del carril, puede que el perro le muerda los talones, pero si usted es el tipo ideal para tener un Australiano, éste le morderá el corazón.

    Imágenes del Pastor Ganadero Australiano
    Videos del Pastor Ganadero Australiano








    • Otros nombres: Stumpy Tail / Australian Cattle Dog / ACD / Cattle Dog / Blue Heeler / Red Heeler / AustralischerTreibhund / Queensland Heeler / Hall’s Heeler.
    • Grupo 1 / Sección 2 – Boyeros, excepto boyeros suizos.

    Razas de perros: Pastor Ganadero Australiano


    Australian Terrier
    Australia FCI 8

    Australian Terrier

    El Australian Terrier es un perro vivaz, atento y con una expresión facial que denota inteligencia.

    Contenido

    Historia

    El Australian Terrier (Terrier Australiano) es una raza de perro perteneciente a la familia de los Terrier, clasificada dentro de la Sección 2.

    Por su apariencia, se le suele confundir con un Yorkshire Terrier de tamaño grande. No es de extrañar ya que, esta raza procede del cruce de un Yorkshire Terrier y de distintas razas de Terrier entre las que se encuentran el Skye Terrier, Cairn Terrier, el Norwich Terrier y otros Terrier de origen Irlandés.

    Su origen se remonta a principios del siglo XIX, cuando las familias británicas acompañadas de sus Terrier viajaban a Australia, y las vicisitudes del destino llevaron a que esos Terrier se cruzaran con los autóctonos…, y así es como han nacido muchas razas en el mundo.

    En los primeros años de su existencia, el Australian Terrier era conocido por el nombre Broken-coated-Terrier o Broken-hair-buel-and-tan”.

    La redacción del primer estándar de la raza, tuvo lugar en el año 1896, mientras que el reconocimiento oficial de la misma, se sitúa un poco más tarde… en 1933. Y, la última revisión del estándar data de 1962.

    Otros nombres: Terrier Australien

    Grupo 3 / Sección 2 – Terrier de talla pequeña.

    Características físicas

    Es un perro alargado (en relación a su estatura), de aspecto rústico, robusto con extremidades cortas y fuertes.

    La cabeza es alargada, tiene la trufa negra y la dentadura con cierre de tijera. Tiene orejas puntiagudas que lleva erguidas y ojos pequeños y oscuros. La cola suele ser amputada.

    La altura del Australian Terrier es de máximo 25 cm a la cruz en los machos y de 22,5 a 23 en las hembras, el peso medio se sitúa de 4.5 a 5 Kg.

    El pelo es duro, recto y de longitud media. Ese aspecto rústico, justamente, se lo da el pelo puesto que es desalineado y áspero al tacto.

    El pelaje puede ser de color azul o plateado, con manchas de fuego (o bronce) sobre las extremidades y el hocico, o color arena claro o leonado.

    Los cachorros nacen de color negro sólido y cambian de color a los tres meses.

    Observaciones

    Es una raza de perro muy robusta, que a menudo presenta un alto porcentaje de Diabetes Mellitus.

    ¿Qué es la Diabetes Mellitus?

    La diabetes es definida como un desorden en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas causado por una deficiencia de insulina, que puede ser absoluta o relativa.

    La insulina es una hormona secretada en las células beta del páncreas, cuya producción permite controlar la glucemia (niveles de glucosa en sangre). La deficiencia de insulina ocasiona un deterioro en la capacidad de los tejidos para utilizar los nutrientes, lo que se traduce en un aumento de glucosa en sangre (hiperglucemia).

    La diabetes es clasificada de acuerdo con la enfermedad en los seres humanos, es decir, como tipo I y tipo II.

    La tipo I se caracteriza por la destrucción de células beta, lo que determina la pérdida progresiva y al final completa de la secreción de insulina. Los perros que sufren la Diabetes Mellitus de tipo I pueden tener un comienzo repentino de síntomas debido a la pérdida rápida de la capacidad de producir insulina. Estos casos requieren insulinización desde el momento del diagnóstico y son denominados diabéticos insulinodependientes (DMID).

