Setter irlandés rojo
Irlanda FCI 120 . Setter

Setter Irlandés

El Setter irlandés rojo está difundido por toda Europa

Contenido

Historia

El origen de los perros Setter se remonta al menos a la segunda mitad del siglo XVI: John Caius los menciona en 1570 en su libro De Canibus Britannicus, que, como su nombre indica, está dedicado a los perros de Gran Bretaña.

Se cree que el Setter irlandés surgió mucho más tarde, en el siglo XVIII, como resultado de un cruce. Su ascendencia no se conoce con certeza, pero se cree que se desarrolló a partir del Perro de agua irlandés, con posibles contribuciones del Irish Terrier, el Pointer Inglés y el Gordon Setter. Sin embargo, en los primeros tiempos no tenía el pelaje rojo caoba liso que conocemos hoy, sino un pelaje rojo y blanco, especialmente apreciado para la caza, ya que era fácil de detectar en el monte. Este Setter irlandés rojo y blanco -que todavía existe hoy en día, aunque es más raro- habría dado lugar gradualmente, en el transcurso del siglo XVIII, al Setter irlandés rojo. El Setter irlandés rojo se estabilizó como raza distinta a principios del siglo XIX, diferenciándose en particular por tener las patas más largas que su ancestro bicolor.

Aunque sus orígenes exactos son poco claros, el origen geográfico del Setter irlandés está bien identificado. Su historia comienza, por supuesto, en Irlanda, donde los cazadores trataron de desarrollar una raza de perro de éxito para el rastreo, el seguimiento y la recuperación de aves de caza. Lo utilizaban como un perro de muestra que localiza la caza congelándose en posición de muestra, lo que permite al cazador saber dónde está el ave. El término “Setter” proviene de este uso para el que se desarrolló el animal. Fue muy apreciado desde el principio por su excelente olfato, que le permite detectar olores en el aire, mientras que la mayoría de los perros de caza rastrean la caza en el suelo. Esta característica le hizo muy popular desde el principio.

Además de sus habilidades para la caza, el Setter irlandés rojo también se distinguió rápidamente por su aspecto elegante y su hermoso color caoba. Desde los primeros años del siglo XIX, algunos criadores se especializaron en la producción de ejemplares de este color. Jason Hazzard, de Timaskea, en el condado de Fermanagh, Sir Saint George Gore y el Conde de Enniskillen fueron algunos de los primeros criadores de la raza. Por ejemplo, el conde de Enniskillen decidió, ya en 1812, que sólo quería tener perros de pelo rojo en sus perreras.

En 1862, un ejemplar llamado Palmerston destacó por la forma especialmente alargada de su cabeza y la esbeltez de su silueta. Estas diferencias casi le cuestan la vida, ya que su dueño consideró que estas características lo hacían inadecuado para la caza y decidió ahogarlo. Un aficionado a la raza intervino y lo salvó, luego lo hizo famoso presentándolo en muchas exposiciones caninas. Palmerston dio a luz a un gran número de descendientes, y se acepta que aparece en el árbol genealógico de la mayoría de los perros Setter irlandés rojo que existen en la actualidad. El éxito de Palmerston en los concursos de belleza en los que fue expuesto fue emulado, ya que sin dejar de ser un perro de caza reconocido, el Setter Irlandés rojo se convirtió más tarde en un popular perro de exposición.

La difusión internacional del Setter irlandés

El Setter irlandés se importó a Estados Unidos ya en 1875 y rápidamente se convirtió en una estrella. De hecho, el primer representante de la raza que pisó América, Elcho, se convirtió en una estrella tanto por sus presentaciones en las exposiciones caninas como por su eficacia en el campo. No es extraño que la raza sea una de las reconocidas desde su creación por el American Kennel Club (AKC). El primer representante de la raza así registrado en 1878 se llamó Admiral. En cuanto al United Kennel Club (UKC), la otra organización canina de referencia en el país, reconoció la raza en 1914.

Poco después de su llegada al país, la raza que a veces se llama Red Setter para distinguirla de su prima de pelaje blanco y rojo se convirtió rápidamente en una de las razas más populares en las exposiciones caninas estadounidenses. Entre 1874 y 1948, nada menos que 760 de sus representantes fueron recompensados en los anillos. Fue mucho menos notado por sus habilidades de campo, ya que durante el mismo período sólo 5 ejemplares fueron premiados por sus habilidades de caza. Esto alertó a algunos entusiastas de la raza, que en 1940 publicaron en la revista Field and Stream un llamamiento para su renacimiento como perro de caza, su función original. Su iniciativa tuvo bastante éxito: así, aunque se puso mucho empeño en sus características estéticas, el Setter irlandés pudo conservar sus dos funciones y sigue siendo un perro de caza muy apreciado para rastrear aves de caza, como la cerceta, el pato, la perdiz y la codorniz. También es habitual distinguir entre líneas de sangre de exposición y de trabajo, que se diferencian por su tamaño y robustez.

Por supuesto, no sólo Estados Unidos adoptó el Setter irlandés. Su reconocimiento por la Fédération Cynologique Internationale (FCI) en 1954 contribuyó mucho a su difusión en todo el mundo.

Reconocimientos “Setter irlandés rojo”

El Setter irlandés está ahora reconocido por las principales organizaciones del mundo, que lo distinguen del Setter irlandés rojo y blanco. Muchos no reconocieron esto último hasta mucho después. De hecho, el Setter irlandés goza de una popularidad mucho mayor que su antepasado, aunque este último esté un poco a media asta…

Este es el caso, en particular, de Estados Unidos, donde sigue estando presente tanto en el campo con los cazadores como en los rings de exposición. Sin embargo, está muy lejos de las cotas que alcanzó en los años 60 y 70, gracias sobre todo a la producción de Disney de 1962 en la que aparecía un Setter irlandés llamado Big Red, así como al Rey Timahoe, el famoso perro de la Casa Blanca durante la presidencia de Richard Nixon (1969 a 1974). A mediados de los años 70, llegó a ocupar el tercer puesto en número de registros anuales en el AKC, pasando de unos 4.000 cachorros al año a más de 60.000. Sin embargo, esta moda fue efímera, y la popularidad del Setter fue decayendo gradualmente a partir de la segunda mitad de la década de 1970. Hoy en día, es más probable encontrar al Setter en torno al puesto 75 (de algo menos de 200) en cuanto al número de registros anuales en el AKC. Sigue descendiendo, ya que en los albores del siglo XXI se encontraba en torno al puesto 60.

También en Francia, el Setter irlandés se hizo increíblemente popular en los años 70. Si a principios de la década ya había más de 600 inscripciones anuales en el Libro de Orígenes Franceses (LOF), este número se disparó sin cesar hasta acercarse a las 2.400 (cuatro veces más) en 1978. El movimiento inverso se produjo en los diez años siguientes, hasta el punto de terminar la década de 1980 con unos 700 u 800 nacimientos anuales. A continuación, el número se estabilizó en torno a los 600 al año a lo largo de las décadas de 1990 y 2000, y luego comenzó a descender de nuevo en la década de 2010, con unos 500 nacimientos al año.

El reciente descenso del interés por la raza también se observa en otros países, como Gran Bretaña. Por ejemplo, el número de inscripciones anuales en el Kennel Club ronda los 700, mientras que a principios de 2010 se acercaba a los 1.000.

Características físicas

El Setter irlandes es un perro de caza activo, brioso y de aspecto noble, con una constitución equilibrada y elegante. Estos perros de tamaño medio se distinguen por su rico pelaje rojo caoba y su pelo fino y sedoso que se extiende por las orejas, la cola y el pecho. En general, es una hermosa mezcla de refinamiento y robustez.

Está construido alrededor de un pecho profundo que desciende casi hasta el nivel del codo y tiene una espalda plana y larga, ligeramente inclinada desde la cruz hasta los cuartos traseros, sin una caída exagerada. Se prolonga con una cola larga y afilada, que generalmente se lleva recta o incluso ligeramente curvada hacia arriba. Sus patas traseras son poderosas y bien desarrolladas, aunque su parte inferior es más fina desde el corvejón hasta la planta. Le dan una buena zancada. Las patas delanteras son más delgadas, con antebrazos rectos y nerviosos. Las articulaciones delanteras están bien dobladas, pero no retorcidas hacia dentro o hacia fuera.

La cabeza descansa sobre un cuello fuerte, aunque no muy grueso y ligeramente arqueado, que se ajusta armoniosamente entre los hombros. El cráneo es ovalado visto desde arriba. El hocico es moderadamente alargado y cuadrado, con las mandíbulas inferior y superior de longitud casi igual. La nariz es siempre oscura, de color negro o chocolate, y las fosas nasales están bien abiertas. Las orejas se colocan detrás del cráneo, un poco más abajo del nivel de los ojos. Son finos y largos, casi lo suficiente como para tocar la parte delantera del hocico cuando se mantienen tensos. Cuelgan con un pliegue agudo a lo largo de la cabeza. Los ojos son almendrados, de tamaño medio y bastante distantes entre sí. Son de color entre avellana y marrón oscuro y tienen una expresión suave pero alerta.

