Gato persa
Federaciones: LOOF, CFA, ACF, ACFA, TICA, FIFé, WCF

El Gato persa es plácido, tranquilo y sedentario, lo que lo convierte en una raza de gato recomendada para la vida en un piso.

Contenido

Valoraciones del "Gato persa"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato persa" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 1 out of 5
1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 1 out of 5
1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El Gato persa es una de las razas de gatos más antiguas. Es descendiente directo del Gato Angora turco, originario de las regiones frías de Asia Central, en la frontera entre Irán y Turquía. El pelo largo del Gato Angora turco es probablemente el resultado de una mutación natural y era desconocido en Europa en esa época.

En 1626 aparecieron los primeros gatos de pelo largo en Europa, gracias al viajero italiano Pietro Della Valle, quien, impresionado por la singularidad del Gato Angora turco durante una estancia en el Imperio Otomano, se trajo algunos ejemplares a Italia.

Unos años más tarde, Nicolas Fabri de Peiresc, consejero del Parlamento de Aix-en-Provence, también trajo a sus tierras varios ejemplares de Gato Angora turco desde Damasco. Contribuyó en gran medida a la difusión de esta raza en Europa, convirtiéndose en el primer criador de angoras turcos en el territorio europeo.

Símbolo del lujo, el refinamiento y el exotismo, este gato se convirtió rápidamente en algo muy apreciado por la aristocracia europea y se reservaba generalmente a la élite. En Francia, los reyes desde Luis XIII hasta Luis XVI los poseían, al igual que María Antonieta, que envió a sus pequeños felinos a América antes de ser arrestada.

El Gato persa moderno se creó en la primera mitad del siglo XIX en el Reino Unido. Es el resultado de cruces entre entre el Gato Angora turco y el Gato europeo de pelo corto (Gato común europeo) de Italia, Francia y Reino Unido. Los primeros animales se exhibieron en la primera exposición felina de la historia moderna, celebrada en el Crystal Palace de Londres en 1871. A partir de ese momento, los criadores británicos pusieron en marcha un programa de cría y selección que incluía cruces con el Gato de Angora para mejorar la calidad del pelaje. Esta raza se hizo muy popular y apreciada por todos, y recibió un gran impulso por parte de la reina Victoria (1819-1901), a quien le gustaba especialmente y poseía dos de ellos.

Además, a lo largo del siglo XIX se trabajó mucho para mejorar la calidad del pelaje y hacer evolucionar su morfología para obtener gatos más redondos. La gama de colores y patrones del pelaje del persa también se amplió enormemente, hasta el punto de que la raza cuenta ahora con más de 200 variedades. En efecto, si los primeros persas eran unicolores, el final del siglo XIX marcó la aparición de una amplia gama de colores adicionales. El persa ahumado, por ejemplo, se expuso por primera vez en Brighton en 1872 y es el resultado de cruces entre persas negros, blancos y azules. En 1888, en Londres, fue el turno del primer Gato Persa chinchilla. Y fue al mismo tiempo que aparecieron los persas atigrados, plateados y dorados.

Esta labor de diversificación continuó en Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX. Se introdujo el manto de camafeo, así como el llamado Persa «Peke Face», que, debido a su cabeza extremadamente plana y a los problemas de salud que esto provoca, fue -y sigue siendo- una fuente de gran controversia.

Las variedades más conocidas de persa son el Gato himalayo (o Gato Persa Colourpoint), el Gato Exótico de pelo corto y el «Peke Face«. Dependiendo de la organización felina -y, por tanto, del país-, estas variedades se consideran razas por derecho propio o simplemente variedades del Gato persa. El «Peke Face ⓘ» no está reconocido como raza, y sigue siendo muy distintivo por su morfología y forma de la cabeza diferentes a las del persa habitual.

El Gato persa es una de las razas de gatos más populares del mundo, estando en el top 5 de muchos países. Este es especialmente el caso de Francia, aunque el número de inscripciones en el LOOF (Livre Officiel des Origines Félines) ha mostrado una tendencia a la baja desde 2010 (más de 5.000 inscripciones en 2010, frente a 3.700 en 2018). Sin embargo, sigue siendo la cuarta raza de gatos más popular en Francia, al igual que en Estados Unidos. En el Reino Unido, donde se creó realmente, ocupa el sexto lugar, según las cifras de registro en el Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) en los últimos 10 años. La organización registra alrededor de 1.000 nacimientos al año, aunque esta cifra también se ha reducido considerablemente desde la primera década del siglo XXI.

Por último, además de ser probablemente una de las razas más famosas del mundo, el Gato persa participó probablemente en la creación del Gato Sagrado de Birmania (Birmano) y del Gato británico de pelo corto durante el periodo de entreguerras.

Características físicas

"Gato persa"

Gato persa
Stephanie is a Persian cat – Mike Powell from United States, CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons

El Gato persa es un gato de tipo morfológico brevilíneo. La cabeza es redonda y aplanada en la parte superior, con una nariz corta, orejas pequeñas con puntas redondeadas y ojos grandes y redondos. Se apoya en un cuello corto y grueso y en un cuerpo musculoso con un pecho amplio.

Sus patas son cortas, potentes y fuertes, con pies anchos.

La cola es gruesa y se lleva baja: es corta pero en proporción a la longitud del gato, normalmente no sobrepasa el nivel de los omóplatos. Una cola demasiado larga se considera incluso una falta.

El pelaje es grueso, con una capa sedosa y un cuello tupido.

Independientemente del organismo felino de que se trate, el estándar persa acepta una gran variedad de colores de pelaje. Algunos individuos son de color uniforme (negro, azul, chocolate, lila, rojo, crema o blanco), mientras que otros tienen colores distintivos (atigrado, humo, chinchilla, plateado, dorado, camafeo o colourpoint).

El color del pelaje determina el color de los ojos. Por ejemplo, los individuos de capa blanca tienen los ojos azules, dorados o menta (un ojo azul y otro dorado). Los individuos dorados, plateados y chinchillas tienen ojos verdes o azul-verdosos. Los puntos de color tienen los ojos azules.

Tamaño y peso

  • Tamaño macho: 25-40 cm
  • Tamaño hembra: 25-35 cm
  • Peso macho: 3,5-5 kg
  • Peso hembra: 3 a 4 kg

Estándar de la raza

Los estándares de la raza son documentos elaborados por organismos oficiales que enumeran las condiciones que debe cumplir un persa para ser plenamente reconocido como perteneciente a la raza:

Carácter y aptitudes

Persian Cat
Persian Cat – Payman sazesh, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El Gato persa es plácido, tranquilo y sedentario, lo que lo convierte en una raza de gato recomendada para la vida en un piso. Esto es especialmente cierto ya que, a diferencia de muchos de sus compañeros, no tiene una necesidad sistemática de subir a la cima, a riesgo de lesionarse o causar daños. Por ejemplo, hay poco riesgo de que trepe por las cortinas o salte a la encimera de la cocina: el persa prefiere pegarse al suelo o a los muebles que le resultan más accesibles. Además, sus maullidos son tan raros como discretos, lo que también es una ventaja apreciable para la vida en un piso.

No necesita necesariamente tener acceso al exterior, y esto podría ser más peligroso que otra cosa. De hecho, criado generación tras generación para ser el gato perfecto de interior, sería especialmente vulnerable fuera de su casa a otros animales encontrados durante sus paseos, así como a todos los riesgos de accidentes fuera para un gato.

El Gato persa es famoso por su delicadeza. Cariñosos y pacíficos, suelen estar muy apegados a sus dueños. Sin embargo, aunque les encanta que los acaricien, no son el tipo de gatos que se acercan a ti incesantemente, como ocurre con otras razas.

Son sociables por naturaleza y no tienen problemas para convivir con otros perros o personas, e incluso con los niños, siempre que se sea amable con ellos y no se les trate en exceso. En efecto, si el persa no es un gato agresivo, un niño demasiado animado, un perro muy juguetón o un cachorro un poco turbulento pueden ser una fuente de estrés para este gato al que le gusta la calma. De hecho, un entorno ruidoso y demasiado animado no le convendría: necesita un lugar tranquilo para vivir y no sometido a cambios demasiado frecuentes.

En definitiva, su temperamento los convierte en una raza de gato ideal para personas mayores. Por otro lado, aunque se acercan rápidamente a sus humanos y a los visitantes habituales de su casa, tienden a ser más distantes con los extraños.

Por otro lado, tal vez porque sus garras no se desgastan de forma natural al deambular por el exterior, disfrutan especialmente haciéndolo. Por lo tanto, para evitar cualquier laceración de las paredes, las cortinas o los muebles, se recomienda encarecidamente proporcionar uno o más postes de rascado y/o árboles para gatos. En cuanto a los juguetes, prefiere los que son tan suaves como su pelaje.

Salud

Persian cat
Persian cat chinchilla golden male and silver female – ウィキ太郎(Wiki Taro), Public domain, via Wikimedia Commons

Como resultado de la cría extensiva y los cruces en el pasado, el Gato persa es propenso a los problemas de salud, especialmente de naturaleza genética. Gran parte de estos problemas se deben a la estructura de la cabeza. Por lo tanto, quien desee adoptar un persa debe ser consciente de que este gato, especialmente «racial» pero que ha sido sometido a una considerable selección genética, puede estar sujeto a numerosas dolencias.

Puede sufrir dificultades respiratorias o tener una respiración ruidosa, debido a sus conductos nasales estrechos.

También pueden padecer maloclusión dental (desalineación o desvío de los dientes) y/o gingivitis (infección de las encías).

También son propensos a una serie de enfermedades oculares felinas, como la Atrofia Retiniana Progresiva (una enfermedad incurable de la retina que conduce a la pérdida de visión en los gatos), el entropión (giro hacia dentro de los márgenes de los párpados), el prolapso de la glándula lagrimal (u «ojo de cereza», es decir, una inflamación del tercer párpado) o la poliquistosis renal (para la que existe un test genético).

El Gato persa también es más propenso que otras razas a la displasia de cadera (que puede requerir cirugía) y a la cardiomiopatía hipertrófica (HCM).

También son propensos a una serie de enfermedades de la piel de los gatos: cheyletiellosis, intertrigo de los pliegues faciales, seborrea primaria, tiña, etc.

Por último, es una raza de gato que teme el calor.

En definitiva, el Gato persa es un gato frágil. Por eso, entre las preguntas que hay que hacerse antes de adoptar un gato de esta raza está la de los gastos veterinarios -sobre todo los imprevistos-, que pueden acabar representando cantidades importantes. Más que para cualquier otra raza, la prevención es la clave para mantener a su gato en buen estado de salud, sobre todo mediante revisiones frecuentes con el veterinario. Además, puede ser especialmente aconsejable contratar un seguro médico para su gato para cubrir cualquier imprevisto y evitar el riesgo de encontrarse en una situación económica difícil.

Además, la pubertad del persa es bastante tardía, ya que se produce en torno a los 12 meses de edad, y alcanza la plena madurez alrededor de los 2 años. Las camadas suelen constar de 2 a 3 gatitos, pero las hembras rara vez dan a luz a gatitos cuando tienen más de 6 años. Su periodo de fertilidad es, por tanto, más restringido que el de muchas otras razas, que pueden seguir teniendo gatitos casi hasta la muerte.

Cualquier propietario que considere la posibilidad de criar a su gata debe ser consciente de que el parto suele ser complicado en el caso de los persas. Esto se debe, en particular, al enorme tamaño de las cabezas de los gatitos. De hecho, la tasa de mortalidad al nacer de los gatitos persas es mayor que la de la mayoría de las otras razas. Más que con cualquier otra raza, es extremadamente importante vigilar el parto de la gata, ya que a menudo es difícil y no es raro que la madre tenga que someterse a una cesárea.

Por último, por razones genéticas, la sordera es más común en los gatos blancos con ojos azules, ya sean persas u otras razas. Por lo tanto, es aconsejable no planear un matrimonio entre dos individuos con pelaje blanco y ojos azules, o incluso sólo con ojos azules, ya que la probabilidad de obtener gatitos sordos o parcialmente sordos es entonces particularmente alta.

Esperanza de vida

10 a 15 años

Aseo

El Gato persa es una raza de gatos de alto mantenimiento, y cualquiera que se plantee adoptar un representante de esta raza debe estar preparado para dedicar algo de tiempo a su cuidado.

De hecho, el aseo (cepillado, peinado y lavado) es una tarea tan cotidiana como necesaria, ya que la longitud del pelo favorece la rápida formación de nudos y enredos. Por lo tanto, es necesario desenredar el pelaje de su gato todos los días, y lo ideal es llevar a su gato a un peluquero profesional con regularidad; la frecuencia exacta depende de cada gato y de su estilo de vida, así como del nivel de exigencia del propietario. También es aconsejable bañar a su gato una vez al mes.

Si su gato tiene acceso al exterior, el cuidado de su pelaje es aún más exigente, ya que las hojas y las plantas pronto se adhieren a él, así como la suciedad y el barro. La caja de arena también requiere una atención especial, ya que puede empezar a enfadarse si se deposita demasiada arena en el pelaje o bajo las patas.

Además, el persa suelta mucho pelo todo el tiempo: ¡vivir con él significa aceptar este hecho! Sin embargo, este desprendimiento puede variar significativamente en función de su origen. Por tanto, este parámetro puede tenerse en cuenta a la hora de buscar un gatito persa, favoreciendo, por ejemplo, una línea en la que el fenómeno no sea demasiado pronunciado. En cualquier caso, la pérdida de pelo es obviamente aún mayor durante los periodos de muda, en primavera y otoño.

Además, sus ojos lloran con frecuencia, por lo que hay que limpiarlos regularmente. Es aconsejable hacerlo una vez al día (o menos si sólo corren un poco), simplemente mojando la zona que las rodea con un guante y agua tibia.

Un gato no ha nacido necesariamente para ser manipulado. Sin embargo, un Gato persa necesita ser manejado mucho, debido a sus altas necesidades de mantenimiento. Por lo tanto, incluso más que con otras razas, es importante acostumbrarlos a ser manipulados desde una edad temprana sin que reaccionen de forma inadecuada.

Alimentación

La dieta del Gato persa es relativamente sencilla, ya que le encantan las croquetas y no es muy exigente. No obstante, es preferible optar por croquetas industriales de calidad.

Por otro lado, debido a su bajo nivel de actividad, esta raza de gato es propensa a la obesidad. Por lo tanto, es aconsejable prestar atención a la cantidad diaria distribuida para evitar el riesgo de que el gato sufra sobrepeso u obesidad. Esto es especialmente cierto si el gato es mayor (y, por tanto, menos activo) y/o si ha sido castrado (sea cual sea la raza, un gato castrado tiene más probabilidades de ganar peso).

Comprar un "Gato persa"

Gato persa
My persian cat – Flickr

La horquilla de precios para adoptar un Gato persa es especialmente amplia, ya que oscila entre 400 y 2500 euros. El sexo del gatito influye en su precio, ya que una hembra cuesta bastante más que un macho. El pelaje, pero sobre todo el pedigrí y los títulos de los padres, también tienen una influencia determinante.

En general, los gatitos que cuestan entre 400 y 600 euros proceden de criaderos de aficionados o no declarados, por lo que son vendidos por particulares. También pueden proceder de criaderos declarados que producen gatitos en grandes cantidades. Conviene estar especialmente atento en estos casos, porque es frecuente que los gatitos no se hayan sometido a una prueba de ADN, por ejemplo contra la PKD (Poliquistosis Renal Dominante). Además, estos gatitos se venden a menudo sin registro LOOF, es decir, sin pedigrí: no son gatitos de raza pura, sino gatitos «tipo persa».

Los gatitos que se venden entre 600 y 1.400 euros suelen proceder de criaderos oficiales: cumplen el estándar de la raza y han sido sometidos a pruebas (al igual que sus padres, incluso antes de la cría) para detectar las enfermedades genéticas más comunes.

Por último, los precios superiores a 1400 euros se refieren a gatitos de líneas excelentes y destinados a la cría. Se refieren sobre todo a los criadores. Además, un cierto número de estos gatos se compran en el extranjero, lo que implica importantes gastos de repatriación. Estos gastos derivados de la compra de los padres explican, en parte, que los precios de los gatitos que dan a luz sean bastante elevados, a pesar de que están destinados simplemente a la compañía.

Además, más allá del coste de adquisición, quien se plantee adoptar un Gato persa debe tener en cuenta que esta raza resulta bastante más cara que otras. Esto se debe principalmente a sus elevadas necesidades de mantenimiento y a su frágil salud.

YouTube player
YouTube player
Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)
Comparte con tus amigos !!

1 comentario en «Gato persa»

  1. El gato persa es una raza maravillosa, en especial el persa chinchilla de línea original (con un poco de hocico). Son juguetones, cariñosos.. en fin, nosotros somos unos enamorados de esta raza. Un abrazo a todos los amantes de los gatos.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.