Sabueso noruego (Dunker)
Noruega FCI 203 - Perros tipo sabueso de talla mediana

Sabueso noruego

Se encuentra solo en su país de origen y es prácticamente desconocido fuera de sus fronteras.

Contenido

Historia

El Sabueso noruego fue originalmente llamado Dunker, en honor al capitán y criador noruego Wilhelm Conrad Dunker (1806-1860), quien estableció el primer estándar de la raza en 1850. Durante la primera mitad del siglo XIX, hubo una gran población de sabuesos en Noruega, incluyendo varios tipos utilizados para la caza de la liebre. Wilhelm Dunker seleccionó a los que tenían el sentido del olfato más agudo y los cruzó con un Sabueso Arlequín Ruso para producir un sabueso versátil, capaz de cazar conejos y liebres por el olfato en lugar de por la vista, y lo suficientemente resistente para soportar las duras condiciones climáticas de Noruega.

En 1902 se fundó el Norsk Harehundklub, un club dedicado a los sabuesos. Ese mismo año los sabuesos se dividieron en dos grupos principales, conocidos hoy como Dunker y Hygenhounds. El primero era el más numeroso e incluía perros locales de todo el país, proporcionando una amplia y variada base de cría.

Aunque Noruega se vio menos afectada por la Segunda Guerra Mundial que otros países europeos, la demanda de estos perros disminuyó drásticamente, lo que dificultó a los criadores continuar su trabajo de forma adecuada. Como resultado, el número de especímenes disminuyó significativamente.

Una vez finalizado el conflicto, el Dunker recuperó cierta popularidad y fue reconocido oficialmente por la Fédération Cynologique Internationale (FCI) en 1956.

Sin embargo, este rebote sólo duró poco: volvió a perder terreno a partir de la década de 1970, debido a la competencia de las razas extranjeras de perros de caza importadas al país.

Las cosas no mejoraron mucho en los 80, hasta el punto de que empezaron a aparecer problemas de endogamia. De hecho, la disminución de su población llevó a muchos criadores a recurrir a la endogamia para seguir criando. Esto condujo a una alta tasa de sordera congénita. Por eso, en 1987, el comité de cría del Sabueso noruego pidió al Norsk Kennel Klubb (NKK), la organización canina de referencia en Noruega, permiso para cruzar el Dunker con otras razas, pero se lo negaron. Sin embargo, como las cosas no mejoraron mucho, el NKK finalmente dio su aprobación para algunos cruces dos años después. Esto dio como resultado una composición genética más variada y saludable, manteniendo al mismo tiempo los rasgos característicos de la raza.

El United Kennel Club (UKC) lo reconoció en 1996. Sin embargo, la otra organización de referencia americana, el American Kennel Club (AKC), no ha hecho lo mismo hasta el día de hoy – ni tampoco el vecino Canadian Kennel Club (CKC) o el prestigioso British Kennel Club (KC). De hecho, a nivel mundial, el reconocimiento de la raza sigue siendo bastante parcial.

Es lo mismo para su difusión. Incluso en los demás países escandinavos, está casi ausente, con la excepción de Suecia, donde el Svenska Kennelklubben registra cada año un número de nacimientos que puede contarse con los dedos de una mano, en comparación con unos veinte a principios de los años noventa. En Francia, no se hizo ni una sola inscripción en el Libro de los Orígenes Franceses (LOF) durante las dos primeras décadas del siglo XXI.

En Noruega, el número de Dunkers registrados cada año en el NKK ha rondado los 150 desde mediados de la década de 2000. Sin embargo, esto marca una reducción a la mitad del número comparado con el cambio de los años 90. Este número limitado se explica en parte por el problema de sordera presente en esta raza: casi el 75% de su población sufre de sordera.

Foto: A Norwegian Hound by Canarian, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Características físicas “Sabueso noruego (Dunker)”

El Sabueso noruego es un perro de tamaño mediano que se distingue por su cuerpo alargado y bien proporcionado, su andar enérgico y despejado y su peso ligero. Tienen huesos sólidos, dando una impresión de fuerza y resistencia. La espalda es recta, firme y lo suficientemente larga para dar longitud a la caja torácica. Se apoya en las piernas delanteras secas y fuertes. La cola es ancha y gruesa en la base y se estrecha en la punta. Desciende hasta el corvejón o sobresale ligeramente del corvejón.

Dunker
Dunker

Bastante larga, su cabeza se caracteriza por un cráneo ligeramente abovedado y un marcado stop. Situadas a media altura, las orejas son planas, sin pliegues, colgantes y suaves al tacto. De ancho medio, se estrechan hacia su punta, que es redondeada. Su boca tiene dientes en forma de tijera dominados por un hocico cuadrado y bien desarrollado, una nariz negra y amplias fosas nasales.

Sus ojos son redondos, grandes y muy penetrantes. Aunque suelen ser de color oscuro, también hay individuos con uno o dos ojos azules, una característica que se asocia con un mayor riesgo de sordera. Los ojos de pececillo están permitidos en los individuos azules (abigarrados). Independientemente del color de los ojos, los ojos expresan calma y seriedad.

El pelaje del Dunker consiste en pelo corto, duro, apretado y denso. Su coloración es un signo distintivo de la raza: son o bien negros con leonado claro y manchas blancas, o bien azul merle (¿bigarros?) y jaspeados con leonado claro y manchas blancas. Los abrigos negros azabache con marcas leonadas oscuras son menos deseables, y aquellos en los que predomina el blanco (hasta el punto de representar al menos el 50% de la superficie) son considerados indeseables por la norma.

Por último, el dimorfismo sexual no es muy marcado en esta raza: los machos y las hembras son bastante similares en tamaño y peso.

La esperanza de vida: 12 años de edad.

Tamaño del Sabueso noruego

    – Peso de la hembra: De 24 a 25 kilos
    – Peso del macho: De 24 a 25 kilos
    – Tamaño de la hembra: De 47 a 53 cm
    – Tamaño del macho: De 50 a 55 cm

Carácter y aptitudes “Sabueso noruego (Dunker)”

El Sabueso noruego es un cazador rápido y tenaz con una capacidad olfativa superior a la media. Sobresalen particularmente en la caza de liebre y conejo.

Siendo también gentil, cariñoso, alegre y amable, tienen todas las cualidades requeridas para ser un excelente perro de compañía. Equilibrados, pacientes, tolerantes y desprovistos de agresividad, son muy buenos compañeros de juego para los niños. Sin embargo, es importante tener en cuenta que nunca se debe dejar a un perro solo con un niño pequeño sin la supervisión de un adulto, y esto se aplica a todas las razas.

Su total falta de agresividad y su atracción por los humanos, incluso por aquellos que no conoce, hacen que sea totalmente imposible utilizarlo como perro guardián. En efecto, no es en absoluto reservado, tímido, temeroso o agresivo con los extraños, sino que tiende a acogerlos positivamente y a confiar en ellos. Es más probable que salude a una persona malintencionada con curiosidad y lamiéndole en lugar de ladrar para advertir a su amo o hacerle entender que es mejor que siga su camino.