    Otros perros pueden tener una pérdida gradual de la secreción de insulina, ya que sus células beta serán destruidas con lentitud. Estos animales pueden tener un período inicial en el que la hiperglucemia sea leve o de fácil control, en cuyo caso se trata de diabéticos insulinoindependientes (DMIID), aunque a largo plazo estos perros también la necesitarán.

    La diabetes Mellitus tipo II es un poco más difícil de entender y se caracteriza por lo que llamamos «resistencia a la insulina» y por células beta «disfuncionales». La secreción de insulina por parte de estas células será alta, baja o normal, pero insuficiente para superar la resistencia a la misma en los tejidos periféricos.

    Es, por explicarlo de un modo gráfico, es como si los tejidos periféricos no obedecieran a las órdenes de la insulina o no fueran capaces de hacer lo que se les manda.

    En cuanto al metabolismo o síntesis de glucosa, estos perros pueden tener DMID o DMIID, es decir, necesitar o no insulina según la magnitud de la insulinorresistencia y del estado funcional de las células beta en cuanto a su capacidad de producir y secretar la hormona en cantidades bajas, normales o altas.

    En los perros también se reconoce una diabetes secundaria, producida por una intolerancia a los carbohidratos (glucosa) debido a la presencia de una enfermedad o a un tratamiento farmacológico que antagoniza o contrarresta los efectos de la insulina y que puede conducir al agotamiento de las células beta del páncreas con la aparición de una diabetes insulinodependiente.

    Los propietarios de perros diabéticos deben ser conscientes de que la rutina en el tratamiento con insulina y en la alimentación tiene que respetarse. Dos dosis fijas de insulina al día asociadas a un alimento palatable que proporcione siempre la misma fuente y la misma cantidad de almidón, administrado siempre a la misma hora puede reducir el riesgo de hipoglucemia en los perros diabéticos.

    En Norte América, zona donde el Australian Terrier es muy popular, se está llevando a cabo una investigación científica sobre la incidencia de esta enfermedad.

    Carácter y aptitudes

    El estándar de la raza describe el temperamento ideal Australian Terrier como un espíritu alerta, “con la agresividad natural de un ratonero y un cazador de cobertura“.

    Tomando en cuenta la Clasificación de los perros según su inteligencia funcional y de obediencia (Stanley Coren’s “La inteligencia de los perros”) el Australian Terrier ocupa el puesto número 34. Significa que, está por encima de la media, lo cual indica una buena capacidad de formación y aprendizaje.

    El Australian Terrier es un perro vivaz, atento y con una expresión facial que denota inteligencia, lealtad y fidelidad.

    En ocasiones puede llegar a ser dominante por lo que un buen adiestramiento desde temprana edad sería lo adecuado.

    Está perfectamente adaptado a cualquier tipo de vivienda, ya sea grande o pequeña (apartamento, casa, vivienda con jardín, etc.). Debe bastar con un cepillado y una caminata diarios.

    Imágenes Australian Terrier

    Vídeos Australian Terrier

    Australian Silky Terrier
    Australia FCI 236

    Australian Silky Terrier

    El Australian Silky Terrier no es apropiado para vivir con otras mascotas más pequeñas.

    Contenido

    Historia

    El Australian Silky Terrier es un perro originario de Australia, aunque los tipos y razas ancestrales eran de Gran Bretaña. Los antepasados de los Australian Silky Terrier incluyen el Yorkshire Terrier (originario de Escocia antes de ser considerado como de Inglaterra) y el Terrier Australiano (que desciende de los Terrier de tipo pelo duro traídos de Gran Bretaña a Australia en el siglo 19), pero los registros no indican si los primeros perros eran simplemente Terrier Australiano nacido con el pelaje sedoso, o si hubo un intento de crear una raza aparte.

    De acuerdo con el American Kennel Club, la raza comenzó a fines del siglo XIX, siendo fruto de la cruza entre un Yorkshire Terrier y un Terrier Australiano. Al principio, la raza se conoció como “la seda Sídney”, ya que se encontraba principalmente en la ciudad de Sídney, Australia. Aunque la mayoría de las razas australianas están catalogadas como perros de trabajo, el Australian Silky Terrier, se considera, fue criado –principalmente- para ser un animal doméstico urbano y compañero de la familia, aunque también es una raza conocida por matar serpientes en Australia.