El pelaje del Setter irlandés está compuesto por una capa inferior y una capa superior corta en la parte superior de la cabeza y las patas delanteras, así como en las puntas de las orejas. Es medianamente largo en el resto del cuerpo y tiene largos flecos en las orejas, en la parte posterior de las patas y los muslos y en el vientre. Sus pies tienen una buena densidad de pelo entre los dedos, como plumas. Además, a pesar de su longitud, el pelaje es liso y suave, con un aspecto brillante.

Su color es uno de los rasgos distintivos de la raza. Son de color caoba o castaño oscuro, sin rastro de negro. Algunos individuos tienen un toque de blanco en el pecho o una fina línea blanca en la parte superior del cráneo, pero esto no es particularmente deseable.

Por último, el dimorfismo sexual es sólo moderadamente pronunciado en esta raza: los machos son generalmente de 3 a 5 centímetros más altos, pero no son, por ejemplo, significativamente más macizos. Por otra parte, puede haber diferencias físicas reales en función del fin para el que se críe el animal. Por ejemplo, los individuos de las líneas de exhibición suelen ser más robustos y grandes que los destinados a la caza o a la compañía, y su pelaje también es más grueso y denso.

Tamaño y peso

    ▷ Tamaño macho: De 58 a 67 cm

    ▷ Tamaño hembra: De 55 a 62 cm

    ▷ Peso macho: De 20 a 25 kilos

    ▷ Peso hembra: De 18 a 23 kilos

Carácter y aptitudes

Se lleva de maravilla con los niños, cuya energía y entusiasmo concuerdan perfectamente con su propio carácter. Disfruta especialmente de las sesiones de juego con sus humanos y los encuentra compañeros ideales. Sin embargo, hay que tener cuidado cuando está en compañía de niños muy pequeños, ya que puede ser brusco en sus movimientos y puede empujarlos involuntariamente o incluso derribarlos. En cualquier caso, nunca se debe dejar a un perro solo con un niño pequeño sin la supervisión de un adulto, y esto se aplica a todas las razas.

El Setter irlandés rojo generalmente no carece de entusiasmo o curiosidad. Esta curiosidad -que en ocasiones se combina con sus instintos de caza- significa, sin embargo, que se distrae fácilmente y puede ser difícil mantener su atención. Si a esto le añadimos que a veces es testarudo, es fácil entender que su educación puede ser a veces un poco complicada. ¡Y la combinación de estos dos rasgos puede hacer que el aprendizaje sea un poco complicado a veces! También tiene una gran habilidad para mordisquear todo lo que está a su alcance. Los juguetes de adiestramiento y masticables para perros deberían satisfacer este impulso, pero al principio del aprendizaje, algunos objetos pueden ser destruidos.

En cualquier caso, el impulso del perro es una característica que se conserva durante mucho tiempo, ya que tarda mucho más que otras razas en alcanzar una cierta madurez psicológica. Para algunas personas, vivir con un perro con mentalidad de cachorro a los cinco años puede ser un reto, pero a otras les encanta. En cualquier caso, mantiene un fuerte amor por la vida hasta la vejez, y algunos perros nunca llegan a asentarse.

De hecho, el Setter irlandés tiene mucha energía de sobra: criado originalmente para la caza, sigue siendo muy activo y necesita gastar su energía en paseos diarios y poder correr sin obstáculos. Entre una hora y una hora y media de ejercicio al día es lo mínimo para mantenerle en buena salud física y mental, y no basta con simples paseos con correa por el barrio para que se desarrolle: necesita un lugar alejado del tráfico donde pueda correr libremente y con seguridad. Es un excelente compañero para los que quieren salir a correr con su mascota, y también está encantado de acompañar los paseos en bicicleta.

Las salidas también pueden incluir tiempo para nadar, ya que el Setter irlandés rojo es una raza amante del agua. La natación también es una buena manera de que haga ejercicio.

Lo mismo ocurre con los deportes caninos, que le permiten movilizar tanto sus capacidades físicas como mentales. El agility, la obediencia, el rastreo y el rally son disciplinas que se adaptan perfectamente a él y que no deja de abordar con su habitual entusiasmo.

En cualquier caso, es necesario un amo activo para mantenerlo en buena forma física y mental: dada su necesidad diaria de ejercicio, el estilo de vida de las personas mayores o sedentarias no es en absoluto adecuado para él.

Siempre que tenga suficiente compañía y oportunidades de hacer ejercicio, es muy agradable vivir con él y merece su reputación en este sentido.

No es de extrañar que, dado su nivel de actividad, el Setter irlandés no sea adecuado para vivir en un apartamento. Una casa con un gran jardín vallado es un entorno de vida mucho más ideal, pero una valla es esencial para evitar que levante el vuelo. Como cualquier perro de caza que se precie, le cuesta contenerse si capta olores interesantes. En cualquier caso, aunque el jardín sea lo suficientemente grande como para que pueda corretear, no es cuestión de dejarlo solo durante mucho tiempo, porque necesita integrarse en su familia e interactuar con los humanos. Le resulta difícil tolerar la soledad y pronto sufre de ansiedad por separación. La combinación de falta de compañía y demasiada energía puede pasarle factura, ya que puede llevarle a cometer destrozos, además de otros posibles problemas de comportamiento (ladridos excesivos para llamar la atención, etc.).

Compartir un hogar con otra especie o con un representante de otra especie puede ser una forma inteligente de evitar la soledad. Es capaz de llevarse bien con un gato o un roedor una vez que se ha criado con él y, por tanto, lo considera un miembro de pleno derecho de su familia. Por otro lado, es mejor evitar la convivencia con los pájaros, que son su presa favorita: su instinto de caza tendría todas las posibilidades de despertarse en algún momento y acabar bruscamente con la experiencia. Evidentemente, el problema es especialmente acusado en el caso de los individuos procedentes de líneas de caza, cuyo instinto es el más avanzado.

Su sociabilidad no se limita a los miembros de la familia, tanto animales como humanos. De hecho, le encanta la compañía de estos últimos, y a menudo acoge a los extraños con entusiasmo: por lo tanto, sería bastante ilusorio esperar utilizarlo como guardián. Dicho esto, aunque no es agresivo, puede ser protector si la situación lo requiere. Ladrará con fuerza cuando un extraño le apunte con su nariz, lo que le convierte al menos en un buen perro guardián.

Su cercanía al ser humano, su carácter apacible y su inteligencia lo convierten en un muy buen perro de terapia, tanto si se pone a disposición permanente de una persona como si lo emplea una asociación que interviene regularmente en diferentes instituciones. En efecto, puede hacer maravillas en el acompañamiento de los pacientes que necesitan apoyo emocional.

Educación

El Setter irlandés rojo no sólo es inteligente y vivaz, sino que también es muy cooperativo en su educación porque le gusta trabajar y hacer felices a sus amos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que conserva una personalidad exuberante durante mucho tiempo, como si fuera todavía un joven cachorro, incluyendo una saludable dosis de curiosidad. Esto hace que se distraiga fácilmente durante las sesiones, y a veces puede ser difícil conseguir su atención, o mantenerla durante más de unos minutos. Por lo tanto, la paciencia y el sentido del humor son las palabras clave en el adiestramiento de un Setter irlandés, ya que se merece su reputación de testarudo, incluso de obstinado en ocasiones. Es importante mantener la calma pase lo que pase, y actuar de forma positiva y amable.

En cualquier caso, las cosas son más fáciles porque tiene muchas ganas de aprender y le encantan los retos. Así que el reto es esencialmente mantenerlo centrado. La mejor manera de hacerlo es a través del juego, con recompensas y elogios. Su temperamento muy juguetón hace que pueda resistirse si lo que se le ofrece no le parece divertido. Cambiar las actividades y las recompensas con regularidad puede mantener su interés y estimularle de forma más eficaz.

Dado que le encanta correr y tiene un fuerte instinto de caza, enseñar a su perro a cazar debe ser una alta prioridad en su programa de adiestramiento, que, como con cualquier raza, debe iniciarse inmediatamente. En términos más generales, aunque en general esté lleno de buenas intenciones, debe aprender lo antes posible a ser obediente, a riesgo de dar rienda suelta a su tendencia a ser independiente y obstinado.

Comenzar la educación del Setter irlandés rojo a una edad temprana también ayuda a evitar el aburrimiento, ya que necesita muchos estímulos para ser feliz. A las ocho semanas, ya es capaz de asimilar muchas cosas.

En cuanto al adiestramiento en el hogar, no suele ser una fuente de problemas importantes, aunque hasta los 4 meses el cachorro puede tener dificultades para controlar su vejiga: si vive en el interior, es por tanto esencial sacarlo al exterior con regularidad.

Como cualquier perro, su socialización también se beneficia de que se inicie sin demora, y va mucho mejor ya que es sociable por naturaleza. Ofrecerle muchas oportunidades de conocer a todo tipo de humanos, compañeros y otros animales, pero también de enfrentarse a diferentes ambientes y estímulos (ruidos, sonidos, olores…) es la mejor manera de hacer de él un compañero perfectamente equilibrado y muy agradable.

Además, le gusta especialmente masticar y mordisquear lo que está a su alcance. Por lo tanto, es necesario no sólo mantener alejadas sus preciadas pertenencias, sino sobre todo enseñarle a desahogarse de una forma aceptable tanto para él como para su amo: desviar su atención cada vez que empiece a masticar o mordisquear cosas inapropiadas es una buena forma de encauzar gradualmente este rasgo de carácter.

Salud

El Setter irlandés es una raza generalmente robusta y sana, y sus representantes rara vez tienen problemas de salud importantes.

También son relativamente tolerantes al calor y, por su origen, también se aclimatan bien al frío y la humedad razonables. Sin embargo, las temperaturas más extremas no son realmente para él. Por supuesto, debe poder refugiarse en caso de ola de calor, pero también debe poder dormir en un lugar con calefacción si las temperaturas son inferiores a cero.

Las principales enfermedades a las que está expuesta la raza son :

  • La dilatación-torsión del estómago, que afecta principalmente a las razas grandes de perros y es mortal si el veterinario no interviene rápidamente;
  • La displasia de cadera, que también es común en los perros grandes y puede ser hereditaria. Se produce cuando el hueso del muslo no encaja bien en la articulación de la cadera y puede causar dificultades para caminar o correr. Los casos graves suelen corregirse mediante cirugía;
  • Osteocondrosis (u osteocondritis), trastorno de osificación que afecta al cartílago de las articulaciones y provoca cojera. Esta enfermedad es aún poco conocida, pero se sospecha que tiene causas hereditarias. Suele manifestarse ya en el periodo de crecimiento del animal y afecta con más frecuencia a los machos que a las hembras;
  • El osteosarcoma, un cáncer óseo que afecta principalmente a los animales de edad avanzada y que provoca una cojera cada vez más pronunciada y dolorosa;
  • Epilepsia, que es similar a lo que también se observa en los seres humanos y que da lugar a convulsiones a menudo impresionantes. Sin embargo, existen diversos tratamientos que permiten a las personas con epilepsia llevar una vida casi perfectamente normal;
  • El hipotiroidismo, un trastorno hormonal que puede presentar muchos síntomas diferentes (aumento de peso, piel seca, caída del cabello…). Suele tratarse con medicamentos;
  • La enfermedad de Von Willebrand, un trastorno de la coagulación de origen hereditario que puede provocar la presencia de sangre en las heces o hemorragias en las encías o la nariz. No se conoce una cura para esta enfermedad, pero es posible proporcionar cuidados para aliviar los síntomas;
  • Adherencia insuficiente del leucocito, una grave enfermedad hereditaria propia de la raza. Conduce desde una edad muy temprana a diversas y graves infecciones bacterianas y víricas porque los glóbulos blancos son incapaces de atacarlas. Está ligada a un gen recesivo, lo que significa que un individuo puede ser portador de ella (y transmitirla a sus descendientes) sin verse afectado;
  • La atrofia progresiva de la retina, una enfermedad hereditaria incurable que corresponde a un lento deterioro de la retina. Produce una pérdida progresiva de la visión, primero por la noche y luego durante el día;
  • El entropión, un trastorno ocular a veces hereditario en el que el párpado se enrolla hacia dentro, irritando el globo ocular. El problema puede tratarse con cirugía;
  • La otitis, una infección del oído favorecida por la forma caída de las orejas.

Aunque la lista de enfermedades a las que está predispuesta la raza puede ser aterradora, no hay que olvidar que sus representantes suelen pasar la mayor parte de su vida con buena salud. Un estudio realizado en 2004 por el Kennel Club británico y la Asociación Veterinaria Británica de Pequeños Animales reveló que el cáncer era responsable del 27% de las muertes y que la vejez era la segunda causa de muerte, con un 22% de los casos. En otras palabras, estas dos causas representan por sí solas una de cada dos muertes, muy por delante de los problemas cardiológicos (10% de los casos) y los trastornos gastrointestinales (8% de los casos).

No obstante, dado que muchas de las afecciones a las que está predispuesta la raza son o pueden ser hereditarias, la adopción de un criador serio del Setters irlandes es crucial para obtener un animal que no sólo esté correctamente socializado, sino también y sobre todo sano, y que probablemente siga siéndolo. Por lo tanto, debe poder presentar los resultados de las pruebas genéticas realizadas a los padres o a la descendencia para descartar cualquier transmisión de enfermedades hereditarias. También debe presentar un certificado de un veterinario que acredite que el perro goza de buena salud, así como la cartilla sanitaria o de vacunación del perro, en particular para confirmar que ha recibido todas las vacunas necesarias.

Una vez que el cachorro se ha trasladado a su nuevo hogar, hay que tener cuidado de respetar su crecimiento y no obligarle a hacer demasiadas cosas demasiado pronto. Por lo tanto, debe evitarse cualquier actividad especialmente intensa o prolongada hasta que el esqueleto del cachorro haya alcanzado la plena madurez, lo que en esta raza ocurre aproximadamente a los dos años de edad. De lo contrario, se corre el riesgo no sólo de sufrir lesiones, sino también de sufrir secuelas de por vida, que pueden estar relacionadas con malformaciones, por ejemplo. El riesgo es tanto mayor cuanto que el Setter irlandés está predispuesto a diversos problemas articulares.

Además, la adopción de un perro sano no debe prescindir de las visitas periódicas al veterinario, al menos una vez al año, para permitir la detección precoz de un posible problema, antes de que acabe adquiriendo proporciones muy graves. También es una oportunidad para llevar a cabo cualquier retirada de vacunas necesaria.

Siempre en el ámbito de la prevención, es responsabilidad del propietario asegurarse de que la protección antiparasitaria de su animal se mantiene activa en todo momento y, para ello, renovar los tratamientos siempre que sea necesario.

Esperanza de vida

13 años

Aseo

El cuidado del Setter irlandés rojo requiere tiempo y esfuerzo. De hecho, su hermoso pelaje largo y sedoso necesita ser cepillado una o dos veces por semana para mantenerse brillante y libre de nudos. Este cepillado regular también estimula los folículos que provocan el crecimiento del pelo, haciendo que el pelaje sea más sano. Durante el periodo de muda, en primavera y otoño, la pérdida de pelo es mucho mayor, por lo que se recomienda el cepillado diario para ayudar a eliminar los pelos muertos.

A no ser, claro, que el Setter irlandés no necesite más de dos baños al año, a no ser, claro, que se haya ensuciado especialmente. Hay que tener cuidado de utilizar siempre un champú específicamente diseñado para caninos, ya que existe el riesgo de que la piel se reseque por un producto demasiado agresivo. De hecho, el pH de la piel del perro no es el mismo que el de la piel humana.

Sus orejas caídas también requieren un mantenimiento regular, ya que son un caldo de cultivo para las infecciones. Por lo tanto, deben revisarse semanalmente y limpiarse con un paño ligeramente humedecido para evitar la acumulación de suciedad y humedad. Lo mismo debe hacerse después de cada tiempo prolongado al aire libre, por ejemplo si se utiliza para cazar. Después del baño o del remojo al aire libre, también es útil secarlos, de nuevo para evitar la acumulación de humedad.

También hay que examinar y limpiar cuidadosamente sus ojos cada semana, de nuevo para evitar que la suciedad entre en ellos.

Las sesiones de cuidado del pelaje también ofrecen la oportunidad de cuidar los dientes de su perro cepillándolos con pasta de dientes para perros. Esto ayuda a prevenir la acumulación de sarro y, por tanto, a reducir el riesgo de mal aliento y, sobre todo, de enfermedades bucales. Lo mejor es evitar hacerlo menos de una vez a la semana, y lo ideal es cuidarlo regularmente.

Dado su nivel de actividad, las garras de este perro suelen desgastarse de forma natural, por lo que no es necesario cortarlas manualmente. Sin embargo, es mejor comprobarlo cada mes para asegurarse de que es así. En cualquier caso, si oyes que rozan el suelo cuando camina por un terreno liso, significa que se han alargado demasiado. Más allá de que luego le impidan caminar, pueden romperse y potencialmente lesionarle.

Ya sea el pelaje, las orejas, los ojos, los dientes o las garras, el mantenimiento de un Setter irlandés rojo no debe realizarse al azar, a riesgo de herirlo o incluso lesionarlo. La primera vez, una visita a una peluquería canina profesional o a un veterinario puede ser una excelente manera de aprender los gestos correctos de un profesional.

En cualquier caso, no hay razón para esperar a empezar: familiarizar a tu perro con estas sesiones desde pequeño es la mejor manera de que coopere cuando haya que manipularlo, e incluso puede hacer de las sesiones de mantenimiento momentos de complicidad compartida.

Las manipulaciones también son útiles cuando regresa de un largo periodo en la naturaleza, ya que entonces es necesario examinar cuidadosamente su pelaje, patas y orejas para detectar la posible presencia de infecciones o pequeñas heridas, pero también parásitos, espinas, pinchos, etc.

Utilidad

El Setter irlandés fue originalmente diseñado y desarrollado para acompañar a los cazadores en la búsqueda de aves de caza. Era -y sigue siendo- especialmente apreciado por sus cualidades como perro de muestra: es excelente para localizar la caza y colocarse en posición de muestra para que el cazador sepa dónde está el ave.

Su gracia, la belleza de su porte y su pelaje rojizo-acajú también le hicieron popular en las exposiciones caninas ya en la segunda mitad del siglo XIX.

Todavía hoy son reconocidos y apreciados por estos dos usos, pero también se han ganado los corazones como perros de compañía afectuosos, inteligentes y entrañables. Se adaptan maravillosamente a la vida familiar para que los propietarios puedan darles todo el ejercicio que necesitan, una tarea que puede delegarse, al menos en parte, en los niños, con los que les encanta jugar.

Los deportes para perros son otra forma estupenda de que haga ejercicio: destaca en las competiciones de agilidad, obediencia y rastreo, por ejemplo.

Por último, su cercanía a los humanos, su sensibilidad y su dulzura explican que también se le encuentre como perro de terapia, por ejemplo en escuelas, hospitales y residencias de ancianos.

Por otra parte, el hecho de que carezca de toda agresividad, disfrute tanto de la compañía de los humanos y sea generalmente muy acogedor con los extraños implica que no puede asumir el papel de guardián. Por otro lado, es un excelente perro de aviso, ya que no deja de advertir la llegada de un extraño.

Precio

La popularidad del Setter irlandés rojo hace que no sea difícil encontrarlo, ya que se pueden encontrar muchos criadores tanto en suelo europeo como norteamericano.

El precio de un cachorro suele oscilar entre 500 y 1000 euros. La media es de algo menos de 800 euros, sin diferencias significativas entre machos y hembras.

Sea cual sea el país, el precio varía necesariamente en función de la reputación y el prestigio del criadero del que procede, de su linaje, así como de sus características intrínsecas, y en particular de su mayor o menor conformidad con el estándar. Esto explica por qué puede haber diferencias de precio significativas entre individuos de la misma camada.

Valoraciones del "Setter irlandés rojo"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un perro de la raza "Setter irlandés rojo" debes conocer ciertos factores. No todas las razas de perros son aptas para vivir en un apartamento, debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Adaptación ⓘ

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Perro amistoso ⓘ

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Pérdida de pelo ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de afecto ⓘ

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de ejercicio ⓘ

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad social ⓘ

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Hogar ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Aseo ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amigable con extraños ⓘ

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Ladridos ⓘ

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Salud ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Territorial ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amistoso con gatos ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia ⓘ

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Versatilidad ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amigable con niños ⓘ

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vigilancia ⓘ

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Alegría ⓘ

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Imágenes del “"Setter irlandés rojo"“

Fotos:

1 – Setter irlandés rojo Vigo – Galicia – Spain – 06-10-2006 by Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga Commons)(Lmbuga Galipedia)Publicada por/Publish by: Luis Miguel Bugallo Sánchez, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons
2 – Irish Red Setter by Adam Ziaja, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons
3 – Irish Setter head by Ehog.hu, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons
4 – Setter irlandés de 9 años. by Can Nefesoglu, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons
5 – Irish Setter by Philipp Schiffmann, CC BY-SA 2.0 DE, via Wikimedia Commons
6 – Setter irlandés rojo by https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Irish_setter_(dog).jpg

Videos del “"Setter irlandés rojo"“

Tipo y reconocimientos:

  • CLASIFICACIÓN FCI: 120
  • Grupo 7: Perros de muestra.
  • Sección 2: Perros de muestra ingleses e irlandeses. 2.2: Setter. Con prueba de trabajo.

Federaciones:

  • FCI – Grupo 7: Perros de muestra. – Sección 2: Perros de muestra ingleses e irlandeses. 2.2: Setter
  • AKCSporting
  • ANKC Group 3 (Gundogs)
  • CKCSporting Dogs
  • ​KC – Gundog
  • NZKCGundog
  • UKCGun Dogs

Estándar FCI de la raza "Setter irlandés rojo"

TRADUCCIÓN: Sr. Jorge Nallem. Idioma oficial: EN.

ORIGEN: Irlanda.

FECHA DE PUBLICACIÓN DEL ESTÁNDAR OFICIAL VÁLIDO: 13.03.2001.

UTILIZACIÓN:

Perro de caza y perro de familia.

CLASIFICACIÓN FCI:

  • Grupo 7 Perros de muestra
  • Sección 2.2 Perros de muestra británicos e irlandeses Con prueba de trabajo.

BREVE RESUMEN HISTÓRICO: El Setter Irlandés Rojo fue desarrollado en Irlanda como perro de trabajo para la caza. La raza derivó del Setter Irlandés Rojo y Blanco y un perro rojo sólido desconocido. En el siglo XVIII tenía un tipo claramente identificable. El Club del Setter Irlandés Rojo fue establecido en 1882 para promover la raza. El Club publicó el estándar de la raza en 1886, y ha organizado pruebas de trabajo y exposiciones para establecer el estándar desde esa época. En 1998 el Club publicó el estilo de trabajo para la raza. El estándar y el estilo de trabajo juntos describen la forma física y la habilidad de trabajo de la raza.

El Setter Irlandés Rojo ha evolucionado a través de los años transformándose en un perro duro, saludable e inteligente, poseedor de gran habilidad para el trabajo y gran vigor.

APARIENCIA GENERAL:

Castizo y atlético, lleno de calidad, de expresión gentil. Balanceado y proporcionado.

COMPORTAMIENTO / TEMPERAMENTO: Astuto, inteligente, enérgico, afectuoso y leal.

CABEZA:

Es larga y delgada; sin tosquedad a nivel de las orejas. Hocico y cráneo de igual longitud y en planos paralelos.

REGIÓN CRANEAL:

  • Cráneo: Tiene forma ovalada (de una oreja a la otra). Teniendo bastante espacio para el cerebro y la protuberancia occipital bien definida.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Bien definida.

REGIÓN FACIAL:

  • Trufa: Color caoba o nogal oscuro, o negro. Las narinas son anchas.
  • Hocico: Moderadamente profundo, y casi cuadrado al final. Largo, desde la depresión naso-frontal hasta la punta de la trufa.
  • Labios: Belfos no colgantes.
  • Mandíbulas / Dientes: Mandíbulas aproximadamente de la misma longitud. Mordida en tijera.
  • Ojos: Color avellana oscuro o marrón oscuro. No deben ser demasiado grandes.
  • Orejas: De tamaño moderado y textura fina, de implantación baja y hacia atrás. Caen formando un nítido doblez cerca de la cabeza.

CUELLO:

Moderadamente largo, muy musculado, no muy grueso, algo arqueado. Sin tendencia a tener papada.

CUERPO:

Proporcionado al tamaño del perro.

  • Pecho: Profundo, bastante estrecho en el frente, costillas bien arqueadas dejando bastante espacio para los pulmones.
  • Lomo: Musculado y levemente arqueado.

COLA:

Moderadamente larga; proporcionada con el tamaño del cuerpo. Inserción más bien baja, fuerte en la base y va disminuyendo hasta la punta. Porte al mismo nivel de la línea superior o más baja.

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES:

  • Escápulas: Finas en la punta, profundas y bien inclinadas hacia atrás.
  • Codos: Libres y bien bajos, ni hacia adentro ni hacia fuera.
  • Antebrazos: Rectos y nervudos, con buen hueso.
  • Pies anteriores: Pequeños muy firmes, dedos fuertes, arqueados y bien juntos.

MIEMBROS POSTERIORES: Anchos y poderosos.

Piernas posteriores: Largas y musculadas de la cadera al corvejón, del corvejón al suelo cortas y fuertes.

Rodillas: Bien anguladas.

Corvejón: Ni hacia adentro ni hacia fuera.

Pies posteriores: Pequeños muy firmes, dedos fuertes, arqueados y bien juntos.

MOVIMIENTO:

Libre, fluido y enérgico; la cabeza mantenida en alto, las piernas anteriores alcanzando bien hacia delante pero llevadas bajas. El movimiento posterior es suave pero con gran poder. Cruzar o tejer es inaceptable.

MANTO

Pelo: Es corto y fino sobre la cabeza, la parte delantera de las extremidades y la punta de las orejas. En otras partes del cuerpo y en las extremidades es de longitud moderada, liso y carece en lo posible de ondas o rizos. Presenta fleco largo y sedoso en la parte superior de las orejas, en la parte posterior de las extremidades delanteras y traseras el pelo es largo y fino; pelo abundante en el vientre, formando fleco que puede extenderse hasta el pecho y la garganta. Los pies presentan flecos entre los dedos. El fleco en la cola es moderadamente largo y decrece su longitud al aproximarse a la punta. El pelo que forma los flecos es siempre liso y chato.

Color: Castaño subido, sin rastro de negro. Blanco en el pecho, la garganta, o los dedos. Puede presentar una pequeña estrella en la frente, o una raya estrecha o lista blanca en la caña nasal o la cara. Esto no será motivo de descalificación.

TAMAÑO:

Altura a la cruz:

Machos: 58 a 67 cms (pulgadas 23 a 26,5).

Hembras: 55 a 62 cms (pulgadas 21,5 a 24,5).

FALTAS:

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.

FALTAS DESCALIFICANTES:

  • Agresividad o extrema timidez.
  • Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento.

N.B.:

  • Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.
  • Sólo los perros funcional y clínicamente saludables, con la conformación típica de la raza, deberán usarse para la cria.

Nombres alternativos:

    1. Red Setter, Irish Setter (inglés).
    2. Setter irlandais (francés).
    3. Irischer Roter Setter (alemán).
    4. (em inglês: Irish Red Setter) (portugués).
    5. Setter irlandés (español).
0/5 (0 Votos)

¡Compartir es demostrar interés!

Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
shares
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x