Gato Safari
Raza no reconocida.

Contenido

"Gato Safari"

Gato Safari
Gato Safari

Historia

El Safari es una raza de gato relativamente nueva, que se remonta a los años 70. Es un híbrido entre el Gato doméstico (o «gato callejero») y el Gato de Geoffroy (Leopardus geoffroyi). Este último es un pequeño felino salvaje -unos 4 kg de adulto- cuyo hábitat es el sur de Sudamérica, desde Bolivia hasta la Patagonia. La raza se llamó primero «Criollo» y luego «Appaloosa». Finalmente, se eligió el nombre de Safari, para hacer referencia a su origen exótico y salvaje.

No está reconocida por organizaciones americanas como la American Cat Fanciers’ Association (ACFA), la Cat Fanciers’ Association (CFA) o The International Cat Association (TICA), ni por organizaciones europeas como el Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), la World Cat Federation (WCF) o la Fédération Internationale Féline (FIFé). No obstante, se han registrado unos 100 ejemplares en la TICA, lo que convierte al Safari en un gato muy raro. Por este motivo y por su precio, algunos lo han llegado a llamar el «Rolls Royce de los gatos».

Los primeros Safaris fueron creados en Estados Unidos en la década de 1970 por la Universidad Estatal de Washington para utilizarlos en un programa de investigación sobre la leucemia. En concreto, se utilizaron como conejillos de indias para estudios con células madre y similares.

Una vez finalizado el proyecto de investigación médica, el programa de hibridación fue abandonado por los investigadores universitarios debido a las dificultades encontradas. Las células del gato de Geoffrey y las del Gato doméstico no contienen el mismo número de cromosomas. Los criadores privados que han tomado el relevo han tenido que enfrentarse al mismo problema genético. En particular, la falta de fertilidad de los machos hace que la raza sea muy difícil de desarrollar. Esta es la razón por la que el Gato Safari sigue siendo tan raro hoy en día.

Características físicas

Como la raza no está reconocida, todavía no se ha establecido ningún estándar para el Gato Safari. Pero su herencia genética lo convierte en un gato atigrado y de aspecto exótico: su pelaje recuerda al del leopardo.

Es un Gato doméstico de gran tamaño: los híbridos de primera generación pueden pesar hasta 15 kilos. Sin embargo, el tamaño tiende a disminuir en las generaciones siguientes, estabilizándose en torno a los 11 kilos para los machos y los 8 kilos para las hembras.

Tamaño y peso

  • Tamaño: De 40 a 45 cm
  • Peso: De 6 a 12 kilos

Carácter y aptitudes

"Gato Safari"

Gato Safari
Gato Safari – Stock Credit; iStock

Existe un número creciente de «razas» que se están desarrollando mediante el cruce de nuestro Gato doméstico Felis catus con gatos salvajes. Aparte de las primeras generaciones, estos gatos están siendo comprados por personas que quieren una mascota con algo diferente, pero el carácter y el comportamiento de los gatos es incierto y muchos de ellos son gatos bastante grandes. A esto hay que añadir los problemas si salen al exterior y son agresivos y muy territoriales con otros gatos, o son mucho más ávidos cazadores causando la devastación de la fauna.

Lo que tampoco se tiene en cuenta es el bienestar de los gatos salvajes que se mantienen para la cría, el peligro para los gatos domésticos que se aparean con los salvajes y el bienestar de las primeras generaciones que no pueden venderse como mascotas sino que deben mantenerse como gatos salvajes.

Mantenerlos confinados puede no contribuir mucho al bienestar del propio gato híbrido.

En conclusión, no hay necesidad de hibridar gatos domésticos con gatos salvajes y las razas resultantes, como el Gato Safari, tienen muchos problemas de bienestar y no deberían criarse ni mantenerse como mascotas.

Salud

El reducido número de individuos dificulta la identificación de los problemas de salud específicos del Gato Safari.

Sin embargo, se sabe que los machos suelen ser infértiles, lo que dificulta la cría de la raza. Los criadores de Safari suelen quedarse con las hembras para la cría, por lo que los gatos disponibles para la adopción son en su mayoría machos no fértiles.

Observación

En general, las razas con pedigrí utilizan una reserva genética mucho menor para la cría que los gatos domésticos y, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos hereditarios. Además, un número de razas de pedigrí «más nuevas» se derivan de cruces entre una o más razas «más antiguas», y en estas situaciones es probable que se perpetúen los problemas hereditarios que se observaron en las razas más antiguas dentro de las razas más nuevas.

Aseo

Como se trata de una raza muy rara, no se han mencionado hasta ahora los requisitos específicos de cuidado del Gato Safari. Lo único que hay que hacer es proporcionar los cuidados generales que necesita cualquier gato doméstico. Como es un gato de pelo corto, basta con un cepillado semanal.

Comprar un "Gato Safari"

El precio de un Gato Safari varía enormemente de un criadero a otro. De media, puede llegar a costar de 4.000 a 6.000€ dada la rareza de esta raza. Su sexo, la exclusividad de su linaje o su edad pueden influenciar en el precio de un Safari. Hay que calcular, además, alrededor de 50€ mensuales para garantizar que cuente con una comida de calidad y mantenerlo en un buen estado de salud.
Hay que tener especial cuidado con los criadores fraudulentos que intentan vender gatos de otras razas bajo el nombre de “Safari”.

5/5 (3 Votos)
Comparte con tus amigos !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.