    Hasta 1929, el Terrier australiano, el Silky Terrier Australiano y el Yorkshire Terrier no estaban claramente definidos, en la misma camada, podían nacer tres perros de razas que con el tiempo se consideraron, distintas. Según la información existente, se fueron separando por la apariencia en los diferentes tipos una vez que se criaron de forma separada.

    Después de 1932 en Australia, el mestizaje se fue afinando, y en 1955 el nombre de la raza se convirtió oficialmente en Australian Silky Terrier. La raza fue reconocida por el Consejo Nacional Canino de Australia, en 1958 en el grupo del Toy.

    Durante y después de la Segunda Guerra Mundial los soldados estadounidenses que habían sido enviados a Australia, al volver a Estados Unidos, llevaron consigo varios Australian Silky Terrier. Fotografías en los periódicos de la época (1954), muestran a los soldados, vuelta a casa luciendo sus mascotas Australian Silky Terrier, y eso provocó un aumento de popularidad a la raza, y cientos de Australian Silky Terrier fueron importados de Australia a los Estados Unidos.

    El American Kennel Club reconoció la raza como el Silky Terrier en 1959, al igual que el United Kennel Club (EE.UU.) en 1965, y el Kennel Club Canadiense. La raza es reconocida por todos los clubs caninos importantes del mundo de habla Inglesa, e internacionalmente por la Federación Cinológica Internacional como raza número 236.

    Grupo 3 / Sección 4 – Terrier de compañía

    Razas de perros: Australian Silky Terrier

    Características físicas

    El Australian Silky Terrier es un Terrier, pero generalmente se coloca en el grupo de perros tipo Toy, en vez de la del Grupo Terrier, debido a su pequeño tamaño. La Federación Cinológica Internacional tiene una sección especial del Grupo Terrier que incluye sólo los perros más pequeños, mientras que otros clubes caninos, colocan la raza en el grupo Toy, pero universalmente todos coinciden en que el tipo de la raza es Terrier.

    Su manto de pelo es gris, azulado y leonado de textura suave, liso y largo. Requiere cepillado y mantenimiento constante. Un Australian Silky Terrier debe tener aproximadamente 23 a 25 cm a la cruz y pesa entre 3.6 y 8 kilos, aunque las medidas pueden variar entre las diferentes federaciones. Debe ser un poquito más largo que ancho (alrededor de una quinta más larga que la altura a la cruz).

    El Australian Silky Terrier, tiene los ojos pequeños y almendrados. De acuerdo con las normas, los ojos claros se consideran como falta. Las orejas son pequeñas y erguidas. Tiene una cola de ajuste alto y los pies pequeños, casi como un felino. El pelo debe ser largo. El pelo en la cara y las orejas se suele cortar.

    Esta raza se debe contar con un peluquero cada tres semanas y sus dientes deben ser cepillados. Los Terrier son conocidos por tener problemas de dientes y encías.

    La capa del Silky Terrier es muy susceptible a enredos y esteras y requiere un cepillado diario y el peinado. Esta raza requiere un profundo compromiso de los propietarios. Para mantener el pelaje brillante, el lavado regular es necesario. El uso de un champú de aguacate y avena ayudará a aliviar la picazón en la piel, sequedad característica de esta raza.

    Carácter y aptitudes

    El estándar de la raza describe el ideal temperamento del Australian Silky Terrier como agudamente alerta y activo. Les encanta tener posibilidades de correr y jugar, pero debe tener un jardín bien cercado. Ellos también disfrutan de caminatas enérgicas y jugar a la pelota. Todo lo que se pueda hacer para combatir el aburrimiento estará bien recibido por estos pequeños.

    Aunque en su pasado fue utilizado como perro ratonero aunque actualmente su principal función es la de ser mascota ya que se adapta sin ningún problema a la vida en casas o apartamentos. Se lleva muy bien con las personas que lo respetan y cuidan. Puede causar problemas con otros perros porque a pesar de su diminuta talla suelen ser un poco cascarrabias. No es apropiado para vivir con otras mascotas más pequeñas. Agradece que se le lleve a caminar. Viven un promedio de 15 años.

    Imágenes Australian Silky Terrier

    Vídeos Australian Silky Terrier

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies