Grifón Belga

Grifón Belga

El Grifón Belga (Griffon Belge) es una raza creada en el siglo pasado con cruces de Affenpinscher, Yorkshire, Schnauzer Enano y Carlino. Se estima que la raza se estabilizó a finales del siglo XIX. Ya en la década de 1890 era muy popular en Bruselas.

Según el estándar la variedad de talla pequeña no debe superar los 3 kg; la grande no debe rebasar los 5 Kg. Se trata por tanto de un perro minúsculo, de cabeza redonda y frente convexa. Su trufa es ancha y negra, un hocico corto con barba y bigotes abundantes como cerdas. El maxilar inferior prominente y ancho, avanza más que el superior siendo, por tanto, los dientes inferiores más salientes que los superiores.

Los ojos son grandes, redondos y oscuros. Las orejas derechas, cortadas en punta. Tiene un cuello fuerte y un tórax profundo. La cola amputada a dos tercios, llevada alta. Su pelo es duro, abundante y desordenado.

El color puede ser negro, negro y fuego, o negro y rojo mezclados.

Debido a la redondez del cráneo de los cachorros, las hembras tienen dificultades en el parto; por eso frecuentemente es necesario recurrir a la cesárea. El tamaño de la camada a menudo determina el alcance de estas complicaciones.

A pesar de tener un aspecto agrio, es un perro más bien dulce, afectuoso, obediente, adiestrable y muy vivo. Siendo un perro de patio y caballeriza, es gran cazador de ratones, desea todavía la libertad del bosque y del prado, pero se lo considera un agradable perro de compañía.

No tiene mucha simpatía por los niños.

Grifón Belga

Deja un comentario