Gato Van turco
Federaciones: LOOF, CFA, ACF, ACFA, TICA, FIFé, WCF

Aunque está reconocido por la mayoría de las asociaciones felinas, el Gato Van turco sigue siendo una raza rara, incluso en su país de origen, donde sólo se registraron 200 ejemplares en 1992.
Photo: wilkipedia

Contenido

Valoraciones del "Gato Van turco"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Van turco" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El turco del lago Van, a veces llamado simplemente Gato Van turco, es una raza natural muy antigua, originaria, como su nombre indica, de la región del lago Van, en el este de Turquía. Está presente desde hace varios siglos, como atestiguan los relatos de los mercaderes que traían sus productos de Oriente, e incluso desde hace varios milenios, como parecen demostrar algunos grabados de hace casi 5.000 años. Además, se extendió gradualmente a las zonas circundantes: Armenia, Siria, Irak, Irán e incluso el Cáucaso ruso.

Sea cual sea su antigüedad, sus orígenes exactos están sujetos a muchas leyendas.

Una de ellas es que su cola quedó atrapada en una puerta del Arca de Noé, lo que dejó una mancha que permanece hasta hoy. A continuación, Dios se acercó para calmar al gato y, acariciándolo en la cabeza, le dejó también una marca de color, añadiendo el toque final al característico patrón de van de la raza (cuerpo blanco, cola y cabeza de color). La tradición islámica considera que Alá le acarició la espalda, dejando unas marcas de color en su blanco pelaje, que ahora se llaman a veces «la huella de Alá».

Después de tanta emoción, el pequeño felino decidió no esperar a que el Arca atracara: saltó por la borda y demostró por primera vez sus dotes de nadador alcanzando la cima del monte Ararat, y luego las orillas del lago Van cuando las aguas se retiraron. Otra explicación posible -y más plausible- de su afición a la natación es que las abrasadoras temperaturas veraniegas de la región habrían hecho que estos gatos buscaran el agua fresca del lago. La presencia de numerosos peces, una importante fuente de alimento en estas difíciles regiones montañosas, es otra probable razón de su atracción por el agua.

En cualquier caso, el Van turco ha permanecido aislado en sus montañas durante muchos siglos, sin ser realmente domesticado por el ser humano. Aunque es probable que algunos caballeros trajeran ejemplares a Europa en la época de las Cruzadas (1095-1291), permaneció en gran medida desconocida en el mundo occidental hasta la década de 1950.

En 1955, Laura Lushington y Sonia Halliday, dos turistas británicas que visitaban Turquía, recibieron como regalo dos gatitos blancos con cola y cabeza rojas. Los llevaron de vuelta a Inglaterra y comenzaron a promocionar la nueva raza. Con la ayuda de la criadora Lydia Russell, importaron más gatos, una tarea difícil no sólo por los trámites administrativos, sino también por la rareza de la raza incluso en su país de origen. Sin embargo, lograron iniciar un programa de cría y se propusieron que el gato fuera reconocido por las asociaciones felinas.

Lograron su objetivo en 1960, con el reconocimiento de la raza por la Fédération Internationale Féline (FIFé). La raza se llamaba originalmente Gato Turco, pero el nombre se cambió a Van Turco para evitar la confusión con el Gato Angora turco. El prestigioso Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), organismo británico de referencia, la reconoció en 1969.

Los primeros Van Turco llegaron a Estados Unidos en la década de 1970, y la raza se incluyó entre las reconocidas por la Asociación Internacional del Gato (TICA) desde su creación en 1979. Sin embargo, no fue hasta 1983 y el trabajo de los criadores Barbara y Jack Reark que la raza realmente despegó en Norteamérica. Fue aceptada por la Cat Fanciers’ Association (CFA) americana en 1988 y recibió el pleno reconocimiento de la organización seis años después, en 1994, lo que abrió la puerta a las exposiciones felinas organizadas bajo sus auspicios.

Dicho esto, aunque está reconocido por la mayoría de las asociaciones felinas, el Gato Van turco sigue siendo una raza rara, incluso en su país de origen, donde sólo se registraron 200 ejemplares en 1992. Ha sido designado tesoro nacional y es objeto de un programa de conservación.

En los Estados Unidos, el Gato Van turco se encuentra cerca de la parte inferior de la clasificación de razas felinas en función del número de registros de la CFA. En Gran Bretaña, las estadísticas del GCCF muestran que sólo se registran una veintena de personas cada año, frente a un centenar a principios del siglo XXI. Las cifras en Francia son del mismo orden de magnitud, con unos 20 o 30 individuos inscritos cada año en el Livre Officiel des Origines Félines.

Características físicas

Gato Van turco
Thor, the Turkish Van – Louiethe27th, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El Gato Van turco tiene un tipo de cuerpo largo y poderoso y es una de las razas de gatos más grandes del mundo, con muchos ejemplares que alcanzan un metro de longitud o más. Por otro lado, es de crecimiento lento, alcanzando la madurez sólo a la edad de 3 a 5 años.

Su cuerpo es largo y ancho, y los machos tienen una marcada masa muscular en el cuello y los hombros. Las patas son bastante largas y musculosas, y terminan en pies con cinco dedos por delante y cuatro por detrás. La cola también es larga, mantiene su aspecto tupido tanto en invierno como en verano y está en constante movimiento, ya sea de buen o mal humor.

La cabeza es ancha y de forma triangular, pero con contornos suavizados por unos pómulos altos y prominentes y un hocico redondeado. Las orejas son de tamaño medio, colocadas en lo alto del cráneo y terminadas en una punta cóncava. Los ojos, grandes, redondos y expresivos, están colocados en un ligero ángulo a lo largo de la línea que va de la punta de la nariz a la base de la oreja. Pueden ser de color azul, ámbar o uno de cada color, la combinación más popular en su país de origen.

El pelaje no tiene subpelo y su textura es similar a la de la cachemira. Es impermeable, lo que le permite salir del agua relativamente seco. Largo y tupido en invierno, se vuelve mucho más corto en verano, cuando sólo la cola recuerda que se trata de una raza felina de pelo largo.
El pelaje es blanco, con la cola coloreada y manchas del mismo color en la cabeza. Este patrón también puede existir en otras razas y se denomina patrón van, en referencia a este gato. Pueden tener otras manchas repartidas por el cuerpo. Su color original es el rojo castaño, pero también se admiten otros colores: crema, negro, azul y marrón. Sin embargo, algunos individuos son completamente blancos, sin manchas, y se les denomina Vankedisi.

Es interesante saber que, desde el punto de vista genético, el Van turco no es blanco manchado, sino que está coloreado con una gran mancha blanca, una característica llamada piebald.

Por último, el dimorfismo sexual es marcado, siendo el macho más largo y ancho que la hembra.

Tamaño y peso

  • Tamaño macho: 32 a 36 cm
  • Tamaño hembra: 30-35 cm
  • Peso macho: 6-9 kg
  • Peso hembra: 5-7 kg

Variedades

El Gato Van turco se confunde a veces con un Gato Angora turco con la cola y la cabeza coloreadas, pero son dos razas completamente diferentes.

El Van Kedisi, en cambio, con su inmaculado pelaje blanco, es un Gato turco del lago Van y es reconocido como tal por las asociaciones felinas.

Carácter y aptitudes

El Gato Van turco tiene una fuerte personalidad. Para una convivencia armoniosa, es necesario ganarse su confianza y afecto desde una edad temprana. Tras haber vivido en estado semisalvaje en su región natal durante siglos, sólo recientemente se ha domesticado y ha conservado cierta independencia. No son los gatos tan susceptibles que hay, a los que les gusta dormir en el regazo de su dueño o que les cojan en brazos. Pero cuando está a gusto con los miembros de su familia, es un compañero devoto y cariñoso que disfruta pasando tiempo con ellos -especialmente con su humano favorito entre ellos- y no duda en seguirlos por toda la casa.

"Gato Van turco"

Gato Van turco
Turkish Van – Louiethe27th, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

También prefiere la compañía de su propia raza a la de otras razas de gatos. Sin embargo, se lleva bien con otros gatos y con los perros que se comportan como tales, siempre y cuando se haya criado con ellos y respeten su autoridad. Sin embargo, debe evitarse la cohabitación con roedores, reptiles, aves o peces, ya que las posibilidades de supervivencia de estos últimos son mínimas en presencia de dicho cazador.

Por otra parte, el Van turco no plantea dificultades con los niños, siempre que hayan aprendido a comportarse bien con un gato. Puede pasar horas con los que juegan con él, por ejemplo, jugando con una pelota, pero puede reaccionar violentamente con los que le tiran de la cola o del pelo. En cualquier caso, las interacciones entre un gato y un niño pequeño deben ser siempre supervisadas por un adulto.

Increíblemente activo, al Gato Van turco le encanta saltar y utilizar sus poderosas patas para trepar por las cortinas y alcanzar el punto más alto del salón, ya sea la parte superior de un mueble o una puerta, y luego sentarse allí para admirar su reino. También le encanta jugar a perseguir un ratón de tela agitado por su dueño y es capaz de aprender a recuperar objetos. Su energía parece inagotable y, obviamente, no es la raza para las personas que quieren un compañero que permanezca tranquilo y callado todo el día.

Su inteligencia le hace capaz de resolver problemas complicados y disfruta con todo tipo de rompecabezas para gatos, especialmente los que ofrecen recompensas en forma de golosinas. También se sabe que aprende rápidamente a utilizar un grifo.

Su fascinación por el agua no tiene límites, y no se cansa de jugar con el agua corriente o el agua de su cuenco. Muchos de los representantes de la raza no dudan en lanzarse al agua y dar unas cuantas vueltas, lo que les ha valido el apodo de «gato nadador». Sin embargo, no está exenta de riesgos: en particular, puede llevar a algunos gatitos a situaciones muy peligrosas, y a veces incluso mortales.

Además, aunque el gato puede vivir en el interior, su familia a menudo prefiere permitirle retozar y jugar en el exterior, para no encontrar cachivaches volcados o un estanque en el baño. El Gato Van turco no es muy sostenible y sabe abrir un grifo, pero suele olvidarse de cerrarlo. Además, si un obstáculo (un jarrón, por ejemplo) tiene la mala suerte de interponerse en su camino hacia la parte superior del armario, se abre paso con un zarpazo que no le deja ninguna posibilidad.

También parece ser bastante sensible a ciertos olores y ruidos, con el riesgo de irritarse, asustarse o sorprenderse – y una reacción violenta como resultado. Cuando su nariz pasa de rosa a rojo, es una clara señal de que es mejor dejar que se calme y no meterse con él.

Por último, el Van turco sólo es moderadamente vocal, y su voz tranquila recuerda a veces a la de una oveja.

Salud

Gato Van turco
Adult Turkish Van, black variety – Mari Moreshead, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El Gato Van turco es una raza de gato muy resistente y se adapta especialmente bien a las condiciones climáticas extremas, tanto al frío en invierno como al calor en verano. Además, no se conocen enfermedades genéticas hereditarias.

Existen algunos informes sobre la cardiomiopatía hipertrófica felina, una enfermedad cardíaca relativamente común en los gatos domésticos que puede ser mortal. Sin embargo, a diferencia de otras razas, nunca se ha demostrado que sea una condición hereditaria en este gato.

Además, como todos los gatos grandes, es más propenso a la displasia de cadera, una enfermedad que afecta a las articulaciones de la cadera y que es indolora en los casos leves, pero que provoca grandes dificultades de movimiento en los casos graves.

Por último, aunque no es una enfermedad en sí, la obesidad es un riesgo importante para cualquier gato. En este caso, el nivel de energía del Van turco suele protegerlo de los problemas de los gatos con sobrepeso, especialmente si tiene acceso al exterior.

Esperanza de vida

13 a 17 años

Aseo

El mantenimiento del Gato Van turco es mucho más sencillo de lo que su largo pelaje podría sugerir. De hecho, al no tener subpelo y tener una textura similar a la de la cachemira, tiene poca tendencia a los nudos. De hecho, un simple cepillado semanal es suficiente.

Por otro lado, durante el periodo de muda, en otoño y sobre todo en primavera, el gato muda mucho; entonces es necesario cepillarlo todos los días para eliminar el pelo muerto.

Bañar a su gato no suele ser necesario, y puede ser complicado si no estaba acostumbrado a ello de pequeño. De hecho, aunque son una raza amante del agua y algunos son incluso grandes nadadores, ser manipulados en general, y lavados en la bañera en particular, es cualquier cosa menos su actividad favorita.

Tanto si le gusta como si no, conviene revisar semanalmente sus ojos y oídos para asegurarse de que no hay suciedad ni principio de infección, y limpiarlos a fondo con un paño limpio y húmedo.

Por último, debes recortar las uñas de tu gato en cuanto empiecen a ser demasiado largas y puedan resultar molestas. Sin embargo, para los gatos que pasan la mayor parte del tiempo en el exterior, el desgaste natural suele ser suficiente.

Alimentación

El Gato Van turco no plantea ningún problema en cuanto a la alimentación y se adapta perfectamente a la comida comercial para gatos. Sin embargo, la comida debe ser de buena calidad para proporcionarle todos los nutrientes que necesita, y estar adaptada a su edad y nivel de actividad.

Además, como es capaz de autorregularse, puedes dejarle comida disponible en su cuenco en todo momento.

Como son muy activos, no son propensos a la obesidad, pero sus dueños deben asegurarse de que no ganen peso, especialmente si viven en un piso. Si el perro tiene sobrepeso, es aconsejable consultar al veterinario para cambiar sus hábitos alimenticios, si es necesario.

Comprar un "Gato Van turco"

El precio de un Gato Van turco oscila entre 800 y 1000 euros. Sin embargo, este gato es relativamente raro y bastante difícil de encontrar, sobre todo debido a las prohibiciones de exportación impuestas por Turquía, su país de origen. De hecho, los gatitos a menudo sólo están disponibles en una lista de espera.

Sin embargo, no hay una diferencia de precio significativa entre los machos y las hembras.

Videos del "Gato Van turco"

YouTube player
YouTube player
Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)
Comparte con tus amigos !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.