Gato Snowshoe
Federaciones: LOOF, ACFA, TICA, FIFé

Contenido

Valoraciones del "Gato Snowshoe"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Snowshoe" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El Gato Snowshoe tal y como lo conocemos hoy en día se originó en Estados Unidos en la década de 1960, pero los primeros siameses de patas blancas aparecieron ya en el siglo XIX. De hecho, numerosas fotografías de la época victoriana muestran que estos gatos ya existían en Gran Bretaña. Más recientemente, en la década de 1950, aparecieron algunos gatos siameses con patas blancas bajo el nombre de Silver Laces, pero pronto desaparecieron de la circulación.

En los años 60, Dorothy Hinds-Daugherty, una criadora de siameses de Filadelfia (EE.UU.), descubrió que tres gatitos de una camada tenían las puntas blancas en las cuatro patas. Seducida por este nuevo aspecto, decidió cruzar un Gato Siamés con un Gato americano de pelo corto bicolor. Los gatitos resultantes no tenían el patrón «point» (cuerpo de color claro y puntas de color oscuro), pero sí eran portadores del gen correspondiente. Así que cuando se cruzaron con gatos siameses, produjeron gatitos con la apariencia deseada.

"Gato Snowshoe"

Gato Snowshoe
Male Snowshoe cat – Editor.els.dc, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Dorothy Hinds-Daugherty decidió bautizar a estos gatos con el nombre de Snowshoe, en referencia a sus patas blancas, que dan la impresión de que acaban de caminar por la nieve fresca. Aunque hay poco registro escrito de su trabajo, se acepta que siguió cruzando estos gatos con gatos siameses y el Gato americano de pelo corto, pero también con el Gato Sagrado de Birmania (Birmano), con el objetivo de obtener un gato de tipo siamés con patas blancas y un cuerpo más redondeado.

Uno de estos cruces con un Gato americano de pelo corto (negro con marcas blancas en el vientre, las patas y la cara) dio lugar a la marca blanca en forma de «V» en la cara, que ahora es una característica de la raza.

Sin embargo, Dorothy Hinds-Daugherty dejó de criar y el interés por la raza disminuyó, de modo que en 1977 sólo había una criadora, Vikki Ollander. Ya había redactado el primer estándar de la raza y luchaba por desarrollarla. Entonces recibió el apoyo de Jim Hoffman y Georgia Kuhnell, que decidieron criar ellos mismos a Snowshoes. Pronto se les unieron otros criadores y consiguieron que la raza fuera reconocida por la Federación Americana de Criadores de Gatos (CFF) en 1983.

El Snowshoe llegó a Gran Bretaña al mismo tiempo, y el primer criadero de Snowshoe se estableció en 1986. Pronto un pequeño grupo de criadores se reunió para formar un club de la raza en el país, el Snowshoe UK Club. El Gato Snowshoe recibió el estatus de raza experimental por parte del Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), el principal organismo felino del país. Sin embargo, al igual que en Estados Unidos, el interés disminuyó rápidamente hasta el punto de que en 1998 Maureen Shackell se había convertido en la única criadora de todo el país. Se le unió Mollie Southall, y juntos, con un puñado de ejemplares, decidieron revivir el Gato Snowshoe y reclutar a otros criadores para formar un club de la raza.

En 1995, la TICA (Asociación Internacional del Gato, una de las organizaciones más importantes del mundo) reconoció finalmente al Snowshoe y le concedió el derecho a competir en las exposiciones felinas organizadas bajo sus auspicios. El Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) esperó hasta 2003 para aceptar al Snowshoe como raza por derecho propio, y la Fédération Internationale Féline (FIFé) hizo lo propio en 2004. Curiosamente, la Cat Fanciers’ Association (CFA), la principal organización estadounidense, sigue sin reconocer la raza, a pesar de sus orígenes locales y de que todas las demás organizaciones del país sí lo hacen: la American Association of Cat Enthusiasts (AACE), la American Cat Fanciers Association (ACFA) y la Cat Fanciers Federation (CFF).

En Francia, la primera camada de Snowshoe nació en 2006, pero sigue siendo una raza felina muy rara, con solo 43 ejemplares registrados en el Libro Oficial de Orígenes Felinos (LOOF) entre 2006 y 2019.

De hecho, tanto en Francia como en otros lugares, incluido su país de origen, sigue siendo poco común. El número de inscripciones anuales en el GCCF británico es ciertamente mayor que en Francia, pero el número sigue siendo limitado: menos de un centenar de nacimientos al año (e incluso menos de 50 en algunos años), y la tendencia parece incluso a la baja desde 2015.

Características físicas

Gato Snowshoe
Mr Slinky.–Champion Snowshoe cat with puurrfect markingsCooseman22 at the English Wikipedia project, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

El Snowshoe es un gato foreign de tamaño medio.

Tiene un aspecto equilibrado, un cuerpo musculoso sin ser corpulento y una gran flexibilidad. Sus largas y musculosas patas son las de un atleta hecho para correr y saltar. Sus puntas son blancas, lo que da la impresión de que el gato lleva calcetines, o acaba de caminar por la nieve, de ahí su nombre. La cola es afilada y de una longitud proporcional al resto del cuerpo.

La cabeza del Gato Snowshoe tiene forma de triángulo redondeado, con pómulos suavemente contorneados. Tiene una marca más o menos bien definida en forma de V invertida, que debe ser de color blanco. Las orejas son de tamaño medio y redondeadas en la punta. Los ojos también son de tamaño medio, más grandes y redondos que los del siamés, pero más pequeños que los del persa. Pueden ser de varios tonos de azul.

El pelaje es corto, suave al tacto y denso. Se admiten todos los colores de pelaje del Siamés.

Los gatitos Snowshoe nacen completamente blancos. La marca de puntos (pelaje más oscuro en la cola, las patas y la cabeza) empieza a aparecer a las pocas semanas y se desarrolla a medida que el gatito crece.

Las marcas blancas en las puntas de las patas y en la cara difieren de un gatito a otro. Mientras que los mejores ejemplares de exposición tienen las medias del mismo tamaño y una V perfecta entre los ojos, la gran mayoría de los Snowshoes tienen marcas más aleatorias, con medias diferentes en cada pie.

Sin embargo, el dimorfismo sexual está bien marcado en esta raza, siendo la hembra más pequeña que el macho.

Tamaño y peso

  • Tamaño macho: 24 a 28 cm
  • Tamaño hembra: 22-25 cm
  • Peso macho: 4-6 kg
  • Peso hembra: 3 a 5 kg

Estándar de la raza

Los estándares de la raza son documentos elaborados por organismos oficiales que enumeran las condiciones que debe cumplir un Snowshoe para ser plenamente reconocido como perteneciente a la raza:

Carácter y aptitudes

Gato Snowshoe
Cachorro hembra de raza Snowshoe de ocho meses de edad – Educasadocerrato, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

La Snowshoe se lleva bien y es cariñoso con toda la familia, pero se apresura a elegir a su humano favorito para pasar la mayor parte del tiempo con él. Le gusta estar con su dueño, ya sea sentado en el sofá viendo la televisión o tumbado en el escritorio trabajando. Este apego hace que no tolere la soledad y que no se adapte a una persona que se ausente a menudo.

Son sociables y se llevan bien con otros perros y con otras personas, y pueden vivir en armonía en un hogar con otros animales. Sin embargo, tienen una vena posesiva y pueden resentir el hecho de que su dueño esté prestando atención a otro animal en lugar de a ellos.

Por otro lado, se trata de una raza de gato que adora a los niños y, si han sido adiestrados para comportarse bien en presencia de un animal, puede pasar horas jugando con ellos antes de echarse una siesta a su lado.

El Snowshoe es inteligente, por lo que es posible enseñarle a su gato trucos, como ir a buscar un objeto. Sin embargo, es la capacidad de enseñar a su dueño lo que lo convierte en un compañero tan especial. Los propietarios de un Gato Snowshoe aprenden rápidamente cuándo quieren una recompensa, cuándo quieren jugar o cuándo quieren que les rasquen entre las orejas.

Activo, a este gato le gusta aprovechar sus habilidades físicas corriendo y saltando. Aunque pueden vivir en un piso, lo ideal es que tengan acceso a una zona exterior donde puedan hacer ejercicio libremente.

El Snowshoe también se siente atraído por el agua y jugará con un grifo que gotee durante un rato. Tampoco pierden la oportunidad de admirar los remolinos en el lavabo o el inodoro cuando alguien tira de la cadena. Algunos gatos incluso acompañan a sus dueños en la ducha, y otros han aprendido a nadar.

Otra peculiaridad de este gato es su propensión a la cleptomanía. Le gusta coger objetos personales, pasearlos durante un rato y luego ponerlos en uno de sus lugares favoritos, normalmente cerca de su cuenco de agua o en un fregadero.

Por último, se trata de una raza de gato que maúlla mucho: discute cualquier tema, ya sea la hora de la cena o el vestido del presentador del telediario que su dueño quiera ver tranquilamente. Su voz es bastante suave y melódica.

Salud

El Snowshoe es una raza de gato robusta con poca susceptibilidad a las enfermedades genéticas.

Sin embargo, ha habido algunos casos de poliquistosis renal, una enfermedad genética que provoca la formación de numerosos quistes en los riñones. La existencia de un test genético para esta enfermedad puede reducir considerablemente los riesgos, ya que un criador responsable analizará sistemáticamente los individuos que considere para la cría y excluirá de la cría a los que sean portadores.

El Snowshoe también ha heredado del Siamés la tendencia a entrecerrar los ojos o tener la cola torcida. Sin embargo, se trata únicamente de consideraciones estéticas y no suponen una amenaza para la salud del gato.

Sin embargo, como cualquier gato de interior, el Snowshoe puede ser vulnerable al mayor azote de los gatos domésticos modernos: la obesidad. Aunque no es especialmente propenso a ello, cualquier propietario responsable debe asegurarse de que su gato esté sano y no gane más peso del debido.

Esperanza de vida

De 12 a 15 años

Aseo

"Gato Snowshoe"

Gato Snowshoe
Male Snowshoe cat – Editor.els.dc, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

El mantenimiento de los Snowshoe es fácil. En efecto, como está acostumbrado a cuidar él mismo su pelaje, un simple cepillado semanal para eliminar los pelos muertos y distribuir bien el sebo protector de la piel es ampliamente suficiente.

Para asegurarse de que se mantiene sano, es aconsejable aprovechar esta sesión de acicalamiento para revisar sus ojos y oídos, y limpiarlos si es necesario.

También es un buen momento para cepillar los dientes de tu gato para prevenir la placa y los problemas que puede causar. Dicho esto, lo ideal es un cepillado más frecuente.

Por último, cuando el desgaste natural y/o el uso de un poste de rascado no son suficientes y sus garras se han vuelto demasiado largas, deben recortarse con cortaúñas para evitar lesiones.

Alimentación

El Snowshoe no presenta ninguna dificultad en cuanto a la alimentación y puede ser alimentado con comida industrial comercial para gatos. Sin embargo, es importante asegurarse de que la comida es de buena calidad y aporta todos los nutrientes y vitaminas que el gato necesita.

Además, para satisfacer plenamente sus necesidades, debes asegurarte de que se alimenta con una dieta adaptada a su edad y nivel de actividad, y de que se respetan las cantidades diarias recomendadas por el fabricante o el veterinario.

Incluso si el Snowshoe no es particularmente propenso a la obesidad, el aumento excesivo de peso es una señal de advertencia que el propietario no debe ignorar. Si es necesario, hay que acudir al veterinario para descartar una enfermedad y establecer con él una dieta más adecuada.

Por último, como cualquier gato, debe disponer de agua fresca en todo momento.

Comprar un "Gato Snowshoe"

Un gatito Snowshoe cuesta unos 1.200 euros, y las hembras suelen ser algo más caras que los machos.

Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)
Comparte con tus amigos !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.