Gato brasileño de pelo corto
Federaciones: WCF

El Gato brasileño de pelo corto sigue siendo muy desconocido hoy en día, incluso en su país de origen. En ninguna parte ha adquirido mucha notoriedad, lo que se explica más fácilmente por el hecho de que la raza es todavía nueva y está en pleno desarrollo.
Brazilian Shorthair
Foto: por Dutchy Doo - Flickr

Contenido

Historia

Como su nombre indica, el Gato brasileño de pelo corto es originario de Brasil..
La historia de esta raza es relativamente reciente, ya que se supone que sus ancestros son los gatos traídos a Sudamérica -y en particular a Brasil- por los colonizadores portugueses a principios del siglo XVI. De hecho, llevaban gatos domésticos en sus barcos para cazar plagas como ratas y ratones. Con el tiempo, algunos de ellos acabaron reproduciéndose con la población local de gatos ya presente en Brasil.

Estos felinos llegaron en barco y fueron domesticados. Pero una vez en Brasil, se fueron convirtiendo en gatos asilvestrados. De hecho, como fueron abandonados en el lugar para algunos, y escapados para otros, volvieron a la naturaleza. Esta situación se prolongó durante siglos, más concretamente hasta la década de 1980.

El reconocimiento del Gato brasileño de pelo corto

Paulo Samuel Ruschi – criador, presidente de la Confederacao de Felinos Do Brasil (CFB) afiliada a la World Cat Federation (WCF) y del primer club de gatos de Río de Janeiro – emigró a los Estados Unidos, y fue el primero en realizar un estudio comparando la genética y los diferentes aspectos morfológicos de los gatos comúnmente observados en las principales ciudades de Brasil con los de otras grandes ciudades del mundo. El resultado fue muy claro, ya que comprobó que la población de gatos brasileños era bastante homogénea en cuanto a su aspecto, y que difería significativamente de los gatos callejeros de otras grandes ciudades del mundo.

A partir de estos datos generales, Paulo Samuel Ruschi decidió poner en marcha, ya en 1985, un programa de estudio más amplio destinado a recoger información sobre los gatos callejeros brasileños con el fin de desarrollar una raza nacional. Se organizó con otros tres criadores para observar el mayor número posible de gatos en tres ciudades diferentes: Río de Janeiro, Porto Alegre y Caera.

Los cuatro recorrieron las calles de estas tres ciudades y anotaron las características morfológicas -forma del cuerpo, cabeza, patas, hocico, nariz, ojos, cola y pelaje- de todos los gatos posibles. Comprobaron que, a pesar de la distancia entre las ciudades, su aspecto era muy similar.

Gato Brasileño de pelo corto
Gato Pêlo Curto Brasileiro – J.Jazz, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Basándose en estas similitudes, elaboraron un estándar para lo que llamaron el brasileño de pelo corto: tamaño medio, cuerpo fuerte y musculoso, cabeza característicamente pequeña y más larga que ancha, ojos grandes, redondos y expresivos, y un pelaje corto y apretado. A continuación, seleccionaron no menos de 40 gatos de las tres ciudades para iniciar un programa de cría.

El Brasileño de pelo corto fue reconocido como raza por derecho propio por la BFC en 1994. Ese mismo año, se presentó una solicitud de reconocimiento a la Federación Felina Mundial (WCF). La presidenta de la WCF, Annelise Ackmann, viajó a Brasil para observar a los gatos y conocer a los miembros de la WCF que fundaron la raza. Poco después de su regreso a Alemania, donde se encuentra la sede de la WCF, el estándar del Brasileño de pelo corto propuesto por la WCF fue examinado en detalle por la organización. La WCF decidió aceptar los gatos como Gato céltico pelo corto, una raza también conocida como Gato europeo de pelo corto. Llegó a la conclusión de que tenían muchas similitudes con los gatos europeos de los que descendían.

Paolo Samuel Ruschi impugnó esta decisión y señaló las diferencias entre ambas razas. En efecto, en el Gato europeo de pelo corto, el cuerpo debe ser de mediano a grande y bien musculado, la cabeza grande, y no se aceptan todos los colores de pelaje. En cambio, el Gato brasileño de pelo corto tiene un cuerpo de tamaño medio, una cabeza más larga que ancha y se aceptan todos los colores de pelaje.

El hecho de que él mismo fuera un juez superior en la WCF ayudó a Paulo Samuel Ruschi a defender su posición ante la comisión, apoyándose en muchos documentos y fotografías. Incluso trajo a representantes de las razas para apoyar sus argumentos con ejemplos. Siguió presionando para que se reconociera un estándar para el pelo corto brasileño y, por tanto, el reconocimiento de la raza como tal. Sus esfuerzos acabaron dando sus frutos, ya que la institución lo hizo en 1998.

Sin embargo, fue el único. De hecho, los demás organismos oficiales a los que se acudió, como la American Cat Fanciers’ Association (CFA), el British Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), la International Cat Association (TICA) o la Fédération Internationale Féline (FIFé) se negaron a reconocer la raza. Todos utilizaron más o menos el mismo argumento: como estos ejemplares son el resultado de la reproducción de gatos callejeros, no pueden corresponder de ninguna manera a los criterios necesarios para hablar de una raza felina propiamente dicha.

En la actualidad, los criadores siguen trabajando, buscando siempre mejorar las características de la raza. En su país de origen, el CFB emite un registro provisional para los gatos que se le presentan cuyas características se aproximan al estándar, y un registro definitivo para los que lo cumplen plenamente.

Popularidad del "Gato brasileño de pelo corto"

El Gato brasileño de pelo corto sigue siendo muy desconocido hoy en día, incluso en su país de origen. En ninguna parte ha adquirido mucha notoriedad, lo que se explica más fácilmente por el hecho de que la raza es todavía nueva y está en pleno desarrollo. La oposición de los principales organismos oficiales mundiales (la Federación Internacional del Gato, la Asociación Internacional del Gato, la Asociación de Aficionados al Gato en Estados Unidos, el Consejo de Gobierno de la Cat Fancy en Gran Bretaña…), con la notable excepción de la Federación Mundial del Gato (WCF), obviamente no ayuda a mejorar la situación.

De hecho, el número de criadores del Gato brasileño de pelo corto sigue siendo muy bajo, y esto es así en todo el mundo: sólo hay una decena de ellos, la mitad en Brasil. No hay, por ejemplo, ninguna en Europa, y sólo un puñado en Estados Unidos. Sin embargo, la gran población de estos pequeños felinos en las calles de Brasil representa un enorme caldo de cultivo para su desarrollo. De hecho, en Brasil, incluso los particulares pueden presentar su gato a la Confederación de Felinos Do Brasil (CFB) para su registro, en cuanto cumpla los criterios del estándar de la raza.

Características físicas

Gato Brasileño de pelo corto
Brazilian shorthair kitten playing hide and seek – Poga, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons

El Gato brasileño de pelo corto es un gato de tamaño medio con una complexión semi-cobby. Su cuerpo robusto y musculoso tiene un pecho ancho y redondo y termina en una cola que se estrecha hacia su punta redondeada. Se levanta sobre patas fuertes y de tamaño medio, que terminan en pies redondos.

La cabeza es relativamente pequeña y más larga que ancha. La cabeza está dominada por unas orejas de tamaño medio, redondeadas en la punta y con mechones de pelo en la base. Los ojos son grandes, redondos y expresivos, están bastante separados y coinciden con el color del pelaje. La nariz es de la misma anchura en toda su longitud. La mandíbula inferior y el mentón son fuertes y ligeramente prominentes. Por último, el hueso nasal ligeramente curvado a la altura de los ojos le da un perfil bastante particular.

El Gato brasileño de pelo corto no tiene subpelo, pero tiene un pelo denso y sedoso. La norma acepta todos los colores de pelaje.

Por último, esta raza no presenta ningún dimorfismo sexual particular: los machos y las hembras tienen un tamaño idéntico.

Carácter y aptitudes

El Gato brasileño de pelo corto es un gato muy mimoso y cariñoso, que no tolera la soledad y requiere mucha atención y ternura. Para mantenerlos contentos, sus dueños deben tener tiempo para pasar con ellos y no dejarlos solos durante muchas horas del día.

Disfrutan interactuando con todos los miembros de su familia y les gustan especialmente los niños, para los que son excelentes compañeros de juego; lo mismo ocurre a la inversa.

Al ser sociable por naturaleza, es perfectamente concebible que comparta su hogar con otro animal. Generalmente disfrutan de la compañía de otros gatos, especialmente si son tan activos como ellos. También es perfectamente concebible que tu gato conviva con un perro, sobre todo si conviven desde pequeños. En cambio, se requiere la máxima precaución con las aves o los pequeños roedores. Es mejor mantenerlos en un lugar seguro, como una jaula, ya que el instinto de caza de un gato puede despertarse en cualquier momento.

Gato Brasileño de pelo corto
Gato da raça Pelo Curto Brasileiro – Junius, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons
El Gato brasileño de pelo corto no sólo es enérgico, sino también muy ágil y curioso. Sin embargo, pueden vivir tanto en una casa con jardín como en un piso, siempre que éste sea lo suficientemente espacioso y tengan la posibilidad de hacer ejercicio. Si no tiene acceso al exterior o no hay árboles, es esencial proporcionarle un árbol para gatos adecuado, para que pueda ejercitar su agilidad y tener una percha en la que esconderse. A diferencia de muchos de sus compañeros, también es muy adaptable. Por ejemplo, mudarse con su gato es mucho menos problemático para un Gato brasileño de pelo corto que para muchas otras razas, ya que se apropian rápidamente de su nuevo entorno.

Su curiosidad y su capacidad de adaptación le confieren también un carácter desbocado. Este pequeño gato es un buen cazador, siempre deseoso de descubrir un nuevo entorno, y le gusta vigilar su territorio, que puede ser muy extenso. Por ello, no es de extrañar que a veces desaparezcan durante varios días.

Aseo

El Gato brasileño de pelo corto no requiere mucho mantenimiento, ya que tiene un pelaje corto y no tiene subpelo. El cepillado una vez a la semana es suficiente para eliminar el pelo muerto.
Al mismo tiempo, puedes limpiar las esquinas de sus ojos con un paño húmedo para asegurarte de que se mantienen limpios, y así reducir el riesgo de enfermedades oculares en los gatos.

También hay que comprobar si los oídos están infectados y limpiarlos con un paño húmedo.

La sesión semanal de mantenimiento es también una oportunidad para cepillar los dientes y comprobar que no hay problemas en esta zona (caries, depósitos de sarro, etc.). Además del riesgo de mal aliento para el gato, la falta de cuidados dentales puede provocar diversas enfermedades, algunas de ellas muy graves (por ejemplo, septicemia).

Por último, el desgaste natural suele ser suficiente para limar las uñas de un pelo corto brasileño que es capaz de correr por el exterior y arañar los árboles. No obstante, es aconsejable comprobar cada mes si es así y, en caso contrario, recortarlas manualmente. Lo mismo debe hacerse con un individuo confinado en el interior, que debe tener un poste de rascado a su disposición para evitar que sus garras crezcan demasiado rápido o que las haga en los muebles.

Tanto si se trata del cuidado de las orejas, los ojos, los dientes o las uñas de tu gato, no dudes en pedir ayuda a un veterinario o a un peluquero la primera vez, para asegurarte de que sabes cómo hacerlo correctamente. Además, es mejor acostumbrar a tu mascota a estas manipulaciones desde pequeña, para que todo vaya bien después.

Salud

Gato Brasileño de pelo corto
Gato da raça Pelo Curto Brasileiro – Junius, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

El Gato brasileño de pelo corto parece tener una salud bastante robusta. Sin embargo, como esta raza es todavía nueva y está en proceso de desarrollo, no hay tiempo suficiente para identificar con precisión ciertas enfermedades a las que puede estar predispuesta.

Una cosa sigue siendo cierta: como en el caso de cualquier raza, los cuidados veterinarios regulares son la mejor manera de mantener a su gato en buen estado de salud. Esto incluye la inevitable revisión sanitaria en el veterinario: debe realizarse al menos una vez al año, permite detectar a tiempo cualquier enfermedad y garantiza que el gato esté al día con sus vacunas.

Alimentación

El Gato brasileño de pelo corto no es un animal exigente, pero es necesario proporcionarle una alimentación de calidad suficiente para satisfacer sus necesidades nutricionales. Tanto los productos elegidos como la cantidad que se le da cada día deben adaptarse a su edad y nivel de actividad.

Como su actividad física es en general bastante elevada, no es especialmente propenso a la obesidad. Sin embargo, si viven en un piso, suelen ser menos activos, por lo que es más probable que surja el problema. Esto es aún más cierto si ha sido castrado, ya que los gatos castrados ganan peso más fácilmente. Por lo tanto, para mantener a su gato sano, debe asegurarse de pesarlo aproximadamente una vez al mes. Si su gato tiene un sobrepeso persistente, o incluso si empeora después de varias mediciones consecutivas, debe tomar las riendas o arriesgarse a atraparlo en un círculo vicioso: cuanto más gordo esté, menos querrá moverse. Entonces es necesario acudir al veterinario para determinar el origen del problema (enfermedad, efectos secundarios de un medicamento, elección de un alimento inadecuado, ración diaria demasiado grande, etc.) y ponerle remedio.

Por último, como cualquier gato, el Gato brasileño de pelo corto debe tener agua disponible en todo momento.

Comprar un "Gato brasileño de pelo corto"

El Gato brasileño de pelo corto es una de las razas de gatos más raras. Por lo tanto, es difícil obtener uno, ya que no hay criadores en Europa.

La situación no es mucho mejor en Estados Unidos, donde hay muy pocos criaderos de Gato brasileño de pelo corto. Generalmente ofrecen sus gatitos por unos 1000 dólares.

Incluso si se dirige a su país de origen, Brasil, es difícil encontrar uno, de nuevo debido al reducido número de criaderos. El precio de un gatito de Gato brasileño de pelo corto suele rondar los 1500 reales brasileños (algo más de 200 euros).

En el caso de una adopción en el extranjero, los costes de transporte y los gastos administrativos se añaden al precio de compra y, por supuesto, es necesario respetar la legislación relativa a la importación de animales.

Valoraciones del "Gato brasileño de pelo corto"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato brasileño de pelo corto" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 1 out of 5
1 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Videos del "Gato brasileño de pelo corto"

Typical Brazilian Shorthair Cat
Gato de Pelo Curto Brasileiro, O Gato Nacional Brasileiro, Brazilian Shorthair Cat, Também conhecido como Pelo Curto Brasileiro
Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.