Jungle Curl
Federaciones: REFR

Jungle Curl
Jungle Curl – wanimobuzz.fr

Contenido

Historia

El Jungle Curl es una raza experimental de Norteamérica, tan nueva y confidencial que no está reconocida por ninguna organización felina importante. La única institución que permite el registro de un gato de la selva es el Registro de Felinos Raros y Exóticos (REFR), una pequeña asociación que, como su nombre indica, está especializada en razas de gatos raros y exóticos.

Debido a la falta de reconocimiento por parte de las distintas organizaciones felinas nacionales e internacionales, no existe un estándar que defina la apariencia de un Jungle Curl. El resultado es que los distintos criadores de la raza no tienen necesariamente los mismos criterios y crean regularmente nuevas líneas, lo que dificulta la unificación de la raza.

Sin embargo, todos los Jungle Curl tienen algo en común: son el resultado de cruces entre el Gato doméstico y el gato de la jungla (Felis chaus), un gato salvaje que se encuentra en Egipto, el Cáucaso, Asia Central, la India y el Sudeste Asiático.

Esta hibridación entre el Felis chaus y el gato doméstico no es nueva: los primeros experimentos en este campo se remontan a los años 60 y dieron lugar a el Gato Chausie, una raza de gato doméstico reconocida desde entonces. Sin embargo, el Jungle Curl no es un Gato Chausie: son dos gatos muy diferentes.

Por lo general, una línea de Jungle Curl se crea cruzando un gato de la jungla (Felis chaus) con un Curl americano, pero los criadores también suelen utilizar otras razas como el Highland Lynx o el Hemingway Curl. Los híbridos resultantes se cruzan con otros gatos domésticos, como el Gato Abisinio, el Gato Chausie, el Gato Serengeti o el Gato Bengala.

El Jungle Curl es un gato poco común, que se encuentra principalmente en Estados Unidos y Canadá, aunque también existe en Europa. Sin embargo, en cualquier país, el número de criadores se puede contar con los dedos de una mano.

Características físicas

El Jungle Curl es un gato de tamaño medio y aspecto salvaje, con un cuerpo largo y delgado. Sin embargo, hay una gran disparidad de tamaños, según las razas utilizadas en los distintos cruces. Las patas traseras son ligeramente más largas que las delanteras y la cola es de media a larga.

La polidactilia es común en esta raza, pero debido a la falta de un estándar, las opiniones difieren: algunos criadores la fomentan favoreciendo los gatos polidáctilos para la cría, mientras que otros prefieren intentar eliminar esta característica.

La cabeza del Jungle Curl es más bien redonda, con ojos rasgados que varían en color de amarillo a verde. El rasgo más distintivo del Jungle Curl son sus pequeñas orejas redondas, parecidas a las de un león, que se curvan hacia atrás en mayor o menor medida según el individuo. Estas orejas redondas y curvadas son la principal diferencia entre el Jungle Curl y el Gato Chausie -la raza con la que a menudo se confunde el Jungle Curl-, que tiene orejas grandes, altas y triangulares.

Hay ejemplares de pelo largo y de pelo corto. En cualquier caso, los patrones preferidos de la REFR (Registro de Felinos Raros y Exóticos), son el leonado y el leopardo. En cuanto al color del pelaje del gato, la diversidad está a la orden del día, ya que encontramos individuos con un pelaje plateado, así como chocolate, azul, negro ébano, lila púrpura, crema o incluso rojo.

Por último, el dimorfismo sexual está bien marcado, siendo el macho más grande que la hembra.

Tamaño y peso

  • Tamaño macho: 28 a 35 cm
  • Tamaño hembra: 25-32 cm
  • Peso macho: 6-12 kg
  • Peso hembra: 4-10 kg

Carácter y aptitudes

Jungle Curl
Jungle Curl
A menudo es arriesgado aventurar una definición general del carácter de los individuos de una raza, pero esto es especialmente cierto en el caso del Jungle Curl, ya que se trata de una raza experimental que no ha sido establecida ni unificada entre diferentes criadores. Sin embargo, hay algunos aspectos que parecen emerger en este gato que ha conservado el aspecto y la inteligencia de sus antepasados salvajes, al tiempo que tiene el carácter de un Gato doméstico.

Así pues, el Jungle Curl es un gato cariñoso, cercano a su familia y aficionado a los niños. Está muy apegado a su dueño y requiere mucha atención, por lo que es de temer un comportamiento destructivo del gato si pasa demasiado tiempo solo.

La convivencia con otros gatos o con perros acostumbrados a la presencia de un gato suele ir bien, pero no se recomienda tener pequeños roedores en la casa: esto despertaría sus instintos salvajes, por lo que es probable que un día los ahuyente.

El Jungle Curl es un gato juguetón y activo, al que le encanta perseguir una pelota o llevar cosas a su dueño. Se adaptan bien a la vida en un piso, pero les gusta poder salir de vez en cuando a correr y trepar a los árboles. Sin embargo, es importante ser consciente de que su fuerte instinto explorador puede llevarle más allá de los límites del jardín. Dependiendo de la ubicación, esto puede poner en peligro su propia seguridad y/o la de los pequeños animales del vecindario.

Por último, el Jungle Curl es bastante territorial, hasta el punto de que algunos individuos se convierten en verdaderos «gatos guardianes» capaces de hacer saber a los extraños que no son bienvenidos. Este instinto territorial contrarresta su necesidad de explorar el entorno y le lleva a regresar a su hogar la mayoría de las veces por su cuenta.

Salud

Como el Jungle Curl es una raza de gato nueva y poco común, no hay información fiable sobre posibles enfermedades hereditarias o predisposiciones particulares a ciertas afecciones.

Muchos criadores afirman que el pelaje especial del Jungle Curl lo convierte en una raza de gato hipoalergénica y no provoca reacciones alérgicas en las personas con alergias a los gatos.

Esperanza de vida

10 a 15 años

Aseo

El Jungle Curl es una raza de gato de fácil cuidado.

El cepillado semanal elimina el pelo muerto y distribuye la grasa de la piel, lo que es suficiente para mantener el pelaje limpio y sano.

Esta sesión de acicalamiento es también una oportunidad para comprobar que los ojos, las orejas y los dientes del gato están limpios y que no hay signos de infección.

En cuanto a sus garras, el desgaste natural suele ser suficiente, especialmente si tiene la oportunidad de salir al exterior y/o tiene un poste de rascado. Si no es así, basta con recortarlas con un cortaúñas de vez en cuando.

Comprar un "Jungle Curl"

El precio de un gatito Jungle Curl varía enormemente de un criador a otro y según las características del animal. Esto se debe principalmente al hecho de que esta raza es todavía experimental y no está estandarizada; por ejemplo, la polidactilia del gato es considerada por algunos criadores como un defecto que justifica un precio reducido, mientras que para otros es, por el contrario, una característica buscada, con un precio más alto como resultado.

El rango de precios es, por tanto, amplio, de 1500 a 2500 euros.

En cualquier caso, la rareza de este gato hace que sea difícil encontrar gatitos Jungle Curl disponibles para la venta.

Legislación

El Jungle Curl es un gato híbrido, pero no es una raza reconocida, por lo que la normativa que le afecta no está nada clara. En cualquier caso, dado que algunas autoridades locales prohíben los gatos híbridos nacidos de un cruce forzado o natural entre un animal doméstico y un animal salvaje, se recomienda encarecidamente preguntar al criador, a un veterinario y/o al ayuntamiento sobre las posibles restricciones que puedan aplicarse.

Jungle Curl Male
Savannah and jungle curl

Bobtail japonés
Reconocido por la CFA, TICA, CCA-AFC

El Bobtail japonés es un gato inteligente, juguetón y muy curioso, que irradia alegría por la vida.
Bobtail japonés
A white Japanese Bobtail cat – Valter Wei, CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons

Contenido

Valoraciones del "Bobtail japonés"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Bobtail japonés" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El Bobtail japonés debe su nombre a su cola muy corta y en forma de pompón, característica de la raza. Existen dos tipos: el Bobtail japonés de pelo corto y el Bobtail japonés de pelo largo. La mayoría de los organismos oficiales consideran que se trata de dos variedades de la misma raza, pero la TICA (Asociación Internacional del Gato) considera que cada una es una raza por derecho propio.

Los registros más antiguos de esta raza se remontan al siglo VI. Pero, a pesar de su nombre, es probable que en realidad se haya originado en China o Corea. Algunos textos japoneses antiguos cuentan que el gato fue regalado inicialmente al Emperador de Japón por el Emperador de China o Corea como señal de amistad. Otra hipótesis es que el Bobtail japonés fue traído a Japón por los primeros monjes budistas (que también vinieron de Corea en la misma época), ya que lo utilizaban para controlar a los roedores con el fin de proteger los libros y documentos de papel de arroz almacenados en los templos.

Sea cual sea su origen, se cree que es una raza natural, es decir, no creada ni modificada por la mano del hombre.

Originalmente, el Bobtail japonés era especialmente popular entre los criadores de gusanos de seda en Japón debido a sus increíbles habilidades de caza. Les permitió deshacerse de los roedores para siempre.

La familia imperial también cayó rápidamente bajo el hechizo de la raza, y le concedió privilegios reservados a la nobleza: se le dieron todos los cuidados. En el siglo X, el emperador Idi-Jo incluso importó más ejemplares de Corea para proteger sus manuscritos de los pequeños roedores.

En 1602, debido a la invasión de ratas que destruían las granjas de gusanos de seda y las cosechas de arroz, las autoridades japonesas decretaron que los gatos ya no debían ser domesticados, sino que se les dejaba vagar libremente por las granjas y las calles. Así, se prohibió alimentar, comprar o vender gatos. El Bobtail japonés se convirtió en el «gato callejero» de Japón.

Japanese Bobtail
Blue eyed Female Japanese Bobtail – ​Wikipedia Japan user ようてい, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

No fue hasta muchos siglos después que el Bobtail japonés se dio a conocer fuera de Asia. No fueron los japoneses quienes oficializaron la raza y le dieron reconocimiento internacional, sino una criadora estadounidense llamada Judy Crawford, que trajo varios Bobtails japoneses de su viaje a Japón en 1968. Entonces decidió unir fuerzas con Elizabeth Freret, otra criadora estadounidense, para intentar que el gato fuera reconocido por las distintas organizaciones. La raza fue reconocida oficialmente por la CFA (Cat Fancier’s Association) en 1976, y por la FIFe en 1990. Desde entonces se ha extendido en suelo americano, y ahora también está reconocida por las otras dos grandes organizaciones americanas, la American Cat Fanciers’ Association (ACFA) y la International Cat Association (TICA).

En Francia, debe su llegada a Hélène Choisnard, que descubrió la raza durante una estancia en Tailandia en 1980. Mientras visitaba un templo budista, un monje le regaló un joven gato Bobtail japonés tricolor llamado Sirikit, que le había llamado la atención. Se la llevó a Francia y la cruzó con otro Bobtail japonés que había traído de Estados Unidos. La primera camada de Bobtails «made in France» nació un año después, en 1981. La raza está ahora reconocida por el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF), pero sigue siendo poco conocida en Europa, donde otros gatos de cola corta, como el Gato Manx, roban el espectáculo.

Características físicas

El Bobtail japonés es un gato atlético, de tamaño medio. Su cuerpo largo y esbelto y su espalda recta, levantada por patas altas y delgadas con pies ovalados, le dan una elegancia inusual. El cuello es armonioso y las piernas fuertes a pesar de su aspecto delicado.

Una Bobtail japonesa mira atentamente a la cámara, mostrando la cara triangular que es una característica de la raza – jonny-mt, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

La cabeza triangular, con líneas limpias y orejas grandes, rectas y espaciadas, se caracteriza por una frente redondeada y pómulos prominentes, que rodean una nariz larga con dos líneas paralelas. Sus grandes ojos ovalados están inclinados y le dan un aspecto suave y templado. A menudo los ojos son de dos colores diferentes.

Pero lo que hace especial a esta raza (y le da su nombre) es su cola corta, alta y enroscada, que forma una especie de pompón. Los japoneses lo ven como un crisantemo, símbolo de buena suerte según las creencias japonesas. Esta característica procede de un gen autosómico (es decir, situado en un cromosoma no sexual; ni X ni Y) recesivo y no tiene ningún impacto negativo en el animal.

El pelaje del Bobtail japonés puede ser de pelo corto o semilargo, con poco subpelo en ambos casos. En cualquier caso, puede ser de carey o de carey. Se aceptan todos los colores de pelaje de los gatos, excepto el chocolate, el lila, el canela y el leonado. El pelaje tricolor, también llamado Mi-Ké (que significa «tres pelos» en japonés), es el más apreciado, ya que se dice que trae buena suerte a sus dueños. Por último, para ser aceptado, el color debe ser sólido y profundo o, cuando haya muchos colores, presentar contrastes pronunciados.

Tamaño y peso

  • Longitud macho: De 30 – 35 cm
  • Longitud hembra: 30 – 35 cm
  • Peso macho: 5 – 10 kg
  • Peso hembra 2,5 – 4 kg

Variedades

Existen dos variedades de Bobtail japonés: el Bobtail japonés de pelo corto y el Bobtail japonés de pelo largo. Esta última no fue reconocida por la CFA (Asociación de Aficionados a los Gatos) hasta 1993, mientras que la TICA la considera una raza felina por derecho propio.

Ambos gatos tienen un pelaje sedoso con muy poco subpelo.

Carácter y aptitudes

El Bobtail japonés es un gato inteligente, travieso y muy curioso que desprende alegría de vivir. Muy difícil de alterar, está constantemente alerta y dispuesto a descubrir todo lo nuevo que hay en la casa. Su curiosidad le lleva a explorar todos los rincones de su casa, y le permite adaptarse fácilmente a nuevos entornos, lo que le convierte en un perfecto compañero de viaje.

Su carácter extrovertido les ayuda a expresarse y a hacerse entender. Es un gato muy hablador y devolverá el maullido a quien se dirija a él. Aunque no es especialmente ruidoso, tiene mucho que decir, ¡y toda una serie de maullidos y sonidos a su disposición para decirlo! Apegado a su dueño, puede seguirle todo el día sin aburrirse, pero sin que se note su excesivo maullido o su comportamiento perturbador.

Es posible entrenar a tu gato, ya que es bastante inteligente y juguetón por naturaleza: puede aprender fácilmente algunos trucos y entender algunas órdenes. Incluso puedes pasear a tu gato con correa, si consigues que lo vea como un juego, para que lo encuentre interesante. Sin embargo, pueden ser testarudos, por lo que a veces es difícil hacerles cambiar de opinión sobre ciertas cosas (por ejemplo, lo que pueden y no pueden hacer).

Por otra parte, este gato es muy relajado y puede saltar a alturas impresionantes. Proporcionarles perchas o juguetes adecuados les animará a saltar y hacer ejercicio.

También debes asegurarte de darles unos minutos de juego cada día, ya que es necesario para su desarrollo. Es una raza de gato que se adapta bien a los niños, cuya energía y entusiasmo comparte. También acepta fácilmente la presencia de extraños y de otros animales. En el caso de un perro, juntarlos poco a poco, si es posible cuando el gato es aún joven, facilita que se lleven bien y convivan.

Por último, el Bobtail japonés es una de las pocas razas de gatos a las que les gusta el agua.

Bobtail japonés
Bobtail japonés y gato de cola normal – Wikipedia

Salud

El Bobtail japonés no tiene ninguna enfermedad genética en particular. Su constitución atlética lo convierte en uno de los gatos más vigorosos, y goza de una constitución de hierro.

La esperanza de vida del gato es de aproximadamente 15 años, lo que lo convierte en una de las razas de gatos más longevas.

Esperanza de vida

13 a 16 años

Aseo

Debido a su escaso subpelo, el pelaje del Bobtail japonés no es propenso a los nudos y, por tanto, requiere relativamente poco mantenimiento.

En el caso de un Bobtail japonés de pelo corto, normalmente basta con un cepillado semanal. En el caso de un Bobtail japonés de pelo largo, el cepillado diario del pelaje del gato, aunque no es esencial, ayudará a que el pelaje conserve su belleza y brillo. Para ambos casos, el Bobtail japonés muda estacionalmente, en primavera y otoño. La variedad de pelo largo se desprende constantemente.

Sin embargo, el Bobtail japonés es muy juguetón cuando se le acicala. A diferencia de algunos de sus compañeros, éste no suele ser un momento que odie, ¡más razón para no eximirle de él!

El pelaje del Bobtail japonés es impermeable al agua, lo que significa que bañarlo y lavarlo con champú puede ser difícil. Afortunadamente, estas dos tareas rara vez son necesarias.

Además, para evitar la acumulación de sarro y el desarrollo de infecciones como la gingivitis, se recomienda el cepillado regular de los dientes del gato. Lo ideal es el cepillado diario, pero el semanal está bien.

Por último, es una buena idea comprobar el estado de las orejas de tu gato a intervalos regulares, y limpiarlas si parecen sucias.

Comprar un "Bobtail japonés"

El precio de la adopción de un gatito Bobtail japonés suele oscilar entre 800 y 1100 euros. No hay gran diferencia entre el precio de un gatito Bobtail japonés macho o hembra.

Si no consigues un "Bobtail japonés", siempre te quedará el consuelo de poder comprar al famoso «Mancki-neko«, o gato que saluda, un popular amuleto de la suerte muy típico en Japón.

Videos del "Bobtail japonés"

Talking cats
Japanese Bobtail : Top 10 Facts About Japanese Bobtail Cats That Will Leave You Amazed

Nombres alternativos:

    1. Japanese Bobtail (inglés).
    2. Bobtail japonais (francés).
    3. Japanese Bobtail (alemán).
    4. Bobtail japonês (portugués).
    5. "Bobtail japonés" (español).

Gato Oriental de pelo largo
Federaciones: LOOF, CFA, ACF, ACFA, TICA, WCF

También conocido como Gato javanés (Colorpoint Longhair), el Gato Oriental de pelo largo es una raza de gato bastante rara.

En contra de lo que podrían sugerir los distintos nombres exóticos, fue creada en Estados Unidos.

Photo by blackmystica

Contenido

Historia

En 1985, en la gatería Sholine de Houston, Texas, Estados Unidos, un oriental de pelo corto y un balines escaparon de su vigilancia y se aparearon. El resultado fue una camada de cachorros sedosos y de pelo semilargo de colores lisos orientales. Sabiamente, la propietaria de la gatería, Sheryl Ann Boyle, decidió criar esa raza, y los principales registros de Norteamérica y Europa enseguida la reconocieron, con la excepción de la GCCF de Gran Bretaña, que consideraba que era demasiado similar al angora, conocido ahora como Gato oriental de pelo largo (angora).

En 1995, la CFA unió al Gato Oriental de pelo corto y al Gato Oriental pelo largo en una sola raza con dos longitudes de pelo, un hecho controvertido según algunos criadores, que preferían que el rasgo del pelo largo fuera eliminado de las líneas de cría del oriental de pelo corto. Debido a sus antepasados punteados, todos los orientales pueden tener cachorros punteados de vez en cuando, pero no se pueden exhibir en la mayoría de las asociaciones, ya que se parecen mucho y se pueden confundir con los siameses y los balineses.

Carácter y aptitudes

Aunque el Gato oriental de pelo largo tiene un aspecto elegante, su personalidad se suele describir como cualquier cosa menos lánguida. Todas las razas orientales tienen la reputación de ser habladoras, juguetonas, muy curiosas y sociables. Necesitan la compañía de otros gatos o la atención completa de su dueño durante un rato cada día, y algunos estudios sobre el carácter de estos gatos lo demuestran. Gran parte de la personalidad de este gato es heredada, y durante décadas los criadores han reforzado la personalidad extrovertida de las razas orientales. Sus ejemplares pasean con correa de buena gana y juegan a ir a buscar un objeto como si fueran perros.

Kucing Malaysia
Gatos experimentales

Kucing Malasia

Contenido

Historia

La idea de un gato que pudiera identificarse con Malasia surgió a finales de 1994. Se pidieron opiniones a los distintos jueces internacionales que estaban en Malasia. Durante casi un año se recogieron estas opiniones y finalmente la Presidenta de la FIFe y también miembro del Consejo del Organismo Mundial Internacional para el mantenimiento y la regulación de los estándares de la raza, la Sra. Alva Uddin, propuso la selección del Kucing Malaysia o Gato de Malasia.

La raza es reconocida por el Malaysian Cat ClubKelab Kucing Malaysia (KKM).

Características físicas

Es el primer gato de raza autóctona de Malasia. Tiene una conformación similar a del Gato tonkinés mientras que su color es similar al Ragdoll. Estos gatos tienen una mancha blanca en la cara y el hocico con marcas blancas en las extremidades colorpoint.

El modelo para el Kucing Malaysia o Gato de Malasia es el de un gato de tamaño medio y cuerpo musculoso. La principal característica es la cabeza con forma de huevo que junto con la apertura de los ojos, debe dar la apariencia característica de alerta de la raza.

La cabeza, ancha y redondeada en la parte superior tiene una buena altura y unas suaves líneas redondeadas. Mejillas llenas, la nariz de larga a media, con la barbilla moderada. Perfil que muestra una curva convexa suave dando una impresión oval.

El pelo corto y pegado al cuerpo, sedoso, con una capa interna casi sin pelo.

Videos del "Kucing Malaysia"

Gato Bobtail Karelia
Federaciones: WCF

Contenido

Historia

El Bobtail de Carelia es una raza de gato rusa originaria de la República de Carelia, en la frontera con Finlandia. Apareció de forma natural hace al menos 200 años en las islas del lago Ladoga, y no ha sufrido muchas modificaciones humanas.

Es probable que la raza haya tenido un vínculo en su historia con el Gato Bosque de Noruega, una raza escandinava que también tiene un origen natural. Sin embargo, hasta la fecha no hay estudios de ADN que demuestren esta relación. Los especialistas también relacionan desde hace tiempo al Gato Bobtail Karelia con el Bobtail de las Islas Kuriles, una raza felina también rusa pero originaria de las islas Kuriles, situadas cerca de la costa de Japón. Sin embargo, la ciencia ha establecido desde entonces que estas razas naturales, ambas con cola corta y, de hecho, con muchas similitudes físicas y psicológicas, son en realidad completamente diferentes.

El Gato Bobtail Karelia era muy apreciado por los habitantes de su región natal no sólo por su gran capacidad para cazar alimañas, sino también porque, según una antigua leyenda, poseer un gato sin cola o con una cola especialmente corta traía buena suerte a su dueño.

Esta peculiaridad morfológica es el resultado de una mutación genética que se produjo de forma natural en los gatos que viven en las islas del lago Ladoga. Se transmite espontáneamente de generación en generación y es diferente del Bobtail de las Islas Kuriles. En el Bobtail de las Islas Kuriles, el gen es dominante: sólo es necesario que uno de los dos padres lo transmita para que los gatitos sean portadores. En cambio, en el Karelian es un gen recesivo, lo que significa que ambos padres deben tener la cola corta para que el gatito herede esta característica.

Fue en los años 80 cuando felinólogos del actual San Petersburgo, miembros de la comisión de la Kotofey KLK, una importante asociación felina rusa, se interesaron por primera vez en la raza en detalle y la describieron con precisión.

El primer estándar fue redactado por ellos en 1987, basándose en los gatos de la criadora Liliya Dvoryaninovich. Tenía unos 15 gatos de cola corta, descendientes de padres encontrados en la orilla norte del lago Ladoga.

La raza fue reconocida por primera vez en Rusia en 1990 por la Sovetskaya Felinologicheskaya Federatsiya (SFF), una organización rusa que ya no existe. Hizo su primera aparición en una exposición felina en 1993, concretamente en la Exposición Intercontinental de Eurasia, en Ekaterimburgo. El Kotofey KLK registró a los primeros representantes en 1994.

Karelian Bobtail
Karelian Bobtail
– Lovely-dogs

Sin embargo, no ha cambiado mucho desde entonces en cuanto al reconocimiento de la raza, que sigue limitado a su país de origen. Por ejemplo, ni organizaciones internacionales como la Fédération Internationale Féline (FIFé) o The International Cat Association (TICA), ni estructuras nacionales como la American Cat Fanciers’ Association (CFA), el British Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF) francés o la Canadian Cat Association (CCA) reconocen la raza. Todavía desconocido fuera de Rusia, el Gato Bobtail Karelia está muy poco representado en todo el mundo.

Incluso en Rusia, su número es muy reducido. Los entusiastas han hecho varios intentos para desarrollar la raza y aumentar su número, pero hasta ahora no han tenido éxito. El programa más importante fue desarrollado por el Kotofey KLK en 2012, pero rápidamente llegó a sus límites ya que la organización no permite ningún cruce con otras razas. Por ello, es difícil crear una población suficiente para garantizar un futuro brillante para los Karelian. Incluso si se va a la naturaleza para encontrar animales en su región de origen, no es suficiente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una gran parte de la población de la raza -de hecho, la mayoría- vive en la naturaleza y, por tanto, no está incluida en las estadísticas.

El número de explotaciones de Gato Bobtail Karelia es muy reducido. La mayoría de ellas se encuentran en los territorios cercanos a San Petersburgo, pero también hay un puñado en otras ciudades (Medvezhyegorsk, Kirov, Petrozavodsk…).

Características físicas

Gato Bobtail Karelia
Karelian-Bobtail

Sus admiradores suelen comparar al Bobtail de Carelia con un pequeño lince, por su falta de cola y sus grandes patas traseras. Las patas traseras son mucho más grandes que las delanteras, pero todas son fuertes y muy poderosas.

Aunque tiene un tamaño bastante estándar, es mucho más macizo y pesado de lo que parece. Construido en torno a un pecho mediano y musculoso, tiene un aspecto general compacto, sin parecer demasiado fornido.

La cola es una de las características más destacadas de la raza, y su aspecto exacto difiere mucho de un individuo a otro. Es en todos los casos muy corta, midiendo apenas más de 4 a 13 cm: una cola totalmente ausente o más larga de 13 cm no es aceptada en el estándar de la raza. Sea cual sea su tamaño, el pelaje es más largo en este punto, dando la apariencia de un pompón. Por otro lado, puede estar completamente recta o tener roturas.

Esta singularidad en el tamaño de la cola es el resultado de una mutación genética, y el gen que la causa es recesivo. Esto significa que ambos padres deben tener una cola corta para que los gatitos sean cortos.

La cabeza del Gato Bobtail Karelia es de tamaño medio y de forma triangular. Su frente y sus mejillas son planas, y su nariz es más bien larga y recta. Las orejas son grandes y están situadas en la parte superior de la cabeza. Sus puntas son ligeramente redondeadas. Sus ojos son almendrados, de tamaño medio y su color corresponde generalmente al del pelaje. Los colores más comunes son el verde y el amarillo.

El pelaje del Gato Bobtail Karelia está formado por una doble capa de pelo muy gruesa, que lo protege de las inclemencias del tiempo. Puede ser corto o largo, pero en cualquier caso debe ser denso, brillante y suave. Se aceptan todos los colores excepto canela, chocolate, leonado, lila y colourpoint. Los colores más observados son el blanco, el negro, el azul y el azul-crema. El pelaje puede ser bicolor, tricolor o atigrado, y en muchos individuos tiene reflejos plateados y dorados.

Por último, esta raza está marcada por un cierto dimorfismo sexual, ya que las hembras son en su mayoría más pequeñas y ligeras que los machos. Independientemente de su sexo, las crías tardan mucho en crecer, ya que sólo alcanzan la plena madurez física en torno a los 5 años.

Tamaño y peso

  • Tamaño: 30 cm
  • Peso: De 3 a 5 kilos

  • Variaciones

    El Bobtail de Carelia se presenta en dos variedades: individuos de pelo corto y de pelo largo. Aparte de la longitud de su pelaje, no hay ninguna diferencia física o psicológica entre ellos.

    Carácter y aptitudes

    El Bobtail de Carelia es un gato inteligente, sociable y curioso. Les encanta pasar tiempo con los miembros de su familia y disfrutan estando cerca de ellos, demostrando que encajan bien en cualquier hogar. A menudo tiende a favorecer a una persona concreta a la que está especialmente unido, pero esto no significa que dé la espalda a los demás.

    Su temperamento juguetón y su marcado gusto por la interacción lo convierten en una raza de gato recomendada para un niño. Siempre que sepa comportarse de forma respetuosa con el niño, ambos pueden pasar horas divirtiéndose juntos. Sin embargo, es importante recordar que, por la seguridad de ambos, nunca se debe dejar a un niño pequeño sin vigilancia con un gato. Es una cuestión de seguridad tanto para el animal como para el niño.
    Este gato también se lleva muy bien con las personas mayores.

    El Gato Bobtail Karelia tampoco es tímido con las personas que no conoce, aunque puede tardar en conocerlas.

    Su sociabilidad también se aplica a otros animales: aunque tenga que compartir su hogar y la atención de sus dueños con ellos, suele llevarse perfectamente con sus compañeros y suele hacer buena pareja con los perros, especialmente los de las razas amantes de los gatos.

    Por otro lado, no hay esperanza de hacerle cohabitar en armonía con pequeños animales que podrían considerarse presas para él. De hecho, su agudísimo instinto de caza hace que un roedor, un pájaro o un pez nunca estén a salvo a su alrededor, aunque hayan convivido desde la infancia. Además, si tiene acceso al exterior, su dueño debe esperar recibir regularmente regalos de su mascota en forma de presas llevadas a casa.

    En cualquier caso, aunque sus orígenes lo hagan muy resistente al frío, poder evolucionar en el exterior no es necesariamente esencial para un Gato Bobtail Karelia. Muy adaptable, puede vivir tan bien en una casa con jardín al que tiene libre acceso como en un piso, siempre que tenga algo en lo que ocuparse y hacer ejercicio. Si vive en el interior, debe tener un árbol para gatos, por ejemplo. Como a la mayoría de los gatos, les encanta subirse a los árboles y a los muebles. Sin embargo, el hecho de que sean muy activos no significa que no disfruten también de un tiempo de tranquilidad con sus dueños, y están encantados de compartir el sofá con ellos.

    De hecho, lo más importante que necesita un Karelian para ser feliz es estar en contacto con otros seres vivos. Por tanto, el lugar en el que vive es menos importante que la presencia de sus dueños y su disponibilidad para prestarle atención. Por lo tanto, no es adecuado para personas que suelen estar fuera la mayor parte del día, que estarían mejor con una raza de gato independiente. Dicho esto, compartir el hogar con uno o varios gatos o perros puede ser una forma interesante de compensar la ausencia del propietario.

    Sabiendo que, además de moverse mucho, también necesita ser estimulado mentalmente y que es muy atento con sus dueños, es un alumno perfecto para los que desean enseñar trucos a su gato. Por ejemplo, puede aprender a responder a su nombre, a tumbarse cuando se le ordene o a recoger objetos.

    No sólo puede aprender lo que se espera de él, sino que también puede entender el comportamiento que se considera indeseable. Si se le sorprende en el acto, por ejemplo, subiéndose a la mesa durante la comida, una simple reprimenda suele ser suficiente para evitar que repita el acto.

    El Bobtail de Carelia también tiene el buen gusto de ser una raza de gatos más bien tranquila: no es de los que utilizan su voz, aunque sea muy suave y melódica, para pedir favores. Cuando quieren expresar un deseo, generalmente prefieren comunicarse tocando a su dueño con la pata. Dicho esto, en general, no es nada exigente ni invasivo.

    Por último, el macho tiene la particularidad de marcar muy poco su territorio.

    Salud

    El Bobtail de Carelia goza de buena salud en general y no se le conoce ningún problema genético particular, ni ninguna enfermedad a la que sea especialmente propenso. Dicho esto, también está relacionado con la falta de retrospectiva, dado que los especialistas en gatos llevan poco tiempo interesándose por su caso y su distribución sigue siendo muy limitada.

    Acostumbrado al duro clima de su Rusia natal, es en cualquier caso especialmente resistente a las bajas temperaturas y no tiene problemas para pasar la mayor parte del tiempo al aire libre, incluso en pleno invierno.

    Aunque esta raza no presenta ningún riesgo particular para la salud, es importante elegir un criador serio de Gato Bobtail Karelia. Deben poder presentar un certificado de buena salud de un veterinario de confianza, que demuestre que el pequeño felino no muestra signos de enfermedad ni ningún otro problema. También debería poder mostrar una prueba de las vacunas.

    Por último, como más vale prevenir que curar, se recomienda encarecidamente realizar una visita rutinaria al veterinario al menos una vez al año para realizar una revisión completa y asegurarse de que todo está bien. También es la oportunidad de realizar cualquier refuerzo de vacunas si es necesario, y de repasar los tratamientos antiparasitarios que el propietario debe cuidar de administrar a su gato a lo largo del año.

    Aseo

    El pelaje del Bobtail de Carelia es fácil de cuidar. Para las personas de pelo corto, un cepillado semanal es suficiente para eliminar el pelo muerto. Los pelos largos deben cepillarse un poco más a menudo -al menos dos veces por semana- para evitar que se formen nudos o bolas de pelo. En tiempos normales, ambos sueltan muy poco pelo. Sin embargo, este no es el caso durante la temporada de muda en primavera y otoño, cuando la muda diaria suele ser necesaria para evitar que el pelo se encuentre por toda la casa.

    Independientemente de la longitud de su pelaje, rara vez es necesario bañarlo, a no ser, por supuesto, que se haya ensuciado especialmente. Cuando lo haga, debe utilizar un champú especialmente diseñado para gatos.

    Por otro lado, es necesario revisar sus ojos al menos una vez a la semana y limpiarlos si es necesario. Además de eliminar la suciedad de su alrededor, esto puede detectar cualquier posible infección o pequeña lesión.

    Los oídos también deben examinarse y limpiarse semanalmente para evitar que se acumule en ellos la suciedad, que también podría ser la causa de infecciones (otitis, etc.).

    El cepillado de los dientes también es muy importante, ya que ayuda a limitar la formación de placa, que puede provocar muchos problemas. Lo ideal es un cepillado diario, pero una vez a la semana es suficiente. Sea cual sea la frecuencia, siempre debe utilizarse una pasta de dientes especialmente formulada para gatos pequeños.

    También debe revisar las uñas de su gato a intervalos regulares, por ejemplo, cada mes. Si se vuelven demasiado largos, hay que recortarlos manualmente. De lo contrario, podrían estorbar o incluso romperse, con el consiguiente riesgo de lesiones. En cualquier caso, si vive en el interior, un poste de rascado es una inversión esencial para evitar que satisfaga su necesidad natural de arañar los muebles o las cortinas.

    El cuidado del pelaje, de los ojos, de las orejas, de los dientes y de las garras son gestos básicos que todo propietario debe aprender a realizar correctamente, a riesgo de lastimar o herir a su mascota. Por lo tanto, es aconsejable pedir consejo a un peluquero o a un veterinario la primera vez, para aprender los gestos adecuados que hay que adoptar para mantener a su Gato Bobtail Karelia. Por otra parte, no hay que dudar en empezar rápidamente, para enseñar a su gatito a dejarse manipular lo antes posible: las sesiones serán más agradables tanto para él como para su dueño.

    Alimentación

    El Bobtail de Carelia no es difícil de alimentar y se contenta con una alimentación industrial de calidad y equilibrada. Como en el caso de cualquier gato, los productos elegidos y las raciones establecidas deben adaptarse a la edad, la salud y el nivel de actividad del gato.

    Al ser capaz de autorregularse, puede disponer de comida en todo momento sin temor a volverse obeso.

    Sin embargo, es importante vigilar el peso del gato, ya que es posible que aumente de peso por razones médicas (enfermedad, reacción a un tratamiento, etc.). Pesar a su gato una vez al mes es una oportunidad para asegurarse de que todo va bien o, por el contrario, para concertar una cita en caso de que se confirme o incluso se acentúe un deslizamiento posterior.

    Además, como cualquier gato, debe disponer de un cuenco de agua fresca y limpia en todo momento.

    Comprar un "Gato Bobtail Karelia"

    El Bobtail de Carelia es una raza de gato extremadamente rara. Para adoptar uno, no hay más remedio que recurrir a su país de origen, Rusia. Incluso allí, la oferta no es ni mucho menos abundante. La mayoría de los representantes y criadores de la raza se concentran en la ciudad de San Petersburgo y sus alrededores, pero también hay algunos criaderos en las ciudades de Medvezhyegorsk, Kirov y Petrozavodsk.

    El precio de un gatito Bobtail de Carelia varía mucho de un individuo a otro dependiendo del linaje del gato, de la reputación del criadero pero también y sobre todo de sus características físicas. Por lo general, hay que contar entre 30.000 y 70.000 rublos (es decir, entre 350 y 900 euros) para una adopción de este tipo.

    A este importe hay que añadir los gastos relativos a la traída del gato desde Rusia: gastos de transporte, gastos administrativos, etc.

    Valoraciones del "Gato Bobtail Karelia"

    Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Bobtail Karelia" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

    Alegría

    Rated 5 out of 5
    5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Nivel de actividad

    Rated 3 out of 5
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amabilidad con otras mascotas

    Rated 3 out of 5
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amabilidad con los niños

    Rated 5 out of 5
    5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Requisitos de aseo

    Rated 2 out of 5
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Vocalidad

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Necesidad de atención

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Afecto hacia sus dueños

    Rated 5 out of 5
    5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Docilidad

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Inteligencia

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Independencia

    Rated 2 out of 5
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Robustez

    Rated 5 out of 5
    5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Gato Jungala Ocicat
    Federaciones: CATZ

    Contenido

    Historia

    La mayoría de la gente ha oído hablar o visto a los gatos Ocicats, pero nunca se oye hablar del Clásico «Jungala». Es probable que no se encuentre una imagen de uno en un sitio web, ya que a los criadores se les permite criar con ellos, sin embargo, no pueden exhibirlos. Hay tres variantes adicionales en la raza Ocicat, el clásico «Jungala,», el atigrado clásico Ocicat que en Nueva Zelanda se le llama gato Jungala, así como el nombre de la raza del Gato Ocicat (‘Oci‘), que se deriva del nombre del gato de Ocelot, un gato centroamericano «salvaje» o un gato «selva», el nuevo nombre en España para el «Jungala», que es también tomado de la palabra sánscrita que significa «la selva».

    "Gato Jungala Ocicat"

    Esta raza se logró por el cruce de una mezcla del Gato Abisinio, el Gato Siamés y del Gato americano de pelo corto. Como tal, es una raza doméstica, que fue criado selectivamente para emular los tigrillos se encuentran en la naturaleza, pero conservando la disposición amable de lo doméstico.

    En Nueva Zelanda, los primeros gatos Jungala fueron registrados por el criadero Karakakat, con CATZ Incorporated, que reconoció al Gato Jungala como una raza independiente con estatus de campeonato completo en agosto de 2001.

    Características físicas

    El llamado «Jungala» es un Gato Ocicat sin manchas. O más específicamente, un gato con genética Ocicat que expresan sólo un patrón Tabby Classic. La conformación y tipo de personalidad son exactamente lo mismo que un Ocicat, pero el patrón debe ajustarse a la del modelo clásico atigrado del Gato americano de pelo corto

    "Gato Jungala Ocicat"

    El Oci-Classic tiene un gran círculo de tiro al blanco a cada lado del torso ampliamente definidos con un contraste de color hermoso. Sus estómagos también están marcados con manchas. Los gatitos manchados son muy bonitos, la coloración clásica es impresionante, con un lujoso y excepcional color aterciopelado, un auténtico y fuera de lo común combinación de colores. Son muy apreciados por su impactante belleza. Este patrón es especialmente llamativo cuando se ve en un Tabby Plata, donde el color plata bajo la luz permite un fuerte contraste con las marcas de profundidad de color de la capa final.

    Carácter y aptitudes

    El Gato Jungala, al igual que sus homólogos Ocicat, son muy sociables y algo parecidos a los perros en su devoción por la gente. Son brillantes, fácilmente manejables y con frecuencia son extrovertidos, incluso con los extraños. Como tales, son un gato ideal para los hogares donde hay otras mascotas y niños.

    Fuente: catzinc.org

    Gato Korat
    Federaciones: LOOF, CFA, ACF, ACFA, TICA, FIFé, WCF

    Conocido como mensajero de la buena suerte en su Tailandia natal, el Gato Korat siempre ha sido un regalo de boda muy popular. Esta tradición se mantiene hoy en día.

    Korat

    Contenido

    Valoraciones del "Gato Korat"

    Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Korat" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

    Alegría

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Nivel de actividad

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amabilidad con otras mascotas

    Rated 3 out of 5
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amabilidad con los niños

    Rated 3 out of 5
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Requisitos de aseo

    Rated 1 out of 5
    1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Vocalidad

    Rated 2 out of 5
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Necesidad de atención

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Afecto hacia sus dueños

    Rated 5 out of 5
    5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Docilidad

    Rated 1 out of 5
    1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Inteligencia

    Rated 4 out of 5
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Independencia

    Rated 2 out of 5
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Robustez

    Rated 2 out of 5
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Historia

    El Korat es originario de Siam (actual Tailandia) y es una de las razas más antiguas de gatos domésticos.

    Las primeras referencias aparecen en el Tamra Maew, o «Libro de los poemas del gato», un manuscrito escrito en la ciudad de Ayutthaya entre 1350 (cuando se fundó el reino de Siam) y 1767 (cuando la ciudad fue saqueada por los invasores birmanos). A finales del siglo XIX, el rey Rama V (1869-1910) pidió al monje Somdej Phra Buddhacharm Buddhasarmathera que reprodujera este texto en papel khoi, versión que se conserva en la Biblioteca Nacional de Bangkok.

    Esta obra describe 17 gatos que traen buena suerte a sus amos, y otros 6 que traen mala suerte. El Gato Korat es uno de los gatos de la suerte más valorados del país, y se le asocian muchas tradiciones; por ejemplo, se regala a las novias como garantía de un matrimonio feliz, y suele aparecer en las ceremonias para atraer la lluvia para el cultivo del arroz. Al parecer, en aquella época, el Korat era un «gato del pueblo», a diferencia del Gato Siamés, que fue adoptado principalmente por la nobleza del reino de Siam.

    Los primeros Korats aparecieron en Gran Bretaña a finales del siglo XIX y se mencionan en el Libro de los Gatos publicado en 1903 por Frances Simpson, jueza e historiadora felina. Se mostraron en las exposiciones felinas como «siameses azules», pero esto no convenció a los jueces, que tenían una percepción diferente del siamés. Como resultado, no tuvieron éxito y desaparecieron del país a principios del siglo XX.

    Sin embargo, el Korat regresó al mundo occidental en 1959, cuando Jean Johnson trajo a Estados Unidos una pareja de Korats (Nara y Darra) que sus colegas del Servicio Exterior le regalaron a su marido cuando dejó Tailandia. Con sede en Oregón, su criadero Cedar Glen importó luego otros ejemplares a principios de los años 60 y fue el primero en Occidente en iniciar un programa de cría de Korat. No en vano, la raza fue reconocida oficialmente en 1966 por la CFA (Cat Fanciers’ Association), la principal organización felina del país.

    Los Korats volvieron al Reino Unido (y a Europa) en 1972, y los primeros ejemplares aparecieron en Francia en 1979. El reconocimiento de la raza por parte de la TICA (Asociación Internacional del Gato) llegó ese mismo año, y la FiFé (Federación Internacional del Gato) hizo lo propio al año siguiente, en 1980.

    Aunque hoy en día está reconocida por la gran mayoría de las organizaciones, el Korat sigue siendo una raza de gatos rara en el mundo occidental. En Estados Unidos, aparece en los últimos puestos de la clasificación de las razas según el número de inscripciones anuales en la CFA, y no lo hace apenas mejor en el Reino Unido, con menos de un centenar de individuos inscritos anualmente en el GCCF – una cifra que además tiende a disminuir año tras año. En Francia, los registros en el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF) eran casi inexistentes hasta 2010, pero desde 2013 se registran unos 50 gatitos al año.

    Características físicas

    Korat
    Korat Yog-Hurt’s Atlach-Nacha at Turok Cat Show – Yog-Hurt's_Atlach-Nacha_at_Turok_Cat_Show.JPG: HeikkisiltalaGIC_Lucky_Uffe_at_cat_show_Hyvinkää.JPG: Heikkisiltaladerivative work: Abujoy, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

    El Korat es un gato de tamaño medio, semilineal, con una cola de longitud media que se estrecha hasta la punta. Su cuerpo poderoso y musculoso lo hace más pesado de lo que parece, sobre todo cuando está completamente crecido, alrededor de los 3 años. Sin embargo, esto no le impide ser un gato ágil.

    Su cabeza tiene un aspecto bastante inusual: vista de frente, tiene forma de corazón, con orejas grandes, de punta redonda y de implantación alta. Sus ojos grandes, redondos y expresivos parecen sobredimensionados para su cabeza, pero conservan la típica inclinación «oriental» cuando están cerrados o medio cerrados. Los gatitos suelen tener los ojos de color amarillo-ámbar, pero se vuelven verdes al madurar.

    El pelaje es de corto a medio, sin subpelo. Fina y cerrada, tiende a erizarse en el lomo cuando está en movimiento. El pelaje es de color azul plateado uniforme, sin sombreado, marcas o manchas. El pelaje es más brillante en la raíz, luego se matiza con un azul más oscuro y termina con un pronunciado brillo plateado. En las extremidades del cuerpo, donde el pelo es más corto, este brillo plateado es más intenso.

    El dimorfismo sexual es moderadamente marcado, siendo la hembra ligeramente más pequeña que el macho.

    Tamaño y peso

    • Tamaño macho: 22 – 28 cm
    • Tamaño hembra: 20 – 26 cm
    • Peso macho: 3,5 – 4,5 kilos
    • Peso hembra: 2,5 – 4 kg

    Variedades:

    En el Korat ha aparecido un gen recesivo que puede hacer que el color azul plateado se diluya, por lo que no es raro que los gatitos nazcan con un color púrpura-lila. Esta variedad no reconocida se conoce como lila tailandesa.

    Carácter y aptitudes

    Korat
    Sitting female Korat cat with typical bulbous green eyes and blue sheen – Heikkisiltala, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons
    Gentil y afectuoso, el Korat es infaliblemente leal a su amo, cuya compañía busca constantemente. Le gustan los mimos, y pasa la mayor parte del tiempo cerca de él para recibir caricias y atenciones. No es una raza de gato que soporte fácilmente la soledad: no le gusta quedarse en casa sin su familia, y si tiene que permanecer allí demasiado tiempo y con demasiada frecuencia, corre el riesgo de cerrarse y perder su afecto habitual.

    El Korat es también una raza de gato que se adapta a los niños, apreciando jugar con ellos y pasar tiempo a su lado. Por otra parte, no busca la compañía de otros gatos: entre sus congéneres y los humanos de su familia, su preferencia es bastante encontrada. Su carácter tranquilo hace que normalmente tolere sin problemas la presencia de otros gatos o perros acostumbrados a los gatos en su territorio, siempre que siga siendo el principal foco de atención de su dueño. Por otro lado, no se recomienda la convivencia con aves o pequeños roedores.

    Vivaz y juguetón, le gusta perseguir una pelota o perseguir bolas de papel lanzadas por su dueño. Sin embargo, por muy activo que sea, no es del tipo destructivo y está perfectamente a gusto en un piso sin salir siempre que su familia se tome el tiempo de jugar con él.

    Por cierto, el ruido y la conmoción tampoco son para él. Aunque pueden tolerar el ruido de un televisor o de un ordenador, es probable que se asusten con un teléfono que suene fuerte o si un miembro de la familia se pone a escuchar música a todo volumen.

    Es un gato muy inteligente y dócil, que se puede adiestrar con relativa facilidad y que respeta, por ejemplo, los lugares que le están prohibidos, como la mesa del comedor, la cocina o el armario de la ropa. Por último, el Korat no es muy ruidoso. En lugar de maullar, suele optar por llamar la atención frotándose alrededor de las patas o mordisqueando la punta de los pies. Sin embargo, no se callan: si creen que tienen algo importante que decir, no dudan en hacerlo.

    En definitiva, sus cualidades y características se combinan para hacer que sea una raza adecuada como primer gato para alguien con suficiente disponibilidad, pero que también hará las delicias de un propietario experimentado.

    Aseo y cuidado del "Gato Korat"

    En lo que respecta al cuidado del pelaje, los gatos Korat no tienen ninguna complicación. Su pelaje corto, fino y sedoso no requiere ningún cuidado especial. Un cepillado regular con un cepillo suave o un peine es suficiente. El manto gris plateado con sus puntas de pelo plateadas no tiene subpelo, por lo que sólo hay que cepillarlo con más frecuencia durante la época de cambio de pelaje. No obstante, merece la pena cepillar al Korat con regularidad, ya que este gato tan cariñoso disfruta con cualquier tipo de atención.

    Al ser un gato casero que no explora mucho el exterior, incluso cuando tiene libre acceso a él, no se ensucia mucho, por lo que generalmente no es necesario bañarlo.

    ¿Gato de exterior o de interior?

    Al igual que al Gato europeo de pelo corto (Gato común europeo), a los gatos Korat les encanta estar al aire libre y vagar. Por tanto, es perfecto si vives en una zona rural y puedes concederles acceso gratuito. Es posible mantenerlos sólo en el interior. Si está dispuesto a pasar mucho tiempo con su nuevo compañero de casa y puede ofrecerle un jardín seguro o al menos una zona exterior segura, el Korat se sentirá cómodo incluso sin acceso al exterior.

    ¿Cuánta actividad necesita el "Gato Korat"?

    Los gatos de raza son gatos muy activos que necesitan un ejercicio adecuado y oportunidades para trepar y, si es posible, acceso al exterior. Pero incluso si puedes darles acceso libre, les encanta recibir atención y se resisten a dejar de jugar y acurrucarse juntos. Básicamente, si tienes un Korat en casa, descubrirás que le gusta estar contigo en todo lo que haces y busca tu cercanía. Lo ideal es permitir que el Korat tenga un compañero propio, para que en caso de duda, siempre haya un compañero de juegos disponible.

    Salud y alimentación

    Korat
    Famille de chats de race Korat – fr:Utilisateur:Epita, Max BOUCHE pour le KORAT CLUB DE FRANCE, CC BY 2.5, via Wikimedia Commons
    El Korat es una raza de gato robusta, pero puede verse afectada por ciertos problemas de salud, empezando por :

    • La gangliosidosis, una enfermedad hereditaria que ataca el sistema nervioso y provoca parálisis. Puede detectarse mediante una prueba de los padres y/o del gatito, pero cualquier criador de Korat digno de este nombre se encarga de eliminar este riesgo descartando de la reproducción cualquier individuo portador;
    • la miocardiopatía hipertrófica (CMH), un síndrome que causa dificultades al corazón para hacer circular la sangre, con consecuencias potencialmente muy graves para la clave.

    Además, el Korat parece ser más sensible que otras razas a ciertas vacunas. Por lo tanto, es aconsejable asegurarse de que el veterinario, cuando se ocupe de las vacunas del gato, conozca esta particularidad del Korat y tome todas las precauciones necesarias.

    Esperanza de vida

    De 12 a 15 años

    Alimentación

    No muy difícil, el Korat puede alimentarse con la comida para gato del mercado, que son croquetas o cajas de paté. Sin embargo, es necesario asegurarse de la calidad de la alimentación, que debe proporcionarle todos los nutrientes esenciales para su buena salud.

    Como la mayoría de los gatos, el Korat es capaz de autorregularse, y se puede así dejar permanentemente comida a su disposición – al mismo tiempo que agua fresca – sin que se precipite sobre ella como un hambriento. Sin embargo, hay que tener cuidado de que la ración diaria que se le dé sea razonable, para evitar el riesgo de que el gato adquiera sobrepeso u obesidad, lo que puede causar diversas enfermedades y problemas de salud. Si es necesario, no dude en consultar a un veterinario para elegir una dieta adecuada, en función del estilo de vida del gato.

    Comprar un "Gato Korat"

    El precio de un gatito Korat suele rondar los 1.400 euros. No hay una diferencia significativa de precio entre un gatito macho y uno hembra.

    Como el número de criadores de Korat es relativamente pequeño, tendrá que estar preparado para los tiempos de espera. Pero la espera merece la pena, porque los gatos Korat son gatos robustos que no se ven afectados por la sobrecruzación y convencen con su carácter.

    Videos del "Gato Korat"

    Nombres alternativos:

  • Si sawat
  • Malet
  • Khorat
  • Maeo Dok-Lao
  • Gato gris azulado
  • Gato de la suerte

  • Gato de Geoffroy
    Leopardus geoffroyi

    El gato de Geoffroy es una especie relativamente desconocida para el público en general, pero no sin razón. De hecho, sigue siendo ante todo un gato salvaje.
    Geoffroy's Cat
    Geoffroy’s Cat – Charles Barilleaux from Cincinnati, Ohio, United States of America, CC BY 2.0, via Wikimedia Commons

    Contenido

    Historia

    El Gato de Geoffroy (Leopardus geoffroyi) es un pequeño y poco conocido gato salvaje moteado nativo de las regiones central y meridional de Sudamérica. Étienne Geoffroy Saint- Hilaire (1772-1844), zoólogo francés del siglo XIX que da nombre al Gato de Geoffroy, estudió este animal cuando era profesor de zoología en París. Durante su estudio, identificó cinco subespecies en función de su dispersión geográfica:

    • Leopardus geoffroyi geoffroyi – Argentina central
    • Leopardus geoffroyi euxantha – Norte de Argentina, Oeste de Brasil
    • Leopardus geoffroyi leucobapta – Patagonia
    • Leopardus geoffroyi paraguae – Paraguay, sudeste de Brasil, Uruguay
    • Leopardus geoffroyi salinarum – Noroeste y centro de Argentina

    Características físicas

    "Gato de Geoffroy"

    Gato de Geoffroy
    El gato de Geoffrey, tomado en el zoológico de Cincinnati. Foto de Greg Hume – Greg Hume, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

    El gato de Geoffroy tiene pequeñas manchas negras que cubren uniformemente su pelaje con poca variación de tamaño y espaciado. Su pelaje varía de un color marrón anaranjado en las zonas septentrionales a un color gris en las zonas más meridionales con numerosos matices entre ellos, pero se ha comprobado que son comunes los pelajes completamente negros. Como la mayoría de los gatos salvajes, el pelaje de su vientre es de un color pálido que va desde el color crema hasta el blanco. Su cola y sus extremidades están cubiertas de anillos oscuros, casi igualmente espaciados.

    El Gato de Geoffroy es del tamaño de un gato doméstico medio, con una media de unos 60 centímetros (24 pulgadas) desde la cabeza hasta la base de la cola y una media de unos 30 centímetros (12 pulgadas). Los machos pesan una media de 4,5 kg (10 libras), mientras que las hembras pesan una media de 3,6 kg (8 libras), aunque se ha informado de individuos que pesan hasta 7,7 kg (17 libras).

    Cuando se compararon las muestras entre regiones, sólo la masa del gato macho varió con la ubicación geográfica. Los que se encuentran en la parte sur de su área de distribución suelen ser más grandes que los del norte, aunque no se encontró ninguna correlación entre la masa corporal y la latitud.

    Inusual entre los gatos salvajes y los gatos en general, se ha observado que los gatos de Geoffroy se levantan sobre sus patas traseras para escudriñar el área circundante. Se sabe que algunos individuos de gatos de Geoffroy viven más de 20 años en cautividad, pero, por término medio, los gatos salvajes suelen vivir hasta 14 años.

    Hábitos y aptitudes

    Gato de Geoffroy
    Baby Geoffrey’s Cat – Steve Jurvetson from Menlo Park, USA, CC BY 2.0, via Wikimedia Commons

    Los gatos de Geoffroy son nocturnos y sus actividades alcanzan su punto álgido hacia la mitad de la noche. Suelen pasar la mayor parte del tiempo en el suelo, pero son capaces de trepar a los árboles y saben nadar muy bien, ya que los lugareños los llaman «gatos pescadores» por su capacidad de entrar fácilmente en el agua.

    Como cazadores solitarios, el gato de Geoffroy sólo entra en contacto con otros durante la época de apareamiento. Se ha sido descrito como depredador oportunista, lo que significa que se alimentará de lo que sea más abundante en su zona o más fácil de depredar. Los pequeños mamíferos son su presa más frecuente, representando al menos el 63,3% de su dieta primaria en cada estación, mientras que las aves son las más cazadas durante las estaciones más cálidas.

    Los gatos de Geoffroy tienden a utilizar los pastizales y las marismas para cazar y descansar y utilizan las vistas del bosque para marcar el olor. Las diferencias estacionales en su dieta fueron notablemente mayores entre las estaciones más cálidas y las más frías, lo que sugiere que la dieta estaba limitada por la fluctuación estacional y la disponibilidad de presas.

    Distribución

    Los gatos de Geoffroy habitan en los pastizales de las pampas de los Andes, en los desiertos y semidesiertos del Monte, en los bosques secos y en las sabanas del paisaje del Gran Chaco, desde el sur de Bolivia hasta el Estrecho de Magallanes, a una altura de hasta 3.300 metros sobre el nivel del mar. El tamaño total del área de distribución de estos gatos es, en promedio, de unos 8,83 km2, mientras que el hábitat principal que estos gatos visitan con frecuencia sólo abarca 1,46 km2. Cuando se les observó en la naturaleza, los gatos de Geoffroy que vivían en hábitats modificados por ranchos y pastoreo de ganado eran más activos, tenían áreas de distribución más amplias y recorrían mayores distancias que los que se encontraban en zonas protegidas.

    Estado de conservación

    Geoffroy's Cat
    Leopardus geoffroyi (Geoffroy’s Cat), Zoo Karlsruhe, Germany – Daf-de, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

    En la actualidad, el gato de Geoffroy está casi amenazado y, aunque no está en peligro inmediato, se encuentra en una situación de riesgo.

    Los gatos de Geoffroy sufren una presión de caza muy alta fuera de su de su zona protegida, lo que constituye actualmente una de sus mayores amenazas para la conservación. Sin embargo, la explotación de sus pieles para la industria del comercio ilegal de pieles entre los años 60 y 80, se calcula que se cobraron unas 350.000 pieles sólo entre 1976 y 1978.

    Desde mediados de los años 80, la caza y el comercio de sus pieles han disminuido significativamente, pero sigue siendo una de sus mayores amenazas. En un estudio reciente en el que se utilizaron cámaras trampa, se estima que la densidad de población del Gato de Geoffroy es de unos 9-40 individuos por cada 100 km2. Aunque el tamaño de la población es actualmente desconocido, creemos que la población está disminuyendo y adelgazando. Sin embargo, todavía se matan ocasionalmente cuando se ven como plagas o como depredadores del ganado. Estas pieles pueden verse en circulación dentro del comercio ilegal local.

    En el centro de Argentina, la mortalidad causada por el hombre representa el 62% de las muertes conocidas del gato de Geoffroy, que incluye la caza furtiva, la muerte por perros domésticos y las colisiones con vehículos. Otro factor que contribuye a su peligro es la abrumadora demanda de ellos por parte del comercio de mascotas exóticas.

    El "Gato de Geoffroy" en cautividad

    El gato de Geoffroy es una especie relativamente desconocida para el público en general, pero no sin razón. De hecho, sigue siendo ante todo un gato salvaje: si puede soportar la presencia del hombre en su entorno natural o incluso ser criado en cautividad, es poco probable, en cambio, que pueda ser domesticado.

    A pesar de todo, estos gatos se capturan ilegalmente y se crían con gatos domésticos, lo que produce gatos híbridos y reduce la población total. Los bosques y hábitats cruciales se están perdiendo rápidamente por causas humanas, como la deforestación, pero a diferencia de otras especies que dependen en gran medida de su hábitat, el gato de Geoffroy ha aprendido a adaptarse y a utilizar también las zonas abiertas. Actualmente, el gato de Geoffroy está protegido en Argentina, pero debido a la falta de información disponible sobre su historia natural, no es posible desarrollar una estrategia de conservación adecuada y científicamente sólida para proteger a este animal.

    Videos del "Gato de Geoffroy"