Gato Ocicat
Federaciones: LOOF, CFA, ACF, ACFA, TICA, FIFé, WCF

El Ocicat, de comportamiento a veces canino, se distingue por su gran adaptabilidad, que es una baza innegable para convertirlo en un excelente gato de familia.

Contenido

Valoraciones del "Gato Ocicat"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Ocicat" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 1 out of 5
1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 1 out of 5
1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El Ocicat es el resultado del cruce realizado a partir de 1964 por Virginia Daly, una criadora estadounidense, y su nombre proviene de la contracción de las palabras «ocelot» y «cat«. De hecho, aunque es el resultado de ancestros puramente domésticos, esta raza se parece mucho al ocelote (Leopardus pardalis), un gran felino salvaje que vive en Centroamérica.

Sin embargo, la génesis de la raza se debe sobre todo al azar. En efecto, el objetivo de Virginia Daly era criar un Gato Abisinio colourpoint, lejos de la imagen que se tiene del Ocicat

Así, en 1964, nació una camada de un Gato Abisinio rubicundo y un Gato Siamés sealpoint. Entre los gatitos obtenidos, el criador se quedó con una sola hembra con rasgos principalmente abisinios. Fue cruzada con un macho siamés de color chocolate. Los cachorros resultantes se parecían físicamente a los abisinios, pero todos tenían el punto de color. El criador quedó inmediatamente satisfecho con el resultado y repitió el mismo cruce hasta que un día nació un gatito con un pelaje particular: llamado Tonga, uno de los gatitos tenía manchas doradas sobre fondo blanco. Al no coincidir con el objetivo de Virginia Daly, fue rápidamente castrado y vendido a un particular.

No fue hasta algún tiempo después cuando la criadora volvió a centrar su atención en este tipo de gato salvaje de color primitivo, durante una correspondencia con el genetista Clyde Keeler. Buscando revivir una raza felina extinguida, el «gato pescador moteado de Egipto», se interesó mucho por el pelaje de Tonga. Le hubiera gustado cruzarlo con su propia madre, pero la reciente esterilización del joven gato lo hacía imposible. A continuación se repitió el mismo cruce que dio lugar a Tonga, hasta obtener individuos manchados. Así fue, y la historia del Ocicat comenzó en serio.

Pronto Virginia Daly cruzó estos gatos manchados con el Gato americano de pelo corto. El propósito de estas uniones era obtener individuos más grandes, así como el color plateado de la raza.

En los años 80, el Ocicat comenzó a ser conocido y apreciado por el público y los criadores. Pronto, muchos criadores se interesaron por esta nueva raza y las organizaciones internacionales comenzaron a reconocerla oficialmente. Así, tras ser aceptada en 1966 por la Cat Fanciers’ Association (CFA) como raza experimental, obtuvo el estatus de raza completa en 1987. Ese mismo año, la Asociación Internacional del Gato (TICA) también reconoció la raza. Cinco años después, en 1992, le tocó el turno a la Fédération Internationale Féline (FIFé).

Este periodo también marcó la difusión de la raza por todo el mundo y su reconocimiento por parte de diversos organismos nacionales, como el Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) en Gran Bretaña o el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF) en Francia.

Sin embargo, aunque varias organizaciones de diversas partes del mundo reconocen ahora al Ocicat, su número de miembros sigue siendo limitado. Esto puede explicarse en parte por el hecho de que en algunos países está prohibido todo cruce con cualquier otra raza, lo que limita mecánicamente el crecimiento de la población así como la diversidad del patrimonio genético. Sin embargo, este no es el caso en todas partes: en el Reino Unido, por ejemplo, se permiten los cruces con abisinios, lo que obviamente facilita su difusión.

En cualquier caso, hoy en día existen grandes diferencias en el establecimiento del Ocicat de un país a otro. En Francia, sigue siendo una raza de gatos muy rara, con menos de 10 inscripciones al año en el LOOF desde principios de siglo – el número es incluso nulo en algunos años.

Lo mismo ocurre en Suiza, aunque, a diferencia de Francia, parece que se está produciendo una pequeña tendencia al alza, ya que desde 2017 se registran más de 10 nacimientos al año en la Fédération Féline Helvétique (FFH).

El Ocicat está mucho más presente en el Reino Unido, ya que el número de nacimientos anuales registrados por el GCCF supera los 50 gatos al año. Aunque esta cifra puede parecer alta en comparación con otros países, no deja de ser un descenso con respecto a la segunda mitad de la década de 2000 y la primera de 2010, cuando se acercaba al centenar.

