Gato Siamés moderno
Federaciones: TICA, FIFe, WCF, CFA, GCCF, CCA

Con una historia de varios siglos, el Gato Siamés moderno empezó a ser reconocido por los organismos oficiales nacionales e internacionales en los años 30.
Siamés moderno
Self-made photo of Coco, sealpoint Siamese cat – Yannbee at Dutch Wikipedia, Public domain, via Wikimedia Commons

Contenido

Valoraciones del "Gato Siamés moderno"

Es importante la convivencia que vas a tener con tu nuevo amigo. Antes de plantearte la adquisición de un gato de la raza "Gato Siamés moderno" debes conocer ciertos factores. Debes tener en cuenta su carácter, su necesidad de ejercicio, su interacción con otras mascotas, sus cuidados y si tienes niños pequeños, su nivel de tolerancia hacia ellos.

Alegría

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Nivel de actividad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con otras mascotas

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Amabilidad con los niños

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Requisitos de aseo

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Vocalidad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Necesidad de atención

Rated 4 out of 5
4 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Afecto hacia sus dueños

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Docilidad

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Inteligencia

Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Independencia

Rated 2 out of 5
2 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Robustez

Rated 3 out of 5
3 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)

Historia

El sofisticado Siamés toma su nombre de su país de origen, el Reino de Siam, que ahora es Tailandia. El documento más antiguo que lo menciona, el Tamra Maew, data de 1350 y se encontró en Ayutthaya, la capital del reino desde 1350 hasta 1767. Esta obra es un tratado sobre los gatos, en forma de poemas acompañados de ilustraciones. Algunas de las ilustraciones muestran gatos con cuerpos delgados y pálidos y máscaras más oscuras en sus caras, orejas, patas y colas. En aquella época, eran bizcos y tenían nudos en la cola, características que sólo siglos después se convirtieron en defectos que los criadores pudieron prácticamente eliminar.

Cuenta la leyenda que estos gatos eran nada menos que los guardianes de los tesoros reales, y que los vigilaban con tanta atención que acababan bizqueando.

En Europa, fue en Gran Bretaña, a finales del siglo XIX, donde se oyó hablar por primera vez del siamés. En 1871, se expusieron dos ejemplares en la primera exposición felina de la historia moderna, celebrada en el Crystal Palace de Londres. En el catálogo del evento se decía que eran los primeros en pisar el país, lo cual es muy probable.

Sin embargo, no fueron ellos los que iniciaron el desarrollo de la raza en el país, sino Pho y Mia, dos ejemplares que Owen Gould, cónsul general británico, recibió en 1884 como regalo del rey de Siam.

Los llevó a Gran Bretaña y su hermana, Lilian Jane Veley, se hizo cargo de ellos. Se enamoró de estos magníficos felinos y decidió presentarlos en la Exposición del Palacio de Cristal de 1885. Despertaron un gran interés por parte del público. Hay algunas fotografías de esta época que muestran que eran bastante robustos y tenían la cabeza redonda. Fueron los dos primeros ejemplares inscritos en el British Register of Siamese, un registro llevado por uno de los clubes de propietarios de gatos que existían desde hacía varios años y que fueron los precursores del Governing Council of the Cat Fancy (GCCF), fundado en 1910.

Murieron justo después de esta exposición, pero entretanto habían parido una camada. Lilian Jane Veley siguió dedicándose a estos gatos; con vistas a desarrollar la raza, llegó a fundar el Club del Gato Siamés en 1901, el primer club de la raza siamesa del mundo.

Entre 1884 y finales del siglo XIX, se importaron muchos gatos siameses de Siam a Gran Bretaña y se inscribieron en el Registro Británico de Siameses. De hecho, la raza ganó rápidamente en popularidad entre la aristocracia inglesa; como resultado de la moda, muchos de sus miembros querían poseer uno. En 1892 se elaboró una norma que definía los atributos físicos que debía tener un sujeto para ser admitido en el registro.

Los siameses llegaron a Francia en 1885, cuando un diplomático francés trajo dos ejemplares de Bangkok para el Jardin des Plantes de París. En 1893, el Dr. Oustalet, profesor del Museo de Historia Natural, escribió sobre los gatos siameses traídos por la nuera del presidente Carnot. Se preocupó de describirlos con precisión y se preguntó si esta raza descendía de una especie salvaje.

La introducción del gato siamés en Estados Unidos tuvo lugar en 1879. El cónsul estadounidense en Bangkok, tras conocer la afición por los gatos de la entonces esposa del presidente, Rutherford Birchard Hayes, le envió un siamés, al que llamó Siam.

La raza despegó realmente en Estados Unidos a principios del siglo XX, ayudada por los gatos de la señora Clinton Locke. Fundadora en 1899 del Beresford Cat Club, el primer registro de gatos de raza del país, compró un ejemplar en Francia, Lockehaven Siam, que ganó el premio al mejor gato de América en 1906 en Detroit. Repitió esta hazaña al año siguiente en Chicago, esta vez con una hembra, Lockehaven Elsa. En 1909 se fundó un club de la raza, la Siamese Cat Society of America, que publicó un primer estándar.

Sin embargo, el desarrollo de la raza se vio interrumpido por la Primera Guerra Mundial, tanto en Estados Unidos como en Europa.

El desarrollo del gato siamés en Estados Unidos también debe mucho a Virginia Cobb. Originaria de Massachusetts, se enamoró de la raza durante una exposición de gatos en el Madison Square Garden de Nueva York en 1928. Decidió importar su primer ejemplar, al que llamó CH Oriental Nanki Pooh de Newton. Esta hembra vivió 17 años y tuvo muchas camadas.

Además de estar muy activa e involucrada en la cría y distribución del siamés en Estados Unidos, Virginia Cobb también se interesó por su genética. En colaboración con Clyde Edgar Keeler, genetista de la Universidad de Harvard, exploró en particular los aspectos científicos de los diferentes colores del pelaje. El primer color conocido del siamés había sido el seal point, con puntas de color marrón oscuro y un pelaje cremoso. Sin embargo, a medida que se hacían reproducciones, aparecieron el blue point (puntas azul oscuro y pelaje blanco azulado), el chocolat point (puntas chocolate, pelaje marfil) y el lila point (puntas gris rosado, pelaje blanco).

La Segunda Guerra Mundial supuso un segundo freno a la expansión de la raza, sobre todo en Europa. Al final de la guerra, la raza estaba incluso a punto de extinguirse en Gran Bretaña.

Se necesitaba sangre nueva para ampliar el acervo genético y avanzar. Una vez más, se importaron varios ejemplares de Tailandia, tanto a Europa como a Estados Unidos.

Sin embargo, al igual que antes de las dos guerras mundiales, el siamés tuvo dificultades para adaptarse al clima local, muy diferente del clima tropical de su Tailandia natal. Los criadores de todos los países se enfrentaron a elevadas pérdidas, sobre todo a causa de la gastroenteritis y los parásitos.

Esto no impidió que la raza ganara popularidad a partir de la década de 1960, tanto en Europa como en Estados Unidos. Muchos criadores y jueces de exposiciones comenzaron a favorecer un aspecto más esbelto. Esta última comenzó a evolucionar gradualmente, a medida que avanzaban la cría y la selección.

Los americanos, en particular, preferían un cuerpo tubular y elegante, así como una cabeza larga. Los ingleses, en cambio, daban prioridad a los ojos almendrados, las orejas grandes y un poco más abajo en el cráneo. Además de evolucionar, las normas también empezaron a diferir de un país a otro.

Sin embargo, en todo el mundo, el siamés se hizo más largo, con una estructura ósea fina y una cabeza estrecha. El trabajo de los criadores también permitió eliminar el estrabismo y los nudos de la cola.

Esta forma de evolucionar la morfología de la raza fue la elegida por la mayoría de los criadores, desde principios de los años 70. Otros, pocos, decidieron mantener al Gato Siamés tradicional. Con el paso de las décadas, se amplió la brecha entre un Gato Siamés moderno, modelado en gran medida por el hombre, y un Gato Siamés tradicional, correspondiente al tipo físico original de la raza y conocido como tailandés. A principios de la década de 2000, esta última fue finalmente reconocida como una raza distinta por la mayoría de los organismos oficiales.

Sin embargo, el Gato Siamés moderno ha robado gran parte del protagonismo y goza de una popularidad mucho mayor. Esto explica que ella misma estuviera en el origen de varias otras razas:

El reconocimiento del Gato Siamés moderno

Gato Siamés moderno
Gato Siamés moderno – Wikipedia

Con una historia de varios siglos, el Gato Siamés moderno empezó a ser reconocido por los organismos oficiales nacionales e internacionales en los años 30.

La Asociación Americana de Criadores de Gatos (CFA) fue la primera en reconocer la raza en 1934. El Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) hizo lo propio en 1936.

La Fédération Internationale Féline (FIFé), que reúne a las autoridades felinas de unos cuarenta países, entre ellos Suiza y Bélgica, hizo lo mismo en 1949. Diez años más tarde, reconoció también al Gato Oriental de pelo corto, antes de hacer lo mismo en 1983 con la el Gato balinés, y luego en 1985 con la el Gato Oriental de pelo largo: estas cuatro razas juntas constituyen un grupo por derecho propio.

La Asociación Canadiense del Gato (CCA) reconoció al siamés en 1950, justo un año después de la FIFé.

En 1979, la Asociación Internacional del Gato (TICA) también reconoció al siamés y lo incluyó en un grupo con el Gato balinés, el Gato Oriental de pelo corto y el Gato Oriental de pelo largo, que fueron admitidos al mismo tiempo.

Popularidad del "Gato Siamés moderno"

En Europa, fue en Gran Bretaña donde se introdujo por primera vez el siamés, y todavía hoy es en este país donde tiene más éxito. Sigue siendo el gato con más éxito en el Reino Unido, ocupando el cuarto lugar en número de registros anuales en el Consejo de Gobierno Británico del Cat Fancy (GCCF), con unos 1.500 al año. Sin embargo, esta cifra triplica la de mediados de los años 90, cuando el número de registros superaba los 4.500 al año y era el segundo más alto. El descenso fue especialmente acusado en la segunda mitad de la década de 2000, pero continuó a lo largo de la siguiente: a principios de la década de 2010 todavía había más de 2.000 matriculaciones al año.

En Francia, también ha habido un descenso tanto en términos absolutos como relativos, y en cualquier caso la raza nunca ha alcanzado niveles de popularidad similares. Con unas 250 inscripciones al año en el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF), la raza se sitúa en torno al puesto 20. A mediados de la década de 2000, esta cifra era más bien de 350 nacimientos al año.

En Suiza, el siamés también ha perdido parte de su gloria. Tras un pico de unos 150 en los años 90, el número de inscripciones anuales en la Fédération Féline Helvétique (FFH) disminuyó de forma constante, hasta el punto de que hoy en día no supera los 50 nacimientos al año. Sin embargo, esto la sitúa en torno a la décima posición en las estadísticas de la organización.

En Canadá, es aún más discreto. De hecho, el número de gatitos registrados cada año en la Asociación Canadiense del Gato (CCA) la sitúa en torno al puesto 25 del ranking.

En Estados Unidos, el siamés estaba entre las 10 razas más populares del país a principios de la década de 2010, según las estadísticas de registro anual de la Cat Fanciers’ Association (CFA). Desde entonces ha perdido terreno y ahora se sitúa en torno al puesto 12.

Características físicas

El Gato Siamés moderno, un gato de aspecto diferente al Gato Siamés tradicional
Gato Siamés moderno
Gato Siamés moderno – Aleichem at Dutch Wikipedia, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Escrito en 1892, poco después de la llegada de la raza a Occidente, el primer estándar del siamés nos permite conocer el aspecto de este gato antes de que los criadores se involucraran. El siamés tenía un cuerpo fornido, una cabeza redonda y ojos azules. Además, muchos de los gatos eran bizcos y/o tenían nudos en la cola, lo que no se consideraba un defecto en aquella época.

El siamés tradicional se ha mantenido bastante fiel a esta apariencia inicial, con su cuerpo y cabeza redondos. Por otro lado, décadas de cría selectiva han hecho que el Gato Siamés moderno se aleje de la morfología de su ancestro y muestre formas más extremas: un cuerpo delgado, largo y tubular, una cabeza larga en forma de triángulo, orejas muy grandes y una cola muy larga y fina.

Por lo tanto, es bastante legítimo que estos dos gatos se consideren hoy en día como dos razas distintas, aunque mantengan en común sus intensos ojos azules. El trabajo de los criadores también ha permitido eliminar el problema de estrabismo que afectaba a ambos, así como la cola torcida.

La aparición del «Gato Siamés moderno»

El Siamés moderno es un gato de tamaño medio, larguirucho (oriental) y de aspecto elegante. Delgados y atléticos, tienen un aspecto general muy armonioso. Sin embargo, es bastante musculoso, lo que explica que sea más pesado de lo que se podría pensar a primera vista.

Su largo cuerpo tiene forma tubular, con hombros y caderas de igual anchura. Tiene una musculatura firme y una estructura ósea fina. La cola es larga y fina y termina en punta.

Las patas son bien musculadas, largas, delgadas y gráciles. Las patas traseras son ligeramente más largas que las delanteras. Ambos terminan en pies pequeños y ovalados.

La cabeza es de tamaño medio, larga, triangular, en forma de cuña y descansa sobre un cuello largo y fino. El cráneo y la frente son planos o muy ligeramente redondeados. Más concretamente, se aceptan tres tipos de perfiles: recto, un poco convexo o en dos planos (el plano de la frente se prolonga con el de la nariz, pero sin una clara ruptura entre ambos).

Las orejas son muy grandes, anchas en la base y prolongan la forma triangular de la cabeza.

Los ojos son moderadamente grandes, almendrados, muy separados y de un azul intenso. Pueden ser vairones (un ojo verde y otro azul) en los individuos cuyo pelaje es particolar. Algunos individuos tienen los dos ojos verdes, pero no están reconocidos por las normas establecidas por los distintos organismos oficiales.

Las mejillas son planas y la papada sólo está permitida en los machos adultos.

La nariz es larga y recta, encajando perfectamente en el triángulo de la cara. Su punta no debe ser estrecha. Domina unas mandíbulas de tamaño medio y un mentón firme.

El pelaje del siamés es cerrado, brillante y sedoso. Consta únicamente de un pelaje exterior: este gato no tiene subpelo. Además, es colourpoint, lo que significa que tiene una máscara más oscura en la cara y las orejas, así como en las patas y la cola. Esto hace que parezca que está listo para ir a una fiesta de disfraces.

El resto del color del cuerpo es uniforme, con un claro contraste entre el cuerpo y las extremidades, excepto en los gatitos. Los gatitos nacen con las puntas ligeramente coloreadas, que se oscurecen en las semanas siguientes.

La combinación más común es la seal point: las puntas son de color marrón oscuro y el resto del cuerpo es de color crema. El blue point también es bastante común, con un pelaje blanco azulado y puntas azul oscuro.
La mayoría de los organismos oficiales aceptan todos los puntos de color. Es el caso de la Fédération Internationale Féline (FIFé), la International Cat Association (TICA), el Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) en el Reino Unido, la Association Féline Canadienne (AFC) o el Livre Officiel des Origines Félines (LOOF) en Francia.

La Cat Fanciers’ Association (CFA) es más restrictiva, ya que sólo acepta 4 combinaciones:
  • El seal point: pelaje de color crema a leonado, seal points (marrón oscuro), almohadillas marrón oscuro;
  • El chocolat point : manto marfil, puntos de chocolate, almohadillas rosas y piel de la nariz;
  • El blue point: manto blanco azulado, puntas azul oscuro, almohadillas y piel de la nariz de color pizarra;
  • El lila point: pelaje blanco, puntas lilas (gris rosado), almohadillas nasales rosas y cuero.

Albinismo selectivo en el siamés

Gato Siamés moderno
Male siamese cat red tabby point. name: By Aristotle Mike DelfinoKamée, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons

Aunque la morfología del Gato Siamés moderno ha sido parcialmente modificada por los criadores, sigue siendo básicamente una raza natural, que no fue creada por el hombre. En particular, su máscara oscura en la cara, las orejas, las patas y la cola se debe a una anomalía genética espontánea y bastante benigna. Esta especificidad ya era visible en las primeras representaciones de este gato, que se remontan a varios siglos atrás, y también se encontraba en todos los individuos importados en el siglo XIX a Europa y Estados Unidos. También está presente en el Gato Siamés tradicional.

Está relacionado con el hecho de que todos los siameses tienen el gen albino. Este gen codifica una enzima sensible al calor, es decir, es activa a bajas temperaturas, pero inactiva a altas temperaturas. Esto explica que la parte principal del cuerpo, la más cálida, sea de color claro, mientras que las extremidades más frías, como las orejas, la cara, las patas y la cola, son más oscuras.

El entorno afecta a esta termosensibilidad. Cuando los gatitos nacen, tienen un color totalmente claro porque la temperatura en el útero es constante y elevada. Empiezan a oscurecer sus extremidades a las pocas semanas, y muestran su color definitivo cuando tienen alrededor de un año.

Esta característica genética también explica por qué los individuos que viven en países de clima cálido tienden a ser más ligeros que los que viven en regiones más frías. Este fenómeno también se da en otras razas colourpoint, como el Gato balinés o el Gato himalayo.

Tamaño y peso

  • Tamaño macho: 30 cm
  • Tamaño hembra: 30 cm
  • Peso macho: 2-6 kg
  • Peso hembra: 2-6 kg

Estándar de la raza

Los estándares de la raza son documentos establecidos por organismos oficiales que enumeran las condiciones que debe cumplir un Gato Siamés moderno para ser plenamente reconocido como perteneciente a la raza:

Variedades "Gato Siamés moderno"

"Gato Siamés moderno"

Gato Siamés moderno
Chat siamois bleu pointEdenvane, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Aunque no todas ellas están necesariamente reconocidas por todas las organizaciones felinas, o se consideran a veces como simples variedades, el siamés fue el origen de varias otras razas, desarrolladas a partir de los años 50:

Sin embargo, las cosas han cambiado desde entonces, ya que algunas organizaciones prohíben ahora la cría de un siamés con un representante de otra raza. Esta es la posición de la Cat Fanciers’ Association (CFA) y de la Asociación Canadiense de Gatos (CCA).

Por otra parte, otras asociaciones autorizan los matrimonios con algunas otras razas del mismo grupo, con el fin de ampliar la reserva genética.

Así, la Fédération Internationale Féline (FIFé), así como la Asociación Internacional del Gato (TICA), aceptan los apareamientos con :

En Francia, el Libro Oficial de Orígenes Felinos (LOOF) autoriza a las personas con :

Por último, el Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) autoriza el apareamiento del siamés con :

Carácter y aptitudes

Gato Siamés moderno
Male siamese cat Lilac Point, modern type. Name: Freaky Curry vom Elzer BergMartin Bahmann, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Aunque su apariencia difiere, el Gato Siamés moderno tiene un carácter muy similar al Gato Siamés tradicional, aunque este último se presenta a veces como un poco más sociable.

Es un gato muy cariñoso, al que le encanta vivir en familia. Sin embargo, es mejor si a su dueño le gustan los gatos con un carácter fuerte. En efecto, se apasiona por la persona que considera su humano de referencia, y establece una relación muy fuerte con él. Está totalmente implicado en la vida de su protector, le sigue en todos sus movimientos, duerme a su lado, se apoya en sus rodillas en los momentos de tranquilidad… Es totalmente devoto y fiel a él. Por lo tanto, es un gato bastante exigente: para ser plenamente feliz, el Gato Siamés moderno necesita un amo dispuesto a dedicarle tiempo, interés, cariño y, a veces, paciencia.

El inconveniente es que se vuelven rápidamente posesivos y protestan si no reciben la atención que esperan. Es muy seguro de sí mismo, incluso temperamental e impaciente: le gusta que sus peticiones sean respondidas rápidamente, y si no obtiene la respuesta que desea, no duda en exponer su punto de vista con maullidos que sólo cesan cuando se sale con la suya.

Aunque está claro que tiene su humano favorito, el Gato Siamés moderno suele tener una buena relación con las demás personas de la familia, sobre todo si le rodean con su presencia, le acarician y juegan con él. Esto se debe a que ayudan a satisfacer su necesidad de atención. Sin embargo, puede ocurrir que sienta cierta antipatía por alguno de los miembros de la casa y no dude en demostrarlo, ignorándolo de forma despectiva y negándose a interactuar con él.

Se lleva muy bien con los niños y es un muy buen compañero de juegos para ellos (y viceversa), siempre que lo traten con respeto. Sin embargo, hay que recordar que un niño pequeño nunca debe quedarse solo con un gato sin la supervisión de un adulto. Esto es válido independientemente de la raza del gato, por la seguridad de ambas partes.

Cariñoso con su familia, este gato es en cambio muy desconfiado con los extraños. Si un extraño entra en «su» casa, prefiere apartarse y observar la situación desde arriba, por ejemplo desde lo alto de su árbol para gatos, un accesorio que le resulta indispensable.

Por otro lado, su proximidad a la familia hace que no aprecie en absoluto la soledad. No se recomienda para las personas que están fuera la mayor parte del día.

Además de dejarle juguetes para que se distraiga, una solución para hacer más llevaderas las ausencias de sus amos puede consistir en hacerle compartir su casa con un congénere. De hecho, cohabita fácilmente con otro gato y se alegra de tener un cómplice y compañero de juegos adicional. Esto también le impide encontrar otras cosas que hacer, como triturar toallas de papel, lo que hace con cierta fruición.

También suele ser un gato que se lleva bien con los perros, aunque esto, por supuesto, también depende de la compatibilidad de su pareja con la especie felina. En cualquier caso, las cosas van mejor si la convivencia se instituye desde una edad temprana. De lo contrario, es mejor asegurarse de que el contacto se realiza de forma gradual.

Es mucho más arriesgado tener un pájaro o un pequeño roedor viviendo junto a ti, ya que su instinto de caza puede despertarse en cualquier momento. Si la situación se presenta, se requiere una cierta vigilancia. Por ejemplo, si usted está fuera, el pequeño animal debe guardarse en un lugar inaccesible para el gato.

Atlético y enérgico, el Gato Siamés moderno necesita ser activo. Es imprescindible que pueda correr, pero esto no significa necesariamente que vivir en un piso sea imposible para él, siempre que la vivienda sea lo suficientemente grande. Sobre todo porque es muy posible enseñarle a pasear con correa; es probable que disfrute de esas salidas, ya que las comparte con su amo. Sin embargo, lo ideal sería que una gatera le permitiera salir de casa siempre que quisiera.

En cualquier caso, hay que satisfacer su necesidad imperiosa de rascarse. Si no hay un poste de rascado en la casa o el jardín, no dudará en utilizar los muebles o las cortinas.

Los juegos también son esenciales para él, tanto para ejercitarse como para desarrollar o mantener sus habilidades. Jugar es esencial para su equilibrio mental y emocional y, por tanto, para su bienestar.

Esto es especialmente cierto para los niños inteligentes y curiosos, ya que les proporciona estimulación intelectual. Estos rasgos lo convierten en un candidato ideal para cualquiera que quiera enseñar a su gato trucos, como por ejemplo recuperar un objeto lanzado. Dicho esto, no deja de aprender varias cosas por su cuenta. Capaces de abrir grifos y puertas, les gusta esconderse en armarios y roperos y permanecer allí incluso cuando se les llama, hasta que deciden que es el momento de hacer sentir su presencia.

Por último, el Gato Siamés moderno es conocido por ser un gato muy hablador. Como rara vez se alejan mucho de sus dueños, a quien no le guste tener un compañero que vocalice todo el día con voz ronca, le convendría otra raza. Es imposible evitar este comportamiento: es su forma de comunicarse no sólo con su amo, sino también con todos los miembros de la familia. Es su forma de comunicarse no sólo con su amo, sino también con todos los miembros de la familia, así que puedes esperar largas conversaciones en las que exprese su aprobación o desacuerdo. Si y Am, los siameses parlanchines de La bella y el vagabundo (1955), son ejemplos perfectos de la elocuencia de este gato.

También pueden ser muy ruidosos a la hora de reclamar atención, sobre todo si se les deja muchas horas sin compañía o sin juguete: no es de extrañar que hagan una serie de travesuras y largas sesiones de maullidos.

Salud

"Gato Siamés moderno"

El Gato Siamés moderno es en general un perro robusto.

Sin embargo, como todas las razas, son más propensas a ciertas dolencias. En su caso, se trata de:

  • Amiloidosis, una enfermedad hereditaria provocada por el depósito en diferentes órganos de una proteína llamada amiloide, que les impide funcionar correctamente. La mayoría de las veces, los riñones son los más afectados, lo que resulta en insuficiencia renal o incluso diabetes. Los principales síntomas, si los hay, son sed intensa y ganas frecuentes de orinar, diarrea, pérdida de apetito … El tratamiento farmacológico y los cambios en la dieta del animal (especialmente para reducir la ingesta de proteínas) pueden acabar con estos depósitos. Sin embargo, las lesiones ya existentes son irreversibles;
  • Estenosis aórtica, una enfermedad congénita que corresponde a una disminución del diámetro de la salida del ventrículo izquierdo del corazón, a nivel de la aorta. Con mayor frecuencia provoca un estado de fatiga y un soplo cardíaco. Existen tratamientos para mejorar la comodidad de vida del animal, pero la enfermedad en sí es incurable;
  • Urolitiasis, que se caracteriza por la formación de cálculos en la vejiga, los riñones o incluso el uréter. Entonces, el gato tiene dificultad para orinar, bebe más y, a veces, notamos la presencia de sangre en la orina. Las piedras se pueden quitar con cirugía;
  • El asma, también conocida como bronquitis crónica o alérgica, que provoca dificultades respiratorias a corto plazo y daño pulmonar a largo plazo. Corresponde a una reacción alérgica a determinadas sustancias presentes en el medio, como ácaros del polvo, pólenes, productos químicos o sintéticos (por ejemplo productos de limpieza), humo de cigarrillo … El animal afectado sufre ataques de tos y dificultad para respirar, mientras que su respiración hace una especie de silbido. Sin embargo, los tratamientos pueden mejorar enormemente su calidad de vida, reduciendo tanto el número como la intensidad de los ataques;
  • Problemas respiratorios, debido a la forma alargada y triangular de su cabeza. Si es así, está menos inclinado a moverse y esforzarse;
  • La atrofia progresiva de retina, una enfermedad hereditaria incurable que provoca el deterioro progresivo de la vista del gato, hasta la ceguera total. A menudo no se detecta hasta muy tarde, cuando está muy avanzado y el gato choca con todo;
  • Glaucoma, que es causado por un aumento de la presión en el ojo. Esto degrada gradualmente el nervio óptico, por lo que el animal afectado pierde gradualmente la vista. Los tratamientos con gotas para los ojos a veces son suficientes para remediar el problema, pero los casos más graves requieren cirugía;
  • El estrabismo hereditario, que reduce la agudeza visual y el campo de visión. Esta anomalía se manifiesta desde el nacimiento y es incurable, pero no muy incapacitante;
  • Problemas bucales, nuevamente debido a la forma de su rostro.

Como muchas de las afecciones a las que es propensa la raza son hereditarias, es importante acudir a un criador de siameses serio para obtener un animal que no sólo haya crecido en un entorno de calidad y se haya beneficiado de una buena socialización desde sus primeras semanas, sino que también tenga todas las posibilidades de gozar -y mantenerse- de buena salud. En efecto, un profesional digno de ese nombre se asegura de que se realicen ciertas pruebas genéticas a los sementales propuestos, para asegurarse de que no son portadores de una enfermedad que correrían el riesgo de transmitir a sus crías. Si lo hacen, quedan excluidos del programa de cría. Por lo tanto, debe poder presentar los resultados de estas pruebas, junto con un certificado de buena salud de un veterinario y una lista de las vacunas ya administradas al gatito, registradas en la cartilla sanitaria o de vacunación del gatito.

Una vez completada la adopción, el nuevo propietario es responsable de la salud del gatito durante el resto de su vida. Una visita al veterinario al menos una vez al año, y más a menudo a medida que el gato envejece, es esencial para maximizar las posibilidades de mantenerlo sano. Esta cita permite al profesional realizar los refuerzos vacunales necesarios, pero también, y sobre todo, llevar a cabo una revisión sanitaria completa del animal. Esto último debería permitir detectar lo antes posible cualquier problema de salud, para poder tratarlo en las mejores condiciones posibles.

Al mismo tiempo, es fundamental proteger a tu gato contra los parásitos renovando sus tratamientos antiparasitarios a lo largo del año, siempre que sea necesario, para que nunca deje de estar protegido. Esto se aplica incluso a un animal que vive en un piso, ya que no está completamente a salvo del peligro.

Esperanza de vida

11 a 15 años

Cuidados y aseo

"Gato Siamés moderno"

Gato Siamés moderno
Siamese cat Chocolate Point, modern typeMartin Bahmann, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons

Por muy bonito que sea, el pelaje del Gato Siamés moderno, requiere poco mantenimiento, sobre todo porque no tiene subpelo. Normalmente, el cepillado una vez a la semana es suficiente para eliminar el pelo muerto y dar brillo al pelaje.

Sin embargo, es mejor duplicar la frecuencia durante sus mudas anuales, en primavera y otoño. Aunque el pelaje sea corto, la muda es mucho más pronunciada.

La sesión de cepillado semanal es también una oportunidad para revisar sus orejas. Limpiar con un paño húmedo elimina la suciedad y reduce el riesgo de que se produzcan infecciones (por ejemplo, en los oídos).

También hay que revisar los ojos una vez a la semana y, si es necesario, limpiarlos con un paño húmedo para evitar que la suciedad se acumule y se infecte.

Los dientes requieren un cuidado más frecuente. Es importante limitar la acumulación de placa, que puede provocar no sólo mal aliento, sino también diversas enfermedades de diversa gravedad. Cepillar los dientes de su gato una vez a la semana con una pasta dental especial para felinos es lo mínimo, pero lo mejor es cepillar más a menudo, o incluso a diario.

Por último, es importante mantener sus garras en buen estado para que no sean demasiado largas, lo que podría causar molestias o incluso romperse y hacerle daño. Tanto si vive exclusivamente en el interior como si tiene acceso al exterior, deben revisarse una vez al mes: si el desgaste natural no es suficiente, deben recortarse manualmente. Esto no impide que tenga un poste de rascado a su disposición, ya que de lo contrario volverá a caer sobre los muebles, algo que hace sin dudar si es necesario.

Ya sea el pelaje, las orejas, los ojos, los dientes o las garras, los cuidados de un siamés no son especialmente complejos. Sin embargo, es útil saber lo que hay que hacer: esto no sólo garantiza que se actúe con eficacia, sino también que no se corra el riesgo de herir o traumatizar al animalito. Por lo tanto, es aconsejable pedir consejo a un veterinario o a un peluquero profesional la primera vez.

Este gato tiene una relación muy fuerte con su dueño. Por eso, si el dueño sabe hacerlo bien, las sesiones de aseo pueden convertirse en momentos de ternura y complicidad compartida. Esto es más probable si el gato está acostumbrado a ello desde una edad temprana.

Alimentación

Como cualquier gato, el Gato Siamés moderno requiere una alimentación que, tanto cualitativa como cuantitativamente, debe satisfacer sus necesidades nutricionales. Para ello, debe corresponder a su edad, su actividad física y su estado de salud.

Los alimentos industriales pueden ser perfectamente adecuados, siempre que sean de buena calidad. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la alimentación humana. A menos que se haya seleccionado específicamente para ese fin, no satisface las necesidades nutricionales de un gato. Peor aún, algunos de los alimentos que son potencialmente muy populares entre sus dueños resultan ser tóxicos para el pequeño felino. Por lo tanto, es un servicio para él no ofrecerle pedacitos en la mesa, ni darle las sobras o dejar que ponga su cabecita en el cubo de la basura.

En cualquier caso, aunque el siamés sea muy enérgico y tienda a comer un poco más que un gato de otra raza, no es de los que se atiborran. Como la mayoría de los gatos, los siameses se autorregulan, por lo que es posible dejarles comida disponible en todo momento sin temor a que coman en exceso.

Por último, como cualquier gato, debe disponer de agua fresca en todo momento.

Comprar un "Gato Siamés moderno"

No es difícil encontrar criadores de siameses. Por otro lado, debe esperar pagar una cantidad considerable de dinero, porque no es ni mucho menos una de las razas más baratas.

Por ejemplo, adoptar un Gato Siamés moderno suele costar entre 1000 y 2000 euros.

Sea cual sea el país, el precio varía en función de la reputación del criadero, del linaje del animal y, sobre todo, de sus características intrínsecas, especialmente a nivel físico. Por esta razón, el importe cobrado puede variar de un individuo a otro dentro de la misma camada.

Videos del "Gato Siamés moderno"

YouTube player
YouTube player
Si te ha gustado, valora esta entrada.
5/5 (1 Voto)
Comparte con tus amigos !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.