Gato Sokoke
Federaciones: LOOF, TICA, FIFé,GCCF, AFC

Los gatos Sokoke es una de las pocas razas reconocidas que son de origen natural. Es nativo, significa que han evolucionado por su cuenta, sin intervención humana o selección inicial de cría.

Contenido

Valoraciones del "Gato Sokoke"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Sokoke" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

La génesis del Sokoke

El Sokoke es una de las razas de gatos más raras del mundo. Históricamente ha vivido en estado salvaje en la selva tropical de Sokoke-Arabute, una reserva natural en la costa oriental de Kenia. Sin embargo, no se sabe desde cuándo.

Una de las hipótesis es que desciende de los gatos domésticos que llegaron a finales del siglo XIX con los colonos británicos y luego se apoderaron del bosque de Sokoke-Arabute.

Sin embargo, es más probable que el Sokoke haya vivido en la zona durante mucho más tiempo, en particular a través del contacto con los Giriamas, una tribu local que caza y se alimenta del Sokoke, incluso en la actualidad. Los Giriamas también le dieron su nombre original, Khadzonzo, que significa «como la corteza», en referencia a su pelaje jaspeado.

En cualquier caso, no dejó de intrigar a los científicos, y muchos trataron de estudiarla. Durante mucho tiempo esto fue en vano, dado su sigilo y su propensión a evadirlos.

En 1978, Jeny Slater, una inglesa que vivía en los límites de la reserva natural, descubrió una camada de tres gatitos Khadzonzo abandonados y escondidos en el hueco de un tronco. Decidió llevarlos a casa y alimentarlos. Su fascinación era aún mayor porque normalmente era muy difícil verlos, y mucho menos atraparlos. Se sorprendió mucho al ver lo fácil que era domar a estos pequeños gatos salvajes. Preocupada por la posibilidad de que este animal desaparezca, decidió criarlos. Cuando se hicieron adultos, dos de los pequeños gatos dieron a luz a su primera camada.

Los científicos pudieron finalmente empezar a estudiar el Khadzonzo. Se realizaron pruebas de ADN para averiguar si descendía de los gatos salvajes africanos, pero resultaron negativas: no se pudo establecer ese vínculo. Se decidió entonces llamar al gato simplemente «Gato pelo corto africano«.

En 1984, una amiga danesa de Jeny Slater, Gloria Moldrop, vino a visitarla a Kenia. Encantada con los Khadzonzos, se llevó a Dinamarca a dos de ellos, Jeni y Mzuri, para intentar dar a conocer la raza y contribuir a su desarrollo. De hecho, ese año los expuso en una exposición de gatos en Copenhague.

En 1985, Jeni y Mzuri tuvieron su primera camada. Sin embargo, empezar con sólo dos individuos no era suficiente para establecer un programa de cría que evitara la endogamia y todos los problemas de salud que ésta podría conllevar. En 1990, Gloria Moldrop trajo tres ejemplares más de Kenia y pudo iniciar un verdadero programa de cría con el objetivo de conseguir el reconocimiento de la raza.

El reconocimiento de la «Sokoke»

Gato Sokoke
Sokoke, neutered male – The original uploader was SHD at English Wikipedia. A. Turto en:User:SHD (self made), CC BY-SA 2.5, via Wikimedia Commons

En 1992, Gloria Moldrop presentó varios ejemplares a la Fédération Internationale Féline (FIFé). Al año siguiente, la organización reconoció la raza con el nombre de Sokoke, en referencia al bosque Sokoké-Arabute, su hábitat natural.

En 2003, la International Cat Association (TICA) hizo lo propio. Fue también en este año cuando el Sokoke fue reconocido por el Libro Oficial de Orígenes Felinos (LOOF) francés.

Sin embargo, en 2014, la TICA decidió rebajar su estatus: seguía siendo posible inscribir a sus representantes en los registros llevados por la institución, pero ya no podían competir en las exposiciones felinas organizadas bajo sus auspicios. En efecto, no había recibido el informe que normalmente envían los criadores y que permite establecer estadísticas: número de nacimientos anuales, distribución entre machos y hembras, edad de los reproductores…

En cualquier caso, el Gato Sokoke todavía tiene un largo camino que recorrer para ser plenamente reconocido en todo el mundo. De hecho, sigue siendo ignorada por algunas organizaciones importantes, como la Cat Fanciers’ Association (CFA).

Otros le han dado su bendición, pero sólo de forma preliminar, a la espera de su pleno reconocimiento. Es el caso, por ejemplo, del Governing Council of The Cat Fancy (GCCF) desde 2015, o de la Association Féline Canadienne (CCA), que le otorga el estatus de raza experimental.

La popularidad del «Sokoke»

Una parte de la población del Gato Sokoke sigue viviendo en estado salvaje en el bosque de Sokoke-Arabute, en Kenia. Sin embargo, parece que están en peligro de extinción.

No se puede decir que el Sokoke domesticado se esté imponiendo, ya que sigue siendo extremadamente raro en todo el mundo. Su población también es muy reducida.

En Francia, sólo tres ejemplares fueron inscritos en el Libro Oficial de Orígenes Felinos (LOOF) en los años 2000 y 2010, más concretamente en 2004.

La raza está un poco más establecida en Gran Bretaña, con casi una docena de registros anuales en el Governing Council of The Cat Fancy (GCCF) a finales de la década de 2010. Sin embargo, esto sigue siendo una cuestión de confidencialidad.

En Dinamarca, Gloria Moldrop ha tenido algunos seguidores, por lo que también hay un puñado de criadores. También hay algunos en otros países europeos, como Alemania.

La situación es bastante similar en Norteamérica: tanto en Estados Unidos como en Canadá apenas hay más que un puñado de criadores. Sin embargo, la Association Féline Canadienne (CCA) la ha aceptado como raza experimental, a la espera de su pleno reconocimiento. La organización de referencia en Estados Unidos, la Cat Fanciers’ Association, aún no ha dado el paso.

Características físicas

Sokoke
Sokoke – Flickr

El Sokoke es un felino elegante y distinguido de tamaño medio y tipo semilineal. Los individuos domesticados y criados tienen un aspecto mucho más armonioso que los que se dejan en libertad.

El cuerpo de longitud media es delgado y musculoso, construido alrededor de una estructura ósea fuerte. El pecho está bien desarrollado y es prominente.

La cola es de moderadamente larga a larga. Grueso en la base, estrechándose hacia la punta.

Las patas son altas y delgadas, lo que contribuye a la apariencia elegante del perro, pero son, sin embargo, musculosas. Terminan en pies ovalados con almohadillas negras. Las patas traseras son más largas que las delanteras y tienen un ángulo importante específico de la raza.

La cabeza descansa sobre un cuello largo y musculoso que la separa bien de los hombros. Es pequeño en relación con el cuerpo, y tiene la forma de un triángulo suavizado. El cráneo es casi plano.

Las orejas son de tamaño medio, anchas en la base y redondeadas en la punta. Pueden terminar en penachos, y esta característica es muy apreciada.

Los ojos son grandes, están muy separados, tienen forma de almendra y están ligeramente inclinados. Su color oscila entre el ámbar y el verde claro y son expresivos y brillantes.

La nariz es recta y de longitud media. Termina con una nariz de color rojo ladrillo. Visto de lado, se aprecia una ligera curva cóncava entre la frente y la nariz.

Las almohadillas de los bigotes están bien marcadas, pero no son prominentes. Dominan un mentón fuerte y amplio.

El pelaje del Sokoke es brillante, muy corto y no tiene subpelo. Se trata de un gato atigrado, que puede ser de cualquier tono de negro atigrado. Es preferible que las marcas tengan pelos agudos, es decir, que alternen zonas claras y oscuras.

Por último, este gato no se caracteriza por un dimorfismo sexual pronunciado: los machos y las hembras son bastante similares en tamaño y peso.

Tamaño y peso

  • Tamaño: 30 cm
  • Peso: De 3 a 5 kilos

Estándar de la raza

Los estándares de la raza son documentos elaborados por organismos oficiales que enumeran las condiciones que debe cumplir un Gato Sokoke para ser plenamente reconocido como perteneciente a la raza:

Carácter y aptitudes

Sokoke
Sokoke –Flickr

Aunque pueda parecer sorprendente, el Sokoke era originalmente un gato salvaje y era fácilmente domesticable.

Incluso disfruta de la compañía de los humanos, y es especialmente apegado, amable y cariñoso con los miembros de su familia, tanto con los adultos como con los niños. También es muy juguetón, lo que le convierte en un excelente compañero de entretenimiento para ellos, y viceversa. Sin embargo, esto no impide una cierta precaución: un niño pequeño y un gato nunca deben dejarse solos sin supervisión, y esto se aplica a todas las razas. En cualquier caso, las cosas van mejor si los niños son lo suficientemente mayores como para haber aprendido a comportarse de forma respetuosa con su acompañante.

Su carácter lúdico y su inteligencia hacen que sea esencial proporcionarle juguetes interactivos para estimular y desarrollar sus facultades. Siempre juega muy intensamente durante cortos periodos de tiempo, luego necesita calmarse para volver a empezar. Por supuesto, es aún más feliz cuando puede jugar con su familia. Las posibilidades son muy numerosas, ya que su proximidad a la familia y su inteligencia le hacen perfectamente capaz de aprender diferentes trucos. Por ejemplo, coger un objeto que se le lanza es muy divertido para él. Al tratarse de una actividad con su familia y pasar tiempo con ellos, tampoco le molesta que le paseen con correa y puede acostumbrarse a ello.

Más ampliamente, su intensa relación con su familia significa que es tanto un buscador de atención como un dador de atención. Participa de buen grado en las actividades familiares y tiende a seguir a los miembros de la familia y a saludarlos en la puerta cuando llegan a casa. Esto es especialmente cierto en el caso de la persona que más se preocupa por él, aunque no ignora a los demás.

También es muy vocal cuando interactúa con los miembros de la familia. Ronronea con fuerza para expresar su bienestar, maúlla suavemente para calmar a sus dueños cuando su gran sensibilidad le hace intuir que están en un estado emocional inusual, o da su opinión sobre el programa de televisión. Bastante hablador, sabe utilizar diferentes tonos reconocibles para comunicarse: estas diferentes modulaciones permiten saber rápidamente, por ejemplo, si está pidiendo un abrazo, pidiendo atención, pidiendo comida o indicando que tiene dolor.

Es leal a su familia y disfruta interactuando con ellos, por ejemplo jugando o recibiendo mimos. Por supuesto, también necesita tiempo aparte, ya que podría estar en la naturaleza. Sin embargo, no le gusta estar solo: incluso cuando descansa tranquilamente en su rincón, agradece que haya alguien cerca.

Cercano a los suyos, el Sokoke es también muy sociable con los extraños que entran en sus dominios. No es de los que se asustan ni son agresivos con ellos: aunque no se debe esperar que los abrace, jugará alegremente con ellos.

También es capaz de compartir su hogar con otro perro. Sin embargo, como es bastante territorial, es necesaria una adaptación gradual para que todo vaya bien, y lo ideal es que la convivencia se establezca desde la edad más temprana de los dos protagonistas.

El Sokoke es muy activo y no pertenece realmente a un piso. Para prosperar, necesita vivir en una casa con un jardín al que pueda tener libre acceso, gracias a una gatera, por ejemplo. Su instinto es trepar a los árboles, donde en la naturaleza solía pasar la mayor parte del tiempo. Esto le permite recuperar parte de su estado original, cazar insectos, satisfacer su curiosidad y vigilar su territorio. Es especialmente ágil en este ámbito.

También le gusta tener algo de altura cuando está dentro de casa, por lo que un árbol para gatos es una compra esencial para que se sienta cómodo.

Además, el Sokoke se diferencia de sus compañeros en su atracción por el agua; no sólo le gusta jugar con ella, sino que es una de las razas de gatos a las que les gusta nadar. Así que no se sorprenda de verle volver empapado de sus andanzas, ya que está encantado de bañarse en un río o un lago. Sin embargo, si hay una piscina en la casa, es mejor cubrirla para evitar que se meta en ella, ya que el agua clorada no es buena para los gatos y si la beben regularmente puede causarles problemas renales e irritar su piel. Por lo tanto, si consigue meterse en ella, es mejor enjuagarlo después con agua limpia.

Igualmente, después de cualquier baño en cualquier lugar, o incluso simplemente cuando vuelva del exterior mojado, es importante secarle bien con una toalla para que luego pueda acurrucarse en una manta y evitar que se enfríe. Por supuesto, esto es aún más importante cuando la temperatura es baja.

Salud

"Gato Sokoke"

Sokoke
Sokoke

El Sokoke salvaje ha sido poco estudiado. Además, su domesticación es relativamente reciente y la población de la raza sigue siendo pequeña. Todo esto explica que haya poco tiempo para conocer las enfermedades a las que está especialmente expuesto este gato. Sin embargo, se sabe que el gato goza generalmente de buena salud.

También se sabe que soporta muy bien las altas temperaturas, lo que no es de extrañar para un animal originario de las selvas tropicales de Kenia. Sin embargo, también se sabe que teme el frío, sobre todo porque no tiene subpelo. Sin embargo, puede adaptarse a todos los climas, siempre que tenga acceso constante a un lugar bien calentado donde pueda refugiarse cuando haga frío, para no resfriarse. Este riesgo no debe tomarse a la ligera, ya que la coriza, o resfriado común, puede tener consecuencias de por vida. El riesgo es aún mayor para los gatos jóvenes y viejos, que son más frágiles y, por tanto, más propensos a resfriarse.

Para adoptar un Sokoke, es imprescindible contactar con un criador serio. Esto le dará la mejor oportunidad de tener un gatito sano y de mantenerlo así. En efecto, un verdadero profesional se toma el tiempo de socializar a los pequeños felinos y de vigilar su salud desde una edad muy temprana. Pero, sobre todo, como el fondo genético de la raza es bastante reducido, también puede garantizar que los padres no tienen un ancestro común para evitar problemas de endogamia. También puede presentar un certificado de buena salud expedido por un veterinario, así como la cartilla sanitaria o de vacunación en la que constan las vacunas administradas al animal.

Una vez finalizada la adopción, es responsabilidad del propietario cuidar de la salud de su pequeño compañero durante toda su vida. En particular, deben asegurarse de que la mascota reciba una revisión periódica por parte de un veterinario, para asegurarse de que todo está bien o, por el contrario, para diagnosticar cualquier problema lo antes posible y poder reaccionar lo mejor posible. Una vez al año es el mínimo, y es mejor ir más allá cuando el animal se hace mayor. Además, estas citas son también una oportunidad para repetir las vacunas necesarias.

Además, el propietario debe dar a su gato los tratamientos necesarios a lo largo del año para asegurarse de que está siempre protegido contra los parásitos. Esto es aún más importante para un animal como él, que pasa buena parte de su tiempo en el exterior y al que le gusta subirse a los árboles.

Aseo

El Sokoke es un gato de bajo mantenimiento.

Esto es especialmente cierto en el caso de su pelaje muy corto, que no tiene subpelo: un simple cepillado semanal es suficiente para eliminar el pelo muerto.

También es importante revisar sus oídos una vez a la semana y limpiarlos con un paño húmedo para eliminar cualquier impureza, que de lo contrario podría acabar acumulándose e infectándose (infecciones de oído, etc.).

Debe aprovechar la oportunidad para revisar sus ojos. Si están sucios, limpiar las esquinas con un paño húmedo también reducirá el riesgo de infección.

El cepillado regular de los dientes de su mascota también es esencial. Esto debe hacerse al menos una vez a la semana, aunque lo ideal es hacerlo a diario. De lo contrario, la placa se acumula y acaba convirtiéndose en sarro. Esto puede conducir no sólo al mal aliento, sino también a enfermedades más o menos graves.

Por último, es necesario comprobar la longitud de las uñas del gato cada mes. Si se alargan demasiado, existe el riesgo de que se produzcan lesiones, molestias o roturas. Debido a su alto nivel de actividad, esto no es un problema, debido al desgaste natural. Sin embargo, el desgaste natural puede no ser suficiente (por ejemplo, en el caso de una persona menos activa y/o de edad avanzada), y puede ser necesario el recorte manual. En cualquier caso, incluso para un individuo con libre acceso al exterior, la presencia de un poste de rascado (ya sea en el interior o en el exterior) es esencial. Esto les permite satisfacer su necesidad esencial de rascarse en un objeto diseñado para ello, en lugar de utilizar muebles o cortinas, por ejemplo.

Ya sea para el pelaje, las orejas, los ojos, los dientes o las garras, los distintos tratamientos necesarios para el cuidado del Sokoke están al alcance de todos. Sin embargo, para evitar el riesgo de hacerle daño o lesionarle -y traumatizarle al mismo tiempo- es mejor pedir consejo a un veterinario o a un peluquero la primera vez. Esto le permitirá conocer los gestos adecuados para actuar de forma segura y eficaz.

La mejor manera de conseguir que estos cuidados se conviertan, con el tiempo, en un momento especial entre el propietario y su mascota, es acostumbrar a ésta desde muy joven. Además, apreciará aún más estos momentos si están salpicados de mimos y caricias, o incluso si permiten un poco de conversación, ya que le gusta mucho hablar.

Alimentación

En su estado natural, el Sokoke pasa la mayor parte del tiempo en los árboles, donde también caza. A diferencia de sus congéneres, no come pájaros ni roedores, sino insectos como grillos, mariposas y moscas. Luego desciende para ingerir su botín con hierba.

Un individuo domesticado necesita la comida que le proporciona su amo para satisfacer sus necesidades nutricionales. Por lo tanto, tanto cuantitativa como cualitativamente, debe adaptarse a su edad, su salud y su nivel de actividad.

Los productos industriales de calidad suelen cumplir perfectamente esta función. Sin embargo, no es aconsejable alimentar a su perro con comida para humanos, que probablemente no satisfaga sus necesidades nutricionales a menos que haya sido cuidadosamente seleccionada para este fin. Por eso, darle restos de la mesa o dejarle rebuscar en la basura no suele ser una buena idea, sobre todo porque algunos alimentos populares entre los humanos son tóxicos para los gatos. Por lo tanto, es mejor evitar estas situaciones, y esto desde una edad muy temprana, para evitar que desarrolle malos hábitos.

Por último, el Sokoke, al igual que cualquier otro gato, debe disponer de agua fresca en todo momento.

Comprar un "Gato Sokoke"

El Sokoke es una de las razas de gatos más raras del mundo. Aunque se ha extendido a varias regiones lejos de su Kenia natal, sobre todo en Europa y Norteamérica, el número de criadores sigue siendo muy limitado. Por lo tanto, una persona que desee adoptar un representante de esta raza no debe temer viajar muchos kilómetros o tener que esperar varios meses.

Aun así, el precio de un gatito Sokoke suele rondar entre 1500 y 1800 euros.

Sin embargo, cuando se adopta un gato del extranjero, es importante tener en cuenta que al precio del gato se añaden los costes de transporte y los costes administrativos. Además, es necesario, por supuesto, informarse sobre la legislación relativa a la importación de animales y cumplirla.

Sea cual sea el país, el precio cobrado puede variar significativamente en función de la reputación del criadero, el linaje del que procede el animal y, sobre todo, sus características intrínsecas, especialmente en lo que respecta al físico. Este último punto explica por qué puede haber diferencias significativas dentro de la misma camada.

Videos del "Gato Sokoke"

Nombres alternativos:

Sokoke Forest Cat, African Shorthair, khadzonzo or kadzonzo

0/5 (0 Votos)
Comparte con tus amigos !!

1 comentario en «Gato Sokoke»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.