Por último, es en su país de origen, Estados Unidos, donde el Ocicat está más representado y ha tenido más éxito a la hora de establecerse en los hogares. A lo largo de la década de 2010, se situó en torno al puesto 20 (de algo menos de 50) en la clasificación anual de inscripciones de la CFA.

Características físicas

Ocicat
Un ocicat présenté à l’exposition féline FIFé de Hyvinkää en Finlande. Couleur : Spotted tabby bleu – Heikki Siltala-catza.net, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons

El Ocicat tiene unos rasgos físicos particulares que lo convierten en una raza felina de aspecto salvaje. Más concretamente, aunque es un Gato doméstico, se parece mucho a un ocelote y representa una mezcla perfecta de gracia y poder: un felino de tamaño medio, musculoso y siempre muy elegante. Es mucho más pesado de lo que parece.

El Ocicat está construido alrededor de un pecho bastante profundo. Su espalda debe ser recta, pero la línea superior es ligeramente más alta en la parte posterior del cuerpo. La cola es larga, fina y tiene la punta oscura.

Las patas son fuertes, musculosas y de longitud media. Los pies deben ser ovalados, compactos y de tamaño proporcional a las patas.

La cabeza es triangular y angulosa, como la de su ancestro asiático el siamés. Descansa muy armoniosamente sobre un cuello fino y bastante arqueado. El hocico es ancho pero bien definido. Domina una mandíbula fuerte y un mentón bien definido.

Las orejas son grandes y están colocadas en lo alto de la cabeza. Suelen tener pequeños mechones de pelo en la parte superior.

Sus ojos son grandes y almendrados. Son muy expresivos y reflejan su inteligencia. Se aceptan todos los colores, excepto el azul. Por otra parte, no existe necesariamente una correspondencia entre el color de los ojos y el color del pelaje.

El pelaje del Ocicat está formado por pelos cortos, suaves y brillantes, siempre decorados con esas manchas que tanto lo caracterizan, dándole la apariencia de un felino salvaje. Las manchas a lo largo de la columna vertebral son más bien redondas y concentradas, mientras que las de los hombros y la parte posterior del cuerpo están más dispersas. Las marcas más grandes suelen encontrarse en los flancos y bajo el vientre. La cola también tiene estas marcas, y suele haber pelos más oscuros alrededor de los ojos y en las mejillas. Además, la frente suele estar marcada con una «M», también más oscura que el pelaje básico.

Hay cierta diversidad en la apariencia exacta del pelaje del Ocicat, con no menos de 3 patrones de pelaje (sólido, atigrado manchado y atigrado manchado de plata/humo) y 6 colores (chocolate, azul, leonado, negro, canela y lila) posibles. En todos los casos, es posible un ligero brillo plateado, lo que eleva el número de combinaciones a 36.

Por último, la raza se caracteriza por un cierto dimorfismo sexual, ya que las hembras suelen ser más pequeñas y delgadas que los machos.

Tamaño y peso

  • Tamaño: De 30 a 35 cm
  • Peso: De 3 a 5 kilos

Estándar de la raza

Los estándares de la raza son documentos elaborados por organismos oficiales que enumeran las condiciones que debe cumplir un Ocicat para ser plenamente reconocido como perteneciente a la raza:

Carácter y aptitudes

Ocicat
Ocicat (male) – I, ToB, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

El Ocicat es siempre alegre y enérgico por naturaleza. Muy sociable y activo, le encanta jugar con sus humanos u otros animales.

Siempre están encantados de jugar, pero también les gusta pasar largos periodos de tiempo descansando con sus dueños, por ejemplo, pasando la noche en su regazo. Muchos de los representantes de la raza tienden a elegir un miembro de la familia en particular con el que forman un vínculo especialmente intenso, aunque esto no les impide ser cariñosos con los demás.

Esta cercanía a sus humanos les convierte en un excelente alumno para quien desee enseñar a su gato trucos. Por ejemplo, puede aprender a buscar y recuperar objetos lanzados por su amo, a tumbarse cuando se le ordene o a responder a su nombre.

De hecho, este pequeño felino rompe totalmente la imagen del gato orgulloso e independiente. Siempre está encantado de acompañar a sus dueños a todas partes, sin dudar en seguirlos por la casa… o por cualquier otro sitio. De hecho, suele ser perfectamente capaz de caminar con correa, lo que hace mucho más fácil llevarle a todas partes. Y cuando eso no es una opción, se le puede llevar en brazos: que lo lleven no es ningún problema, siempre que se haga con un poco de respeto.

También es una opción ideal para alguien que quiera llevar a su gato de vacaciones o incluso de viaje, ya que puede adaptarse a un nuevo entorno sin demasiados problemas.

Esto es posible gracias a que no le inquieta conocer gente nueva. Incluso le gusta recibir visitas en su casa y no es tímido con ellas. Para ellos, representan nuevas posibilidades de interacción y fuentes de caricias, y no duda en ir a su encuentro por su cuenta.

Además, tanto en casa como en otros lugares, las cosas van mejor porque asimila fácilmente las normas. Es muy sensible a las reprimendas vocales de sus queridos amos y, por lo general, no repite el mismo error dos veces una vez que se le ha pillado in fraganti (por ejemplo, si se ha subido a la mesa durante la comida, o cualquier otro comportamiento indeseable). También es habitual que demuestre que ha entendido la lección adoptando una actitud parecida a la de la vergüenza, como hacen muchos perros.

En resumen, no hay que dejarse engañar por su aspecto salvaje: este animal de comportamiento a veces canino se distingue por su gran adaptabilidad, que es una baza innegable para convertirlo en un excelente gato de familia.

A menudo se convierte en el mejor amigo de los niños, siempre que sepan comportarse con respeto hacia él. No obstante, es importante tener en cuenta las reglas básicas de precaución: sea cual sea su raza, un gato nunca debe dejarse solo con un niño pequeño, sin la más mínima supervisión de un adulto.

También pueden ser muy adecuados para personas mayores, sobre todo si pasan mucho tiempo en casa y les gusta darles atención y cariño.

Independientemente de la edad de los propietarios, les encanta la atención y sólo son aptos para personas que puedan y disfruten pasando tiempo con su mascota. Si no, sufrirá mucho.

Permitirle tener un pequeño compañero de juegos a su lado puede ser una sabia forma de evitar que sufra de soledad, ya que su sociabilidad no sólo se extiende a los humanos: en general, agradece compartir su hogar con un compañero o con un perro, siempre que, por supuesto, éste pertenezca a una raza amiga de los gatos. Al ser dominante por naturaleza, suele dirigir a los demás animales de la casa, incluso cuando son más grandes que el suyo. Sin embargo, este rasgo hace que las presentaciones a un animal desconocido deban hacerse de forma muy gradual, para evitar cualquier tipo de conflicto, especialmente si también es del tipo dominante.
En vista de su tendencia a jugar con todo lo que se mueve, no parece prudente intentar que conviva con otro animal que pueda ser una presa. De hecho, es mejor evitar que entre en contacto con roedores, pájaros o peces, ya que podría acabar mal.

Debido a su agudeza mental y a su amor por el juego, no sólo aprenden rápidamente los trucos, sino que también les encantan los rompecabezas y otros juguetes diseñados para estimular su inteligencia. Sin embargo, a veces pueden volverse posesivos con ellos, por lo que hay que enseñarles a compartir desde pequeños. Además, los objetos preciosos que pueda confundir con juegos deben esconderse o ponerse fuera de su alcance a toda costa, teniendo en cuenta que es perfectamente capaz de aprender a abrir puertas o cajones viendo cómo lo hacen sus amos…

Como a la mayoría de sus congéneres, al Ocicat le encanta colgarse de las alturas. Y dada su flexibilidad, no hay mueble, por grande que sea, que se le resista. También necesita mucho espacio y juguetes para sentirse bien y hacer todo el ejercicio necesario. Si vive en un piso, éste debe tener un cierto tamaño y estar equipado con numerosos juegos, así como con muebles y un árbol para gatos que le permita observar su pequeño mundo desde arriba.

Por último, el Ocicat ha heredado una voz fuerte de su ancestro el Gato Siamés. No duda en utilizarla cuando tiene una petición que hacer, y sabe perfectamente cómo hacerse entender cuando tiene hambre o necesita atención. Sus maullidos son también una muy buena herramienta de conversación, ya que le gusta charlar con su amo respondiendo a la voz de éste. Sus ronroneos también son especialmente fuertes; a algunos les gustan, a otros no tanto. En cualquier caso, no es tan ruidoso ni tan exigente como el siamés.

Aseo y cuidado "Gato Ocicat"

Ocicat
Picture of a cinnamonsilverspotted ocicat – Hansboskar, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El Ocicat es una raza de gato fácil de cuidar.

Su pelaje corto y suave no necesita ser cepillado más que una vez a la semana para eliminar el pelo muerto. Sin embargo, para evitar que haya pelo muerto por toda la casa, es necesario un cepillado más frecuente durante los periodos de muda de primavera y otoño.

Rara vez es necesario bañar a su perro. Cuando es así, es esencial utilizar un champú especialmente diseñado para gatos.

El cepillado semanal es también una oportunidad para cuidar otras partes del cuerpo. Lo primero que hay que hacer es comprobar el estado de sus ojos y limpiar la zona que los rodea si es necesario. Esto ayudará a prevenir infecciones y a detectar precozmente cualquier problema en esta zona.

Lo mismo ocurre con los oídos: una revisión y limpieza semanal para eliminar la suciedad ayudará a limitar la aparición de problemas en esta zona, empezando por las infecciones de oído.

Los dientes también deben cepillarse regularmente con una pasta de dientes especial para felinos. Esto es especialmente importante, ya que el Ocicat es especialmente propenso a la periodontitis: el cepillado evita la formación de placa, que es la causa de muchos problemas bucales, incluido éste. Se recomienda el cepillado diario, pero si se hace una vez a la semana, ya es muy bueno.

En cuanto a las garras, suelen crecer bastante rápido. Por lo tanto, si sólo sale o pasa poco tiempo, suele ser necesario recortarlos regularmente. Si se alargan demasiado, no sólo pueden obstaculizarle cuando se mueve, sino también romperse y potencialmente lesionarle al mismo tiempo. En cualquier caso, si su perro no tiene acceso al exterior, es esencial que tenga un poste de rascado: de lo contrario, corre el riesgo de utilizar los muebles o las cortinas para arañar.

Los gestos para cuidar el pelaje de tu gato, así como sus ojos, orejas, dientes y garras, no deben realizarse al azar, ya que se corre el riesgo de hacerle daño o incluso de lesionarlo. La primera vez, no hay que dudar en aprender la forma correcta de hacer las cosas de un veterinario o un peluquero de gatos profesional. Además, hay muchas razones para acostumbrar a su gatito a ser manipulado desde una edad temprana, para que las sesiones de aseo no sean algo desagradable para él, sino que, por el contrario, sean hermosos momentos de complicidad.

¿Gato de exterior o de interior?

Los gatos Ocicat no necesitan necesariamente tener acceso al exterior para sentirse cómodos. Sin embargo, sería ideal si pudieras permitir que los animales salieran de vez en cuando a la naturaleza. Lo ideal es un jardín seguro o, al menos, una zona exterior segura. Básicamente, los representantes de esta raza siempre quieren estar cerca de sus humanos y no quedarse solos durante mucho tiempo, por lo que los gatos no hacen largas excursiones, sino que se quedan cerca. Debido a su afecto y fácil adiestramiento, también es posible acostumbrar al gatito Ocicat a la correa y realizar con él pequeñas excursiones a la naturaleza.

¿Cuánta actividad necesita el "Gato Ocicat"?

Si está pensando en comprar un Ocicat, debe saber que sólo será feliz si recibe suficiente atención. El tiempo de juego y los mimos juntos son imprescindibles. Como los gatos de raza con complexión atlética tienen bastante energía, hay que dedicar tiempo a los juegos de caza, pero los juegos de inteligencia también son muy bien aceptados. Además, los representantes de esta raza siempre buscan el contacto con sus humanos, por lo que es especialmente importante que, como miembro de la familia, se les permita estar siempre donde está el centro de la actividad. Además, debe proporcionar oportunidades apropiadas para rascarse y trepar, de modo que el impulso existente de moverse también pueda ser actuado. Para que estar solo no sea demasiado difícil, siempre hay que proporcionar a un Ocicat un compañero.

Salud y alimentación

"Gato Ocicat"

Ocicat
Ocicat «Rizzo» (cat breed) – ToB, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

El Ocicat suele gozar de buena salud y vive bastante tiempo (hasta 15 años).

Sin embargo, no es inmune a ciertos problemas heredados de sus ancestros el Gato Siamés y el Gato Abisinio:

  • Amiloidosis hepática, una enfermedad que puede afectar a los riñones y/o al hígado. Provoca una disolución incompleta de ciertas proteínas y provoca una acumulación de depósitos en los órganos. La pérdida de apetito, la diarrea y los vómitos que provoca suelen provocar una importante pérdida de peso. Aparece entre los 1 y 5 años de edad y debe ser diagnosticada rápidamente para poder controlarla con un tratamiento específico y una dieta baja en proteínas. No hacerlo puede ser fatal;
  • La deficiencia de piruvato quinasa (PKDef), una condición hereditaria que corresponde a una deficiencia de esta enzima importante para el correcto desarrollo de los glóbulos rojos. La consecuencia es una anemia, más o menos grave según el caso, que provoca diversos síntomas como letargo, diarrea, pérdida de peso y trastornos alimentarios;
  • La miocardiopatía hipertrófica (o cardiomiopatía), que es la enfermedad cardíaca más común que se observa en los gatos y corresponde a un engrosamiento excesivo de las paredes del corazón. Puede ser de origen hereditario, pero ésta es sólo una de las posibles causas. En todos los casos, se manifiesta de diversas maneras (dificultades respiratorias, parálisis de los cuartos traseros, vómitos, letargo, pérdida de peso importante, etc.), pero los síntomas suelen aparecer de forma repentina. Algunos individuos se recuperan en pocos meses, mientras que otros mueren rápidamente;
  • La enfermedad periodontal (o periodontitis), que es una inflamación de las encías. Si el problema no se trata a tiempo, pueden formarse abscesos dentales, y también puede producirse, por ejemplo, el aflojamiento de los dientes o una grave dificultad para masticar ciertos alimentos. A más largo plazo, si las bacterias llegan al sistema circulatorio y a la mandíbula, la infección puede provocar la muerte;
  • Atrofia reticular progresiva, una enfermedad ocular hereditaria e incurable que provoca una pérdida progresiva de la visión, que culmina en ceguera. Se ha encontrado en algunos individuos, pero su prevalencia sigue siendo muy baja en la población de la raza.

La mejor manera de evitar adquirir un gato que pueda sufrir alguna enfermedad hereditaria en un futuro próximo es acudir a un criador serio. Cualquier criador de Ocicat de confianza debe poder presentar no sólo un certificado sanitario veterinario, sino también la cartilla sanitaria del animal (o cartilla de vacunación), en la que constan las vacunas administradas, así como los resultados de las pruebas genéticas realizadas a los padres o al gatito, que demuestran que están libres de enfermedades hereditarias.

Por último, aunque su mascota parezca sana, una visita anual de rutina al veterinario nunca está de más, y de hecho es muy recomendable. Permite un chequeo completo de la salud, que a veces permite descubrir problemas emergentes, y también ofrece la oportunidad de comprobar que las vacunas están al día. Además, el propietario debe asegurarse de renovar los tratamientos antiparasitarios de su mascota a lo largo del año, siempre que sea necesario, para que la mascota nunca deje de estar protegida.

Alimentación

El Ocicat es un gato poco complicado en cuanto a la alimentación y es muy feliz con comida industrial de buena calidad. También le gustan los platos preparados de carne, verduras y almidón.

En cualquier caso, los productos elegidos y las raciones suministradas deben adaptarse a sus necesidades, que dependen en primer lugar de su edad, de su estado de salud y de la cantidad de ejercicio físico que realiza a diario.

El Ocicat no es especialmente propenso a la obesidad pero, como con cualquier raza, es importante vigilar su peso. Esto es especialmente cierto si ha sido castrado, ya que esto aumenta el riesgo de obesidad. Por lo tanto, es necesario un pesaje mensual, y cualquier desviación que se confirme o incluso se acentúe la siguiente vez debe tomarse en serio: entonces es necesario llevarlo al veterinario para que identifique el origen de este aumento de peso. Esto puede deberse a una dieta no adaptada en calidad y/o cantidad, pero también a la aparición de otro problema de salud.

Además, como cualquier gato, debe disponer de un cuenco de agua fresca y limpia en todo momento.

Comprar un "Gato Ocicat"

El precio de un Ocicat suele oscilar entre 700 y 1400 euros.

Sin embargo, en Europa, el número de criadores se puede contar con los dedos de una mano, por lo que a menudo es necesario armarse de paciencia para encontrar la perla rara: es muy frecuente que se le inscriba en una lista de espera durante meses.

Una opción es buscar en el Reino Unido, donde hay muchos más criadores. Esto le permite elegir entre un mayor número de gatitos, al tiempo que evita largos retrasos.

Sea cual sea el país, el importe que se cobra depende, en particular, de la reputación del criadero, del linaje del que procede el gatito, pero también y sobre todo de sus características físicas. En el caso de la adopción desde el extranjero, hay que tener en cuenta que a este precio se añaden varios costes: transporte, cuarentena, trámites administrativos, etc.

Datos interesantes

Los Ocicats son bastante aficionados al agua y algunos representantes de la raza resultan ser «ratas de agua» y disfrutan de un baño en la bañera o la piscina.

Videos del "Gato Ocicat"

YouTube player
YouTube player
Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)
Comparte con tus amigos !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.