Su sociabilidad se extiende a otros perros también. Por lo tanto, es muy posible compartir una casa con un compañero de perro sin temer que se multipliquen las situaciones de conflicto, y generalmente es amigable con aquellos que conoce en sus paseos.

Con los gatos y otros animales, las cosas son un poco más complicadas. Su instinto de caza lo lleva naturalmente a perseguir cualquier pequeño animal peludo que no sea parte de la especie canina. Aunque haya crecido junto a él y deba considerar a su pequeña compañera como un miembro de la familia y no como una presa potencial, nunca se puede descartar el riesgo, por lo que es mejor evitar dicha cohabitación. En cuanto a los que se pueda encontrar en sus paseos, es probable que quiera perseguirlos. Por lo tanto, es preferible mantenerlo con una correa durante las excursiones, para evitar cualquier accidente.

Dunker
Dunker

En cualquier caso, el miedo a que persiga a otros animales no significa que no debas sacarlo lo suficiente cada día, sabiendo que necesita mucha actividad para gastar su gran energía. Necesita al menos 45 minutos de ejercicio al día, pero su resistencia lo hace feliz de ir más allá si se le da la oportunidad. Además, es preferible variar los placeres para permitirle gastar plenamente su energía: largos paseos, correr por el parque, deportes con perros, etc. Los deportes que requieren correr (como el canicross) y los que apelan a sus sentidos (como el tracking) son los más recomendables. De hecho, este perro es muy feliz cuando tiene que movilizar sus capacidades físicas y mentales. En cualquier caso, además de permitirle ejercitarse, todas estas actividades refuerzan la relación con su amo, lo que es especialmente importante si tiene problemas de audición.

De lo anterior se deduce que el Dunker no es adecuado para una persona mayor o muy sedentaria, que no podría darle todo el ejercicio que necesita. El ideal para él es un maestro del deporte, y dispuesto a llevar a su compañero en sus diversas actividades. Los jubilados pueden ser adecuados para él, si son suficientemente activos.

En cualquier caso, la vida en la ciudad no es ideal para él, que necesita grandes espacios para desarrollarse plenamente. Una casa con un jardín en el campo es un ambiente mucho más apropiado para vivir. Sin embargo, es importante asegurarse de que el jardín esté bien cercado y que el entorno sea seguro, ya que su instinto y su instinto de caza pronto lo llevan a seguir pistas y a huir.

Una vez satisfecha su necesidad de ejercicio, el Sabueso noruego tiene un carácter fácil y dócil; está lejos de ser tan terco como muchas razas de perros de caza. Sin embargo, su sentido del olfato puede dificultar el entrenamiento, ya que se distrae fácilmente con un olor y no es realmente receptivo a las órdenes de su maestro.

Su propensión a ladrar también puede ser bastante molesta. Es particularmente propenso a hacerlo si su amo está lejos por mucho tiempo sin haberle dado ningún ejercicio de antemano y sin tener los medios para hacerlo por sí mismo. De hecho, la inactividad puede ser una carga y causar esos problemas de comportamiento, así como destrucción, por ejemplo. Sin embargo, mientras tenga algo que cuidar en ausencia de su familia, no es el tipo de perro que sufre mucho de ansiedad por la separación.

Educación “Sabueso noruego (Dunker)”

Como todos los demás sabuesos, el Sabueso noruego debe ser socializado desde una edad temprana. En otras palabras, para que se convierta en un adulto equilibrado y no tenga problemas para encontrar su lugar, se le debe dar sin demora un máximo de oportunidades para conocer todo tipo de humanos (veterinario, vecinos, repartidor, etc.), otros animales, pero también para enfrentarse a diversos ruidos, olores y situaciones. Esto es aún más importante ya que se distrae fácilmente con su sentido del olfato.

Las reglas establecidas en su educación también deben enseñársele desde una edad temprana, cuando su capacidad de aprendizaje y su docilidad están al máximo. Como con cualquier raza, los malos hábitos se adquieren rápidamente cuando todavía es un cachorro y se convierten en verdaderos problemas cuando crece.

En cualquier caso, el Dunker es una raza de perro fácil de entrenar y que escucha a su amo, siempre y cuando éste utilice un método de entrenamiento respetuoso con el perro. Los tratamientos generalmente demuestran ser muy efectivos para reforzar positivamente sus buenas acciones y facilitar el aprendizaje. Sin embargo, a veces es necesario mostrar firmeza y afirmar la propia autoridad para evitar que este tenaz perro haga lo que le plazca. También puede ser difícil conseguir su atención, dada su tendencia a distraerse con su sentido del olfato.

Dado que tiene una fuerte inclinación a seguir su nariz y a perseguir a los pequeños animales que pasan, enseñar a su perro a devolver la llamada es especialmente importante para evitar el riesgo de un frenético tirón de la correa o de huir si se mueve libremente.

También puede ser útil tratar de enseñarle a canalizar su propensión a ladrar. Sin embargo, ya que está profundamente arraigado en él, no se debe esperar que sea el más tranquilo de los perros. Si resulta imposible hacerle entender que algunas cosas no requieren necesariamente que ladre, al menos se le puede enseñar a detenerse a la orden.

Por último, si el perro es sordo de nacimiento, como es el caso de una fracción significativa de los representantes de la raza, el amo debe obviamente adaptarse a esta restricción: el entrenamiento de un perro sordo no se hace de la misma manera que el entrenamiento de otro perro que es capaz de oír la voz de su amo. La confianza es entonces aún más crucial en la relación entre el animal y su amo, para que pueda aprender y vivir en buenas condiciones a pesar de su minusvalía. Por supuesto, la comunicación se hace entonces a través de la comunicación no verbal, y depende del maestro adoptar un lenguaje corporal explícito, basado en gestos y mímicas precisas, específicas para cada indicación que desee dar.

Salud “Sabueso noruego (Dunker)”

El Sabueso noruego es muy resistente, generalmente tienen una excelente salud y una muy buena longevidad.

Acostumbrados a vivir en el duro clima noruego, pueden tolerar el frío y la humedad sin dificultad. Su abrigo es naturalmente impermeable y ofrece una buena protección contra los elementos. Por otro lado, muestra cierta intolerancia a las altas temperaturas, incluso si es capaz de adaptarse a un clima mediterráneo. Simplemente es necesario aligerar sus actividades durante los calores fuertes, o al menos privilegiar las que se realizan en el interior, para asegurarse de que siempre tiene acceso a un lugar a la sombra o incluso al aire acondicionado y evitarle cualquier ejercicio físico demasiado intenso en las horas más calurosas.

Su pequeña población y su limitada difusión impiden un deterioro muy importante de la salud, pero está demostrado que está predispuesta a ciertos problemas:

  • sordera, que es una enfermedad hereditaria. Según la Fundación Ortopédica para los Animales (OFA), casi el 75% de la población de la raza es hoy en día sorda en al menos uno, si no ambos oídos;
  • displasia de la cadera, una malformación articular que puede caracterizarse por una predisposición hereditaria. Puede causar dolor en las articulaciones así como dificultades para moverse;
  • Displasia del codo, que también puede verse favorecida por una predisposición hereditaria. Es doloroso y lleva a dificultades para moverse y al desarrollo de la osteoartritis;
  • atrofia progresiva de la retina, una enfermedad ocular hereditaria e incurable. Causa primero la pérdida de la visión nocturna, luego la pérdida de la visión diurna, hasta el punto de que el perro se vuelve totalmente ciego;
  • La sarna demodecica, una enfermedad parasitaria contagiosa que causa picor y verdadero malestar al perro, que pierde gradualmente el apetito y el sueño;
  • infecciones de oído (otitis, etc.), debido a su forma colgante.
  • Además, los individuos utilizados para la caza están expuestos a los diversos riesgos que conlleva esta actividad: heridas, parásitos, espinas, etc.

    Además, el Dunker tiene un fuerte apetito. Como suele estar activo, esto no suele ser un problema. Sin embargo, si no lo es, pronto se convierte en sobrepeso.

    Dadas las condiciones hereditarias a las que está predispuesta la raza, la labor del criador desempeña un papel decisivo en la adopción de un Sabueso noruego que goce de perfecta salud y que probablemente siga siéndolo. Además de los resultados de las pruebas genéticas realizadas a los padres y al cachorro para reducir el riesgo de tales enfermedades, todo criador serio y responsable debe poder presentar un certificado de buena salud establecido por un veterinario, así como documentos relativos a las vacunas administradas.

    Además, cuando el perro es pequeño y aún está creciendo, sus huesos y articulaciones son particularmente frágiles: por lo tanto, debe evitarse cualquier ejercicio físico demasiado intenso o prolongado, ya que podría pagarlo un día u otro, con secuelas potencialmente permanentes (malformaciones, etc.).

    Por último, es necesario consultar a un veterinario al menos una vez al año para asegurarse de que el perro goza de buena salud o, por el contrario, para poder detectar lo antes posible cualquier problema cuyos síntomas no sean todavía visibles. Este chequeo de salud es también una oportunidad para llevar a cabo sus recordatorios de vacunas, que son otra palanca esencial para mantener al perro en buena salud. Aún en el registro de prevención, es responsabilidad del propietario renovar los tratamientos antiparasitarios siempre que sea necesario a lo largo del año, para que su compañero nunca deje de estar protegido.

    Cuidados y mantenimiento “Sabueso noruego”

    Una raza resistente, el Sabueso noruego no requieren mucho mantenimiento.

    Sin embargo, pierden mucho pelo, así que cepillarse el pelo dos veces por semana no es demasiado para ayudar a eliminar los pelos muertos y mantenerlo en buen estado. Durante sus períodos de muda en primavera y otoño, cuando debe hacerse con más frecuencia (incluso diariamente) para evitar el crecimiento de pelo en toda la casa.

    Como su pelo no está muy sucio y por lo tanto no tiene un olor fuerte, bañarlo dos o tres veces al año es generalmente suficiente. En cualquier caso, un baño demasiado frecuente hará desaparecer el sebo naturalmente presente en la piel, que la aísla y la protege de los elementos. Dicho esto, no duden en darle un baño si se ha ensuciado mucho, por ejemplo durante un viaje de caza particularmente fangoso. En cualquier caso, sólo se puede utilizar un champú especialmente diseñado para perros, a riesgo de dañar su piel.

    Dunker
    Dunker

    Los oídos, por otro lado, requieren una atención especial, ya que su forma colgante implica un mayor riesgo de infecciones (infecciones de oído, etc.). Deben ser limpiados cada semana con un paño húmedo o un producto de limpieza especialmente diseñado para este fin. También deben secarse después de cada baño o de un largo período de tiempo en un lugar húmedo.

    Sus ojos también deben ser examinados semanalmente y limpiados si es necesario con un paño húmedo.

    También es necesario cepillar los dientes de su perro cada semana o incluso cada día para evitar la formación de placa dental y sus posibles consecuencias (mal aliento, enfermedades, etc.). Una pasta de dientes especialmente diseñada para perros debe ser usada siempre.

    Además, es importante revisar regularmente las garras de su perro para asegurarse de que no se alargan demasiado y recortarlas si es el caso. Esto no sólo podría dificultar su andar, sino que también podría romperse y potencialmente lesionarse al mismo tiempo. Dicho esto, mientras esté activo y pase largas horas al aire libre, el desgaste natural suele ser suficiente para limarlas.

    Para saber cómo proceder durante las sesiones de mantenimiento, es útil beneficiarse de la experiencia de un veterinario o un peluquero la primera vez. De hecho, si los diversos procedimientos para el cuidado del pelaje, las orejas, los ojos, los dientes o las garras de su mascota no se realizan de forma adecuada, no sólo no se obtendrán resultados satisfactorios, sino que el propietario podrá incluso herir o lesionar a su mascota. Además, al dueño le conviene acostumbrar a su mascota muy pronto, para que durante toda su vida acepte ser manipulado sin ser rebelde.

    Además, cuando su mascota regrese de un largo tiempo en la naturaleza, es una buena idea tomarse sistemáticamente un poco de tiempo para inspeccionarla cuidadosamente: los parásitos, los pinchos o la suciedad pueden haberse metido en su pelaje, y también puede haberse lesionado.

    ¿Que precio tiene un “Sabueso noruego”

    En Noruega, un cachorro Dunker cuesta alrededor de 7000 coronas noruegas (unos 650 euros). El precio de venta varía de un individuo a otro dependiendo del prestigio de la cría, el linaje del perro y sus características intrínsecas.

    Dado que la raza no tiene una amplia distribución internacional, es casi imposible encontrar un criador de la misma fuera de su país de origen.

    Por lo tanto, ya sea que se encuentre en Francia, Bélgica, Suiza, el Canadá o en otro lugar, quien desee adoptar un Sabueso noruego debe optar por la solución de importación. En este caso, hay que tener en cuenta que los gastos de transporte y administrativos se añaden al precio de compra y, por supuesto, hay que respetar los reglamentos para importar un perro del extranjero.

    Valoraciones del “Sabueso noruego (Dunker)”

    Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un perro de la raza “Sabueso noruego (Dunker)” debes conocer ciertos factores. No todas las razas de perros son aptas para vivir en un apartamento, debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

    Adaptación ⓘ

    2,0 valoración
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Perro amistoso ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Pérdida de pelo ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Nivel de afecto ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Necesidad de ejercicio ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Necesidad social ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Hogar ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Aseo ⓘ

    2,0 valoración
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amigable con extraños ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Ladridos ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Salud ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Territorial ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amistoso con gatos ⓘ

    2,0 valoración
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Inteligencia ⓘ

    3,0 valoración
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Versatilidad ⓘ

    3,0 valoración
    3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Amigable con niños ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Vigilancia ⓘ

    2,0 valoración
    2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Alegría ⓘ

    4,0 valoración
    4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

    Videos del “Sabueso noruego (Dunker)”

    Sabueso Noruego (Dunker) – Raza de Perro
    Dunker 🐶🐾 Everything Dog Breeds 🐾🐶

    Tipo y reconocimientos:

    • CLASIFICACIÓN FCI: 203
    • Grupo 6: Perros tipo sabueso, perros de rastro y razas semejantes.
    • Sección 1.2: Perros tipo sabueso de talla mediana. Con prueba de trabajo.

    Federaciones:

    • FCI – Grupo 6: Perros tipo sabueso, perros de rastro y razas semejantes. – Sección 1.2: Perros tipo sabueso de talla mediana.
    • UKCScenthounds

    Estándar FCI de la raza “Sabueso noruego (Dunker)”

    Estándar FCI de la raza Sabueso noruego (Dunker)
    Estándar FCI N° 203 / 12.03.1999 / E
    SABUESO NORUEGO(Dunker)
    TRADUCCIÓN : Federación Canófila Mexicana.
    ORIGEN : Noruega.
    FECHA DE PUBLICACIÓN DEL ESTÁNDAR ORIGINAL VÁLIDO : 12.03.1999.

    UTILIZACIÓN :

    Sabueso.

    CLASIFICACIÓN FCI :

    • Grupo 6 Perros tipo sabueso, Perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes.
    • Sección 1.2 Perros tipo sabueso de talla mediana.

    Con prueba de trabajo.

    APARIENCIA GENERAL :

    Tamaño mediano; obviamente rectangular, estructura fuerte, sin dar la impresión de ser pesado. Debe mostrar la habilidad de ser tenaz y resistente.

    PROPORCIONES IMPORTANTES :

    La profundidad del pecho debe tener aproximadamente la mitad de la longitud de la altura a la cruz.

    CABEZA :

    No la debe llevar alta. Limpia, llevada con dignidad, con buena longitud y líneas paralelas, no cuneiforme.

    REGIÓN CRANEAL :

    • Cráneo : Ligeramente abultado, protuberancia occipital prominente. Si el hocico es largo y bien desarrollado, se permite que el cráneo sea más amplio, sobre todo en los machos, siempre y cuando no pierda sus planos paralelos.
    • Depresión naso-frontal (Stop) : Marcada, pero no profunda ni abrupta.

    REGIÓN FACIAL :

    • Trufa : Negra, ventanas bien abiertas.
    • Hocico : Mas bien largo que corto, de corte cuadrado. Caña nasal recta y uniformemente ancha.
    • Mandíbulas / Dientes : Mordida de tijera. Dentadura completa.
    • Mejillas : Limpias, sin pómulos prominentes.
    • Ojos : De color oscuro, redondos, mas bien grandes, pero no sobresalientes. Ojos expresivos, brillantes de inteligencia, calma y gravedad. Párpados bien pegados. Se permiten ojos gazeos en perros « Blue merle ».
    • Orejas : De implantación media, mas bien baja que alta. Suaves, de anchura moderada, disminuyendo hacia la punta redondeada. Planas, sin pliegues. Colgando cerca de la cara. Lo suficientemente largas para alcanzar la mitad del hocico cuando son estiradas hacia adelante.

    CUELLO :

    Relativamente largo, sin papada visible.

    CUERPO :

    • Línea superior : Nivelada.
    • Espalda : Recta, firme y no muy larga.
    • Lomos : Amplios y bien musculados, no convexos.
    • Grupa : Con una ligera caída, bien musculada, no demasiado corta.
    • Pecho : De gran capacidad, con costillas bien arqueadas; las últimas costillas deben estar particularmente bien desarrolladas, haciendo que el pecho parezca largo.
    • Línea inferior y abdomen : Ligeramente recogidos.

    COLA :

    Implantación al nivel de la línea superior. Gruesa en su raíz, disminuyendo hacia la punta. Debe ser recta y llevada con una pequeña curvatura hacia arriba; llegando hasta el corvejón o un poco por debajo de éste.

    EXTREMIDADES

    MIEMBROS ANTERIORES :

    • En conjunto : Fuertes, delgados y tendinosos.
    • Hombros : Musculosos, escápula larga e inclinada, bien pegada al tronco; puntas de los omóplatos muy juntas en la parte superior. Articulaciones del hombro y codo bien anguladas.
    • Brazo : Recto.
    • Metacarpo : Ligeramente inclinado.
    • Pies delanteros : Dedos cerrados y arqueados con mucho pelaje entre sí. Almohadillas resistentes. Los pies deben apuntar hacia adelante.

    MIEMBROS POSTERIORES :

    • En conjunto : Bien angulados, paralelos en posición parada. Sin estar demasiado angulados ni con corvejón de « vaca ».
    • Muslo : Amplio.
    • Rodilla : Bien angulada.Pierna : Amplia.
    • Corvejones : Delgados y de posición baja, amplios si se ven de lado.
    • Pies traseros : Como los pies delanteros.

    MOVIMIENTO : Libre, con buen alcance. Las extremidades, vistas desde atrás, son paralelas; sin corvejones de vaca y sin ser demasiado anguladas.

    PELAJE

    PELO : Recto, duro, denso y no muy corto. La parte posterior de los muslos y la cola pueden tener más pelo, siempre y cuando el resto del cuerpo posea un buen pelaje.

    COLOR :

    Negro o « Blue merle » con marcas pálidas leonadas o blanquecinas. El color pardo intenso o predominantemente negro, alcazando desde el hocico hacia más abajo que los corvejones con una llamada máscara es menos deseable. Cuando el blanco, aumentando demasiado, alcanza más abajo que los hombros hasta la región inferior del vientre o hasta los pies (calcetines), se trata de marcas correctas y admitidas.

    TAMAÑO :

    Altura a la cruz : Machos : 50 – 55 cm. Idealmente 53 cm.Hembras : 47 – 53 cm. Idealmente 50 cm.

    FALTAS :

    Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.

    • Cuando en perros negros o leonados claros el blanco alcanza hasta la mitad de la espalda, o si perros blue-merle muestran marcas blancas, la valoración de estos perros debe ser disminuida en proporción al grado de la extensión del blanco.

    FALTAS ELIMINATORIAS :

    • Agresividad.
    • Color predominantemente blanco (50% o más).

    Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
    N.B. : Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

    Nombres alternativos:

      1. Dunker (inglés).
      2. Dunker (francés).
      3. Dunkerbracke, Dunkerlaufhund (alemán).
      4. Dunker (portugués).
      5. Cazador noruego, Dunker, Sabueso de Dunker (español).

    Dogo Español
    España

    Dogo Español

    El Dogo Español tiene el instinto de guarda y defensa aun conservando el instinto de caza y presa;

    Contenido

    Historia Dogo Español

    Los perros de presa entraron en la península ibérica acompañando a las tribus de bárbaros allá por el siglo IV; suevos, vándalos y alanos custodiaban su ganado y campamentos trashumantes con este tipo de perros.

    A lo largo de la historia estos animales se emplean en distintas funciones con un denominador común; su instinto de caza y presa como herramienta de trabajo al servicio de la caza mayor; manejo de ganado; guardia y custodia de propiedades; perro de guerra; etc.

    Reyes, señores feudales, mercenarios, carniceros, ganaderos, e incluso la tauromaquia, hacen de estas estirpes un referente importantísimo en la historia de nuestro país, alcanzando su mayor apogeo durante el periodo denominado “romanticismo español”. Los referentes históricos son tantos como variopintos. En función de sus características morfológicas se emplearían para unos menesteres u otros; los perros más ligeros y de tipología más corredora se utilizaban para la caza mayor, y los más corpulentos y cabezones se empleaban en labores que requerían más potencia o fuerza de parada que resistencia. Donde, como y cuando comienza a seleccionarse sistemáticamente hacia una u otra tendencia y bajo uno u otro nombre es algo difícilmente descifrable. Entonces se hablaba de “tipos” -el concepto de raza es mucho más moderno en materia canina-; y bajo ese concepto de “tipo” coexistían distintas morfologías con determinados rasgos comunes. Las denominaciones más genéricas de este “tipo” han venido siendo “alanos”; “presas”;“dogos”; “perros de toros”; “alanos carniceros”; “chatos”; etc.

    En ocasiones aludiendo a determinados rasgos diferenciales se les denominaba de una u otra forma, y otras veces de manera genérica metiendo bajo el mismo concepto a las distintas variedades. Una clasificación “taxonómica” actual de estos perros atendiendo a los referentes históricos, sería un anacronismo de difícil solución zootécnica.
    Encontramos descripciones centenarias –como la del “Libro de la Montería”- que bajo el mismo concepto de “Alano” mete al tipo ligero para las monterías haciendo mención a otra variedad más pesada para el agarre de ganado.

    Pero también encontramos argumentos y referencias que respaldan diferencias morfológicas y funcionales entre estos “presas”; véase la descripción de “Dogo” por la Real Academia de la lengua Edición del Siglo XX; La distinción por parte de la Real Sociedad Canina de España en 1911 entre “presa español” en su faceta de guarda y utilidad y el “Alano” en el grupo de rastro y montería; la medalla con la inscripción “Dogo de Burgos” del año 1625 ; las entregas documentadas de Dogos autóctonos a británicos e Italianos, etc.

    Por tanto, lejos de escudriñar sobre cuestiones etimológicas o lingüísticas no exentas de ambigüedades en ocasiones, nos centramos en lo constructivo del proceso, que no es otro que conciliar la historia con toda su variabilidad de tipos, con la realidad presente del concepto “raza”, que exige el ajuste a patrones más definidos.

    Bajo este propósito nace el proyecto para la recuperación del Dogo Español; que englobaría al tipo de alano o presa más pesado y corpulento de nuestra península.

    ¿Por qué unificar bajo la denominación de “Dogo”? Se trataba de utilizar un nombre que reuniera una serie de requisitos:

      1. Contar con aval histórico en numero e importancia de referentes
      2. Nombre genérico e identificable con estas morfologías
      3. Evitar connotaciones polémicas relacionadas con peligrosidad
      4. Evitar localismos o alusión a funciones obsoletas o demasiado restrictivas

    Resultado de todo ello la denominación de “Dogo” es la que mejor engloba el concepto de “moloso ibérico”.

    Contamos con la definición de “Dogo” por la Real Academia de la lengua; nuestros Dogos influyeron directa o indirectamente en el resto de razas emparentadas; existen manifiestos de la Corona de Aragón para el envío de Dogos Españoles a Nápoles; el Gobernador de Cuba refiere la entrega de “presas españoles” a la armada británica para el control de cimarrones; a Inglaterra se exportaron profusamente; en Alemania recrearon al extinto “bullesbeizer” a través del Boxer cruzando un bulldog con una perra de presa llamada “Flora” de clara ascendencia hispana; basta mirar los primeros Boxers de finales del XIX para ver el parecido de la raza germana de aquel periodo con nuestros rústicos chatos autóctonos.
    El número de referencias es incontable.

    • 2. Orígenes del proceso de recuperación del Dogo Español

    En la década de los 80, con el inicio de la recuperación del Alano ya se contempla la existencia de distintas tipologías y tendencias. Entonces se utilizaban los términos “tipo, línea o tendencia ganadera” Vs “tipo cazador” como etiqueta diferencial.

    La fusión de “alanos o presas” con perros “villanos” del terreno, -perros ligeros de pastoreo y corte lupoide – daba un híbrido polivalente que conservaba el atavismo de los perros de agarre, pero con la chispa y resistencia de los pastores. De ahí nace el “Villano de las Encartaciones”, un derivado del alano en su versión más ligera.

    El Alano Español se estandariza orientando su selección hacía un tipo intermedio. El proceso concluye con el reconocimiento oficial de la raza en el año 2003 por parte de la Real Sociedad Canina de España.

    Resumiendo las tendencias básicas sobre una escala bipolar nos encontramos con el siguiente panorama:

      1º/ Por un lado morfología ligera de estructuras más corredoras y descargadas;

      2º/ En el polo opuesto las tipologías más corpulentas y braquicéfalas;

      3º/ Y entre ambos extremos, un mayoritario y consolidado tipo intermedio.

    Los tipos “corredor” e “intermedio” estarían representados por “Villanos” y “Alanos” respectivamente; quedando sin cubrir el nicho más moloso de la escala.

    Era de justicia desvincular por primera vez desde principios de siglo pasado a nuestros “presas más corpulentos” de su matriz alánica, y hacerlo no bajo la restricción que imprime una “tendencia”, sino conciliando la idiosincrasia de este tipo con el concepto de raza actual. Toda tendencia que toma cuerpo y protagonismo es susceptible de emanciparse bajo estatus de raza; solo es cuestión de que se den las circunstancias adecuadas: contar con material genético; con referentes históricos; y sobre todo con un colectivo coordinado dispuesto a redireccionar la selección facilitan esta labor.

    Con la recuperación del Alano era previsible el tributo que pagarían los tipos extremos; marginados a una presencia meramente testimonial en relación directamente proporcional a la fijación del alano intermedio. Bajo este panorama nuestros últimos reductos de “Dogos” se verían abocados a su extinción como raza potencial o en el mejor de los casos relegados a tendencia dentro de la moderación impuesta por el estándar del Alano.

    Afortunadamente seguían naciendo individuos en este tipo en las camadas de alanos. Algunos criadores hemos seguido utilizándolos como reproductores ocasionalmente, y aunque solo fuera buscando complementariedad, esos genes han seguido ahí. Otros criadores –mención especial a Francisco Rincón– han tenido la valentía no solo de seguir utilizando Alanos en esta tendencia, sino de hacerlo buscando fijar dicho tipo en lugar de complementarlo. Gracias a esto el proyecto de recuperación del “Dogo Español” partiendo de la base genética del “Alano” es una realidad.

    Características físicas

    Una de las cuestiones más controvertidas a la hora de trazar el camino y fijar objetivos en selección, es tener claro de donde partimos y hacia donde vamos; definir que nicho se cubre con este proyecto, y hacerlo con identidad propia tratando de converger lo menos posible con el resto de razas emparentadas. Nuestro Dogo se encuadraría entre el grupo de los molosos de arenas y los molosoides.

    Las razas más relacionadas con nuestro Dogo Español autóctono, tanto por tipo como por entronque, serían el Dogo Canario; el Alano Español; el Ca de Bou; el Dogo de Bourdeos; el Cane Corso; y el bullmasfiff.

    En base a un minucioso análisis diferencial de nuestro proyecto de estándar, tenemos nuestro nicho asegurado respecto a todas ellas. De echo, existe un mayor solapamiento entre muchos terriers; bracoides; pastores y nórdicos –por citar unas familias- que entre nuestro Dogo Español y el resto de afines.

    Para ver con claridad donde radican estas diferencias, -otras como la expresión y la tipicidad son más difíciles de cuantificar- sacamos los valores medios de cada patrón racial y cotejamos resultados con nuestro Dogo Español. Observaremos a modo de ejemplo, que donde pudiera haber cierto solapamiento en peso, no lo habrá en talla, o donde lo hubiera en talla no lo habrá en proporciones; no digamos en expresión y tipicidad aunque no sean valores fácilmente descriptibles.

    A tal efecto presentamos la tabla adjunta ofreciendo los valores medios en aquellos parámetros más fáciles de obtener: sumando umbrales máximos y mínimos y dividiendo entre dos sacamos pesos y tallas medias de cada estándar. Lo hacemos solo en machos por simplificar datos y observar de un vistazo tales diferencias de forma rápida.

    Razas emparentadas Dogo español

    Ahondando en estas diferencias, otras variables –como las líneas cráneo faciales; perímetros corporales como el cefálico y torácico; proporción de hocico respecto al cráneo; color de ojos; etc.,- vienen a dejar aún más claro cuál es nuestro nicho y lo hacen sin entrar en conflicto de competencia con respecto al resto de razas emparentadas.

    Estándar de la raza
    PATRÓN RACIAL DOGO ESPAÑOL

    Patrón racial

    – RESEÑAS HISTÓRICAS:

    Durante el periodo comprendido entre finales del s. IV y el s.V, el pueblo alano va ocupando amplias zonas del sur de Europa, entre otras la península Ibérica. Este pueblo se hace acompañar por sus perros de presa, los cuales se mestizan con los poderosos perros traídos a la península por fenicios y romanos, principalmente.

    Mestizaje que da origen al que más tarde sería llamado Dogo, Presa o chato español entre otras sinonimias. Su nombre se debe principalmente a sus excelentes cualidades en el manejo y control del ganado bovino de tipo bravo y semi-bravo, oriundo de la península Ibérica.
    Más tarde, la aparición de la tauromaquia, haría que estos jugaran un papel destacado en la misma, en la denominada suerte de perros, hasta principios del s.XX.

    También, por sus excelentes cualidades para la defensa y la guarda, sería utilizado como perro de guerra, siendo muy apreciados por militares de otras naciones, en especial para el control de sublevados en las Américas.

    – APARIENCIA GENERAL:

    De tipo moloso, moderadamente brevilineo, muy fuerte, rústico y dotado de una tremenda potencia.
    Espalda recta y compacta. Presenta un notable dimorfismo sexual, mostrando los machos una región craneal más desarrollada y con un tipo más marcado. De talla media a grande, braquicéfalo, presenta en su conjunto una estructura robusta, compacta y poderosa.

    – TEMPERAMENTO:

    De carácter dulce y afable con la familia. Trabajador incansable y multifacético.
    Muy atento y especialmente dotado para la guarda, defensa, manejo y control de ganado bovino. De fácil manejo y educación. Se muestra muy seguro de sí mismo.

    – CABEZA:

    Braquicéfalo, de cabeza fuerte y poderosa.

    – REGION CRANEAL:

    De cráneo ligeramente convexo, cuadrado, ancho y muy fuerte. De largura media, siempre en armonía con el resto del cuerpo. Líneas cráneo faciales ligeramente convergentes. Surco frontal bien acentuado. Músculos temporales muy desarrollados. Los arcos cigomáticos, supraciliares, así como los huesos temporales, muestran un elevado desarrollo. La piel se presenta lisa, sin arrugas. Stop muy marcado.

    – REGIÓN FACIAL (CARA):

      – Trufa: de pigmentación negra y completa. Grande y con orificios amplios.
      Hocico: es cuadrado, fuerte, ocupando el 34% de la longitud total del cráneo, admitiéndose una desviación del 2%. Se admiten ligeros pliegues.
      – Labios: gruesos y bien pigmentados; deseable que no cuelguen demasiado.
      – Mandíbulas y dientes: deben de ser muy potentes. Los suficientemente anchas que permitan una correcta inserción dental. Preferentemente completa (42 piezas). Las piezas dentales no son visibles con la boca cerrada. Caninos romos, cortos, anchos y bien separados. Se admite como mordida la tijera, pinza, tijera invertida, así como un leve prognatismo que no supere los 0,5cm. Maxilares bien desarrollados.
      – Ojos: medianos, almendrados y bien separados. Desde el avellana oscuro hasta el ámbar y amarillo. Párpados adheridos y bien pigmentados. De mirada franca y frontal. Con poco blanco y conjuntiva no aparente.
      – Orejas: de inserción media-alta. Preferiblemente plegadas sobre la cara y ligeramente redondeadas en su parte inferior. De tamaño medio a pequeño.

    – CUELLO:

    Bien musculado, levemente arqueado y de longitud media. Se admiten ligeros pliegues en la zona de la papada. Aplastándose ligeramente de los hombros a la cabeza.

    – CUERPO:

      – Cruz: bien marcada, de implantación media y descendiente hacia el dorso.
      – Dorso: medio, plano y bien desarrollado.
      – Lomo: corto, amplio, fuerte y convexo.
      – Grupa: ligeramente derribada. Se muestra corta, ancha y bien desarrollada.
      – Pecho: ancho, profundo, muy fuerte y desarrollado. Costillar ligeramente cilíndrico. De perfil desciende hasta el codo. El perímetro torácico, en su parte más ancha debe superar como mínimo en un 25% la alzada a la cruz.
      – Abdomen: moderadamente retraído.
      – Cola: de inserción media. De gran grosor en su base se afina hacia la apunta, no sobrepasando el corvejón. No se enrolla en la punta.

    – EXTREMIDADES ANTERIORES:

      – Hombros: fuertes, con músculos prominentes. Ligeramente oblicuos.
      – Brazos: bien musculados, aplomados y separados.
      – Codos: ni vueltos hacia afuera ni muy pegados al pecho.
      – Antebrazos: bien musculados, rectos y con buen hueso.
      – Pies anteriores: redondeados, constituidos por fuertes dedos que refuerzan el aspecto de los grandes felinos.

    – EXTREMIDADES POSTERIORES:

    Fuertes y correctamente anguladas.

      – Muslos: aparentes y muy desarrollados.
      – Corvejones: cortos, vigorosos y de ángulo moderado. No presenta espolón.
      – Pies posteriores: redondeados, ligeramente más largos que los anteriores y dedos gruesos.

    – MOVIMIENTO:

    El paso típico de la raza es el trote. Este se muestra sin esfuerzo, fluido y ágil.
    La espalda queda al mismo nivel, paralela a la dirección del movimiento. La cabeza tiende a llevarse baja. De galope explosivo.

    – PIEL:

    Gruesa y pegada excepto en el cuello, que se presenta algo más laxa.

    – PELAJE:

      – Pelo: moderadamente corto (nunca raso), denso y áspero, puede presentar un ligero subpelo. El pelo debe reforzar la apariencia rústica del individuo.
      – Color: leonados y barcinos o atigrado en toda sus variedades; alobados; carbonados o silla; negro y atigrado; negro y leonado y píos. Con o sin máscara.

    – TAMAÑO Y PESO:

      – Alzada a la cruz: machos de 61cm a 66cm, hembras de 58cm a 63 cm. Se admite una tolerancia de 2cm por arriba.
      – Peso: machos entre 45 y 53 kgr, hembras entre 40 y 47 kgr. Se admite una tolerancia de 3 kgr.
      – Peso y talla deben ir en armonía:
      – IPT (índice medio peso talla) en machos = 49 kgs / 63,5 cms = 0’77
      – IPT medio en hembras = 43,5 kgs / 60,5 cms = 0’72
      – IPT medio racial = 0’745
      – ILA (índice altura/longitud) medio en machos = altura/longitud = 0’92 (un 8% más largos que altos).

    – FALTAS:

    Cualquier desviación de los criterios antes mencionados debe considerarse falta y la gravedad de esta se considera al grado de la desviación al estándar.

    – FALTAS GRAVES:

      – Timidez.
      – Agresividad injustificada.
      – Hocico demasiado corto o largo.
      – Sobrecarga.
      – Línea dorsal descendente.
      – Falta de dos premolares.

    – FALTAS ELIMINATORIAS:

      – Sordera.
      – Albinismo, falta de pigmentación.
      – Criptorquidismo o monorquidismo.
      – Falta de cuatro premolares.
      – Torsión mandibular.
      – Pelo largo.
      – Cola amputada.

    Carácter y aptitudes del Dogo Español

    Los testimonios históricos dejan claro que estamos ante una raza netamente funcional. Ya hemos referido algunas de las labores que desempañaban estos perros; en la tauromaquia para la suerte de “perros al toro”; para manejo del ganado y la caza mayor; como perro de fuerza para la presa o agarre de reses; también como perro de guarda o defensa acompañando a los ejércitos. Tuvieron gran protagonismo en América durante el periodo colonial para el control de cimarrones y en el nacimiento de buena parte de las razas funcionales de aquel continente: Cimarrón Uruguayo; Fila Brasileiro; perro de pelea cordobés y posterior dogo argentino; antiguos bulldogs americanos; presas del Caribe; etc.

    Si bien es cierto que la sociedad evoluciona y los tiempos cambian, no es menos cierto que el potencial de esta agrupación puede aportar mucho como perro de trabajo. Queremos que el Dogo Español siga siendo un perro de trabajo en la medida de sus posibilidades; obviamente no para competir con pastores en agility o mondioring ni con villanos en una medio maratón; las limitaciones estarán marcadas por sus propias características morfológicas. Pero pueden esbozarse unas pruebas mínimas encaminadas a evaluar parámetros relacionados con la potencia; con la seguridad y arrojo; cubrir unos requerimientos mínimos en cuanto al potencial físico; todo es cuestión de ponernos de acuerdo atendiendo a la realidad del proyecto.

    Evidentemente si exigimos parámetros que primen agilidad y resistencia, caeríamos en el error de converger hacia tipologías más livianas, de ahí lo complicado que resulta a veces trazar directrices en este sentido. No se trata de compararnos a otras razas, sino de exprimir el máximo potencial de la nuestra. Si algo tenemos claro quiénes decidimos dar forma a este proyecto, es que no queremos que nuestro Dogo Españolno se convierta en un mero “escaparate” bonito solo para recrear las reminiscencias de los antiguos perros de toro. Estos perros deben seguir siendo capaces de cumplir determinados requerimientos y hacerlo con la solvencia adecuada a su morfología.

    Siempre he defendido la iniciativa individual de cada propietario, de cada criador; la selección y por tanto evolución y/o estandarización de una raza, no necesariamente implica un esfuerzo colectivo de todos y cada uno de los propietarios y criadores; basta con incentivar para que quienes deseen implicarse un grado más lo hagan y faciliten la mejora del resto. No es tanto una cuestión de obligación y exigencia, sino de motivar a quienes quieran emplear sus energías en la mejora de la raza a través de su faceta funcional.

    Con un pequeño grupo de aficionados “motivados” en este sentido y trabajando buenos perros en beneficio de la colectividad, debe haber resultados tangibles a medio largo plazo que permitan ir diferenciándonos de otras agrupaciones de similar corte pero que sí han ido convirtiéndose en meros escaparates exagerados de lo que fueron. Para minimizar el peligro de este “deterioro” –entendiendo como tal la merma de sus prestaciones ancestrales en pro de espectacularidad sin más-, el Club de raza puede jugar un papel importante en este sentido.

    Se puede negociar a nivel de club con clínicas veterinarias que permitan descuentos importantes a socios en la gestión de parámetros de control de salud (placas de displasia de caderas y codos; hemivertebras; pruebas coronarias; etc.); incluso subvencionar como club parte de estos costes; establecer ranking de ejemplares recomendados por el club para la cría; diseñar pruebas de trabajo; etc. Todo es cuestión de ir trazando objetivos y estudiar viabilidad de cada uno de ellos.

    Imágenes Dogo Español

    Vídeos Dogo Español

    Nombres alternativos del Dogo Español:

    • span class =”no_translatelate”>PRESA, CHATO, PERRO DE TOROS, ALANO GANADERO
    • Entre el grupo de los molosos de arenas y los molosoides.

    Fuentes:

    Imágenes:

    • (1),(2),(3),(4),(5),(7),(8),(9),(10) – Dogo Español “Los Tercios” (Fotos)
    • (6) – ROMERO DE LOS TARANTOS – Los Tarantos
    • (11),(12),(13) – Club Nacional Dogo Español (Fotos)

    Dogo Sardo
    Sardinian Shepherd Dog

    Dogo Sardo

    Dogo Sardo (Dogo Sardesco, Cane Sardo, Sardinian Shepherd Dog o Sardinian Dogo) es una raza de perro de origen italiano utilizado como perro guardián de propiedades, perro guardián de ganado, de combate y perro de trabajo, en general.<>

    Es una raza rara y bastante desconocida fuera de Italia, el Dogo Sardo fue desarrollado en los pueblos de Cerdeña como un perro de tipo molosoide apto para todo tipo de trabajo. Desde un guardián agresivo, un excelente pastor de protección de ganado y un granjero delicado y cuidadoso con sus rebaños, hasta un fiero luchador.

    Leer másDogo Sardo

    Dogo Alemán

    Dogo Alemán

    El Dogo Alemán, Gran Danés o Alano Alemán es una raza canina conocida por su gran tamaño y personalidad delicada, considerado como el «Apolo entre todas las razas» por la Federación Cinológica Internacional.

    El Gran Danés, aun siendo una raza gigante, no debe ser torpe en su andar y movimientos. Su carácter debe ser amistoso y nunca tímido. Los machos deben ser de constitución más fuerte que las hembras.

    Leer más información sobre la raza pinchando en: Gran Danés.

    Dogo Alemán

    Dachshund

    Dachshund

    El Dachshund (“perro tejón” en alemán), también llamado Teckel, Dackel o Perro Salchicha, es una raza canina de origen alemán.

    Su peculiar fisonomía se debe a una mutación genética conocida como bassetismo, que dota a los ejemplares de unas extremidades muy cortas en relación al tamaño del cuerpo.

    Existen grabados del Antiguo Egipto donde aparecen perros de patas cortas. Sin embargo, la raza tal y como la conocemos proviene de la selección de sabuesos alemanes afectados de bassetismo, muy aptos para la caza de conejo, liebre, tejón y otras presas dentro de las madrigueras. Se cree que la variedad más antigua es la de pelo corto; las variedades de pelo duro y largo surgieron después mediante el cruce con las razas Grifón y Epagneul, respectivamente.

    Dachshund

    • Leer todo sobre la raza, pinchando en: Teckel.

    Dogo Mallorquín
    España FCI 249

    Dogo Mallorquín

    El Dogo Mallorquín es una raza muy rara fuera de su tierra natal.

    El Dogo Mallorquín (también llamado Ca de Bou) es una raza de perro española autóctona de Mallorca. Este moloso está emparentado con el Dogo Canario (perro de presa canario).

    En el Libro de Orígenes Español del año 1923, ya figura el Ca de Bou como raza canina. En 1928 se inscribe al primer ejemplar y en el año 1929 el Ca de Bou fue ganador en la Exposición Canina de Barcelona.

    Leer todo sobre la raza, pinchando en: Ca de Bou

    • Otros nombres: Presa mallorquín / Ca de Bou / Mallorquin Mastiff / Mallorquin Bulldog / Majorca Mastiff / Majorcan Bulldog / Majorca-dogge.
    • Grupo 2 / Sección 2 – Molosoides y perros de montaña.

    Razas de perros: Dogo Mallorquín

    Dogo Guatemalteco

    Dogo Guatemalteco

    El Dogo Guatemalteco es una variante de la raza Dogo, oriunda de Guatemala. Se trata de un perro guardián.

    Desde los años 1990, la Asociación Canófila Guatemalteca inició el estudio de esta raza para que la Federación Cinológica Internacional (FCI) otorgue el reconocimiento mundial sobre la crianza de perros con pedigrí, la única en esta región. El encargado de estudiar la raza para fijar su estándar, aprobación y reconocimiento internacional a través de la FCI es el médico veterinario y zootecnista Arturo Chávez.

    El Dogo Guatemalteco es el producto de los cruces al azar entre las razas Bull Terrier Inglés, Dálmata y Bóxer. Los registros de su existencia datan de 1890, pues hay imágenes de un dogo guatemalteco en una colección de 12 fotos de la época, propiedad de Arturo Gallusser. También se sabe que la familia Gerardi, en 1910, tenía algunos ejemplares de estos canes, pero se desconoce la descendencia de los mismos.

    Es un perro que sobresale por ser un buen guardián, es de talla mediana y un poco más largo que alto, por lo que no tiene una apariencia totalmente cuadrada. Su cabeza es bastante cuadrada y sus labios están ligeramente colgados; su mandíbula es bastante fuerte y tiene la mordida en forma de tijera.

    El peso de los machos va de 40 a 45 kg y en las hembras de 35 a 40 kg. La altura en los machos es de 54 a 60 cm y en la hembras de 52 a 58 cm.

    La esperanza de vida del Dogo Guatemalteco, es de, aproximadamente, 11 a 12 años.

    Su color predominante es el blanco muy brillante con algunas manchas negras o pardas. El pelaje es corto, áspero, tupido y bastante pegado al cuerpo.

    Es buen guardián ya que ladra a los extraños, pero sólo cuando lo cree necesario. Puede llevarse bien con las demás personas pero crea un lazo con su amo, haciéndolo así un excelente perro de compañía.

    Se recomienda un baño sólo cuando sea necesario o puede limpiarse con un pañuelo húmedo para quitar pelos que se han caído o cuando se ha ensuciado. Una socialización a una edad temprana será necesaria con las personas. También deberá de hacerse si se tiene mascotas de otro tipo para que en el futuro no tenga que pelear con ellas, y para que no sea un perro totalmente agresivo.

    Necesita de actividades diarias como paseos al lado de su dueño para no aburrirse, ya que es un perro enérgico y puede volverse destructivo y estresado al no usar la energía que posee.

    Dogo Guatemalteco

    Dogo del Tíbet
    Tíbet FCI 230

    Dogo del Tíbet

    El Dogo del Tíbet no es un perro ideal para convivir con niños.

    Es una raza originaria del Tíbet, que apareció hacia el año 8000 a. C. Antigua raza de trabajo de los pastores nómadas del Himalaya y un guardián tradicional de los monasterios tibetanos. Se ha rodeado de gran misticismo desde que fue descubierto en la antigüedad.

    Es un perro de compañía, guardia y protección; lento para madurar, las hembras únicamente alcanzan su apogeo entre 2 y 3 años y los machos por lo menos a los 4 años.

    Otros nombres: Dogo del Tíbet / Do-Khy / Dogue du Tibet / Tibet-Dogge / Tibetan Mastiff

    Crupo 2 / Sección 2 – molosoides

    Razas de perros: Dogo del Tíbet